Internacional

Evaluación del curso de actualización para sacerdotes en el Colegio Español de Roma

curso-colegio-español-roma

Evaluación del curso de actualización para sacerdotes en el Colegio Español de Roma

UNA EXPERIENCIA SACERDOTAL RENOVADA

El Pontificio Colegio Español de San José en Roma ha ofrecido a las diócesis españolas el 27 curso de actualización sacerdotal del 24 de abril al 22 de mayo de 2014.

Asistimos 34 sacerdotes procedentes de las diócesis españolas de Ávila, Burgos, Castrense, Girona, León, Lleida, Málaga, Mallorca, Mérida-Badajoz, Osma-Soria, Oviedo, Salamanca, Segovia, Tarragona, Tenerife, Toledo, Tui-Vigo, Urgell, Valencia, Vic, Zaragoza  y algunos operarios diocesanos.

Nuestras edades estaban comprendidas entre los 38 y los 81 años, predominando una media de edad de 65 años.

La casa está regentada por la Hermandad de los operarios diocesanos. La comunidad la forman 5 sacerdotes con una acogida y entrega inmejorables: D. Ángel el rector, D. José María el vice-rector, D. Julio el director espiritual, D. Javier el administrador y D. Santiago al agente de preces. Todos quedamos encantados y agradecidos por el afecto y atención que en todo momento nos han dispensado con su buen hacer. Junto a ellos está también una comunidad de religiosas dominicas Hijas de Ntra. Sra. De Nazaret y todo el personal laboral siempre tan atento y dispuesto para ayudarnos. Esta casa es un verdadero hogar donde nos hemos encontrado a gusto ya desde el primer momento de nuestra llegada.

En la casa se encuentran estudiando unos 70 sacerdotes españoles que nos acogieron con todo cariño y respeto y con quienes compartíamos la misa y la mesa. A nosotros nos llaman cariñosamente “los curas de la ITV” y a ellos se les llama “los colegiales”. Maestros y discípulos, jóvenes y mayores dispuestos todos a prepararnos y renovarnos para servir mejor a nuestras iglesias particulares.

 

Dos celebraciones eclesiales marcaron este curso de renovación: la canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II y la fiesta de nuestro patrono San Juan de Ávila. Tres santos que nos animaron a vivir nuestro sacerdocio y renovar nuestra vocación a la santidad a través del ministerio presbiteral.

 

El curso ofrece elementos para una formación permanente integral y para ello se desarrollan los siguientes núcleos:

 

  1. FORMACIÓN ACADÉMICA

Tuvimos 69 horas lectivas generalmente por las mañanas y con unos profesores (primeros espadas como los llamaba nuestro rector) que nos ayudaron a reflexionar y actualizar nuestra formación permanente. Este aspecto fue al que más tiempo se dedicó y con el que disfrutamos escuchando y haciéndoles preguntas (como Jesús en el templo con los doctores). Las tres horas diarias y a veces hasta 6 horas de clase nos llenaban de saber y nos despertaban las ganas de leer y releer la bibliografía que nos indicaban los profesores. Estas fueron las materias, los profesores y su lugar de procedencia:

  • Los orígenes del cristianismo por D. Jorge J. Fernández Sangrador (Ovie­do)
  • Los evangelios en la vida de la Iglesia por D. Rafael Aguirre (Bilbao)
  • Teología fundamental y eclesiología por D. Salvador Pie-Ninot (Barcelo­na)
  • La Iglesia en España por D. Vicente Cárcel (Valencia)
  • Teología y espiritualidad litúrgica por D. Aurelio García (Valladolid)
  • Cristología actual por D. José Granados (Religioso dcjm)
  • Pastoral de la salud por D. Arnaldo Pangrazzi (Religioso Camilo)
  • Teología y espiritualidad sacerdotal por D. Alfonso Crespo (Málaga)
  • Derecho parroquial por D. José San José  Prisco (Operario Diocesano)
  • El sacerdote: testimonio  y profecía por D. Jaime Emilio González Magaña (Religioso sj)
  • Teología Moral por D. Antonio Nello (Barcelona)
  • Nueva evangelización por D. Emilio Lavaniegos (Operario Diocesano)

 

  1. FORMACIÓN ESPIRITUAL

La renovación sacerdotal del “saber” ha de ir acompañada, ante todo, por la renovación del “ser” que es realmente la que da sentido a nuestra vida sacerdotal. El rezo diario de la liturgia de las horas y la celebración eucarística junto con los colegiales y la comunidad de la casa, han enriquecido enormemente estas semanas en Roma. La adoración del Santísimo los jueves y los domingos también nos ayudaban a sentir al Señor que nos llamó para “estar con Él”. Momento fuerte fue el retiro que tuvimos en el colegio mayor urbaniano de Roma impartido por el sacerdote de Lleida D. Juan Esquerda. Todo un santo y un sabio. Ese día compartimos la mesa con 150 seminaristas de las obras misionales pontificias. Un día para sentir la catolicidad de la vocación sacerdotal. Y para ayudarnos en esta renovación pudimos visitar la casa donde vivieron los últimos años de su vida dos grandes sacerdotes españoles: San José de Calasanz y San Ignacio de Loyola. La dirección espiritual que se nos ofrecía y el cuidado esmerado de la liturgia también nos han servido para la renovación teológica y espiritual del “ser sacerdote como testigo y profeta”.

 

  1. FORMACIÓN CULTURAL

Es otro de los aspectos cuidados que también se nos ofreció en este curso de renovación. Abrirnos a la realidad italiana y romana para conocer nuestra historia y abrir nuestros horizontes. Las excursiones a Florencia, Asís y Pompeya nos acercaron a la realidad histórica de Italia. La peregrinación de “Le Sette Chiese” nos acercó a los templos más emblemáticos de Roma. Y por último la visita a las catacumbas de Priscila nos llevó a conocer la realidad de la iglesia primitiva en la época de las persecuciones y sentir la llamada a la fidelidad en el seguimiento del Señor Jesús.

 

  1. EN COMUNION CON EL SUCESOR DE PEDRO

Fueron varia las ocasiones en que tuvimos ocasión de acercarnos al Vaticano para vivir momentos realmente intensos con el papa Francisco y sentir cómo el pueblo de Dios quiere y venera al Santo Padre. Nuestra primera experiencia de comunión fue al participar en la canonización de los papas. Junto con muchos de nuestros obispos sentimos eso que tantas veces decimos en el Credo: “Creo en la Iglesia Católica”. También pudimos participar en dos audiencias generales de los miércoles. Otro día fuimos recibidos por el Papa en el aula Pablo VI junto con todos los sacerdotes y seminaristas estudiantes en Roma. El día 7 de mayo visitamos la Congregación del Clero. Nos recibió el Prefecto, el cardenal Beniamino Stella, el Secretario, Mons. Jorge Patrón, y Don Emilio Lavaniegos, miembro del reciente equipo de trabajo que se ha creado para servir al clero en dicho dicasterio. Y como despedida con la Santa Sede fue la visita guida a “Los Scavi” (la necrópolis vaticana y la tumba del apóstol San Pedro que se encuentra en el subsuelo de la Basílica de San Pedro).

Ha sido una experiencia de auténtica fraternidad sacerdotal pues sin conocernos y siendo tan distintos, hemos sido capaces de vivir y con-vivir en verdadera eclesialidad. La presencia de los sacerdotes jóvenes nos hicieron volver a nuestros inicios y recuperar las primeras ilusiones en el ministerio para que “las canas no nos quiten las ganas”. Animamos a nuestros obispos para que todos los años inviten a un sacerdote de su presbiterio a vivir esta experiencia de verdadera renovación sacerdotal que se nos ofrece en Roma gracias a la Hermandad de los Operarios Diocesanos.

Roma, 22 de mayo de 2014

Herminio González Llaca

Sacerdote diocesano de Oviedo

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email