Iglesia en España

Eucaristía: la huella de la justicia y la caridad, por Celso Morga, arzobispo de Mérida-Badajoz

Eucaristía: la huella de la justicia y la caridad, por Celso Morga, arzobispo de Mérida-Badajoz

Son muchas las generaciones que, aun con el paso del tiempo, continúan dando vida a aquello de que «tres jueves al año brillan más que el sol…», donde uno de ellos, tras la senda de la Pascua, ya en domingo, sentimos ahora tan cerca: es la entrañable celebración del Corpus Christi.

Los católicos, en esta fiesta del Corpus, conmemoramos la presencia real de Cristo en la Eucaristía y de nuestro encuentro sacramental con Él. Algo que se ha incrustado en el arte, la literatura, la música, la pintura y, lo que es esencial, en un modo de ser y estar en el mundo. Ahí, en el albor de ese misterio, se esconde el amén de la fidelidad radical del Padre al Hijo que lo resucita, y del Hijo al Padre que ha arriesgado en su existencia aceptando la cruz a favor de la liberación y la salvación de todos los pueblos de la tierra.

Celebrar la Eucaristía es manifestar el deseo de entrar en ese amén divino y humano que nos ha sido regalado en Jesucristo, la conexión del amor de Dios con la humanidad a través de la sencillez del pan, convertido en el Cuerpo y Sangre de Cristo. San Ignacio de Antioquia hablaba de este sacramento como «fármaco de inmortalidad» y Santo Tomás de Aquino como «prenda de la vida eterna».

Así, desde este pan consagrado es posible hacer creíble ante el mundo y los desheredados de la humanidad su presencia real en medio de la historia, ligada a la presencia real en la Eucaristía. En el pan glorioso del Resucitado está la fuerza que nos ayuda a proclamar que el inocente ajusticiado ha sido liberado para siempre y ya tiene alimento de vida eterna para todos, especialmente para los que sufren. Nos enseña, sin descanso, que es posible la justicia, la compasión y la misericordia; que no se impone la farsa de los mecanismos que desnudan al desnudo y despiden vacíos a los hambrientos, y que ya hay una palabra definitiva de fraternidad y de pan compartido, que es imparable en la historia. Hay destino y sentido, hay un amén de la verdad, la vida y la luz.

En esta tierra nuestra de Extremadura, donde sentimos el dolor del paro y la pobreza, y donde miramos el horizonte de los refugiados en un camino sin llegada, donde sabemos de  la pobreza de gran parte de la humanidad que nos mira con esperanza, nuestra fe nos empuja a celebrar esta fiesta tan nuestra! con alegría y compromiso. La Misa de cada domingo y el Pan eucarístico que recibimos y adoramos es una fuerza transformadora y esperanzadora para todos nosotros, desde donde estamos llamados a ser buenos cristianos y ciudadanos comprometidos.

La Eucaristía que celebramos millones de creyentes si nos es posible cada día y  para todos cada domingo es la manifestación clara de esa huella viva que Jesucristo nos ha dejado del memorial de su Pasión para que nosotros lo celebremos y, así, Él pueda entrar en nuestra intimidad personal y comunitaria. Se trata de un memorial que nos conecta con Dios Padre, en el Hijo por el Espíritu, y que desde Su amor nos lanza a ser nosotros huellas de dignidad y de justicia en medio de la historia. Es esta fe la que nos alimenta y nos mueve a ser humanos, compasivos, solidarios, a vivir la verdadera fraternidad en la que se cuaja la paz que nace de la igualdad.

Cáritas es un instrumento de esta presencia real; ahí se unen Eucaristía y vida, sagrario e historia. Por eso, no puede haber comunidad cristiana que celebre la Eucaristía y  no tenga dimensión social y caritativa. Los Santos Padres nos hablaban de que si no hay justicia, la Eucaristía se  vacía de sentido, no podemos ni recibir ni adorar  a Cristo en la Eucaristía, ni acercarnos a él, sin pedir el «pan nuestro de cada día», el de la dignidad de todos los seres humanos y de saber pedirlo con nuestras vidas diarias. La verdadera adoración a Cristo en el misterio de la Eucaristía nos lleva a reconocerlo en el rostro de todos nuestros hermanos, especialmente en los más necesitados y crucificados de la historia. No podemos olvidar los creyentes que en ese Pan bajado del cielo, precisamente ahí, está presente el Crucificado que ha Resucitado. Necesitamos sagrario y vida, sin separarlos.

Por tanto, no impidamos a Cristo estar realmente presente allí donde Él quiere estar para llevar su Evangelio de dignidad, verdad y justicia. La presencia real de Cristo en la Eucaristía nos está pidiendo  entrar en el verdadero camino del amén cristiano, aquél que se verifica en la entrega radical a favor de los hermanos con el deseo que tengan vida abundante. Hoy, como nunca, el reto está en que la presencia real de Cristo llegue como sanación, consuelo, verdad y libertad a todos los que sufren en el alma o en el cuerpo.

Os deseo de corazón, y también lo hago para mí, que sepamos celebrar este día del Corpus Christi, desde una adoración auténtica y piadosa a la presencia real de Cristo en la Eucaristía, y que eso nos lleve a saber dejar huellas de justicia y dignidad en esta sociedad nuestra tan necesitada de compasión y de misericordia.

+Celso Morga, arzobispo de Mérida-Badajoz

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.