Diócesis

Eucaristía, caridad, esperanza

julian

(Ante el Día de Caridad  y a los 50 años del VI Congreso Eucarístico Nacional de León)

         Queridos diocesanos:

El domingo 22 de junio de este año celebraremos la solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo. En ella culminarán dos conmemoraciones que hemos querido asociar a la alegría y al fervor eucarístico tradicionales de la mencionada fiesta. Me refiero al 125 aniversario de la fundación de la Sección de la Adoración Nocturna Española en León (ANE) y al L aniversario del VI Congreso Eucarístico Nacional celebrado aquí en 1964. Dos realidades que pertenecen a la historia viva de nuestra Iglesia diocesana.

La primera sigue reuniendo cada noche del año un turno de adoradores al que sigue, varias veces al mes, el correspondiente a la Adoración Nocturna Femenina Española (ANFE). La segunda, unida al Concilio Vaticano II, influyó poderosamente en muchas de las actividades eclesiales: vocaciones sacerdotales y religiosas, apostolado seglar, estudios históricos y literarios, pastoral litúrgica y arte sacro, etc., con razón permanece en el recuerdo de quienes la vivieron. Por todo ello debemos dar gracias a Dios y participar en los actos -catequesis, oración eucarística, celebraciones, vigilia de adoración- que van a tener su sede en la Real Basílica de S. Isidoro para sacerdotes y seminaristas, familias y niños, laicos y trabajadores, jóvenes, vida consagrada y asociaciones eucarísticas, culminando en la solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo con la Misa Estacional en la S. I. Catedral y la procesión por nuestras calles y plazas. Con este motivo he escrito una Carta pastoral que os invito a leer: “El VI Congreso Eucarístico Nacional 50 años después”.

Pero la gran fiesta del Corpus Christi es también el Día de la Caridad, aspecto inseparable de la Eucaristía y muy importante para nuestra vida de fe y apostolado. En torno a esa jornada nuestra Caritas Diocesana da cuenta ante la sociedad de lo que ha recibido para ayudar a las personas y las familias con graves dificultades económicas y cómo ha distribuido esos recursos, a la vez que tiende de nuevo la mano en nombre de Cristo y de los pobres para seguir cumpliendo una tarea que es nuestra, de todos los cristianos. El curso que ahora termina ha estado centrado en la práctica de la caridad por aquello de que “la fe sin obras está muerta”, lema pastoral elegido y sobre el que hemos debido reflexionar también. ¿Cómo lo hemos cumplido? ¿Nos ha ayudado abrir los ojos al sufrimiento de muchas personas, a escuchar el clamor de los pobres y de los sectores sociales que están soportando el mayor peso de la crisis económica porque no ven salida a los problemas que esta ha generado y que les afectan de manera muy directa y con pocas perspectivas de solución? Este es el clamor de los pobres más cercanos a nosotros sin olvidar a los otros, que no invitan a escuchar también el Papa Francisco en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium (nn. 187-192) y el Mensaje de la Comisión Episcopal de Pastoral Social “Construyamos espacios de esperanza”. Leed y meditad ambos documentos.

Pero permitidme citar esta frase del Papa: Cada cristiano y cada comunidad están llamados a ser instrumentos de Dios para la liberación y promoción de los pobres…; esto supone que seamos dóciles y atentos para escuchar el clamor del pobre y socorrerlo”. No hacerlo y cerrarse a la realidad señalada antes pudiendo echar una mano a quien lo necesita, constituye un pecado de omisión que nos situaría fuera de la voluntad divina de salvación. Cada uno según sus posibilidades reales, seamos instrumentos de liberación de la pobreza y generadores de esperanza en nuestra sociedad poniendo en práctica el amor fraterno.

Con mi cordial saludo y bendición:   + Julián, Obispo de León

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Eucaristía, caridad, esperanza, 10.0 out of 10 based on 2 ratings
Print Friendly, PDF & Email