Revista Ecclesia » Espiritualidad ecológica, por José-Román Flecha Andrés, en Diario de León (26-9-2015)
ecologia
Opinión

Espiritualidad ecológica, por José-Román Flecha Andrés, en Diario de León (26-9-2015)

Espiritualidad ecológica, por José-Román Flecha Andrés, en Diario de León (26-9-2015)

En el capítulo sexto de su encíclica Laudato si’ el papa Francisco nos dice que para respetar la creación, “hace falta la conciencia de un origen común, de una pertenencia mutua y de un futuro compartido por todos. Esta conciencia básica permitiría el desarrollo de nuevas convicciones, actitudes y formas de vida. Se destaca así un gran desafío cultural, espiritual y educativo que supondrá largos procesos de regeneración” (LS 202).

Esta tarea requiere un lento itinerario de educación, una seria formación de las conciencias y hasta una nueva forma de espiritualidad. El Papa sugiere algunos compromisos en los que habría que insistir ya desde ahora:

  • Para comenzar, no se puede identificar la libertad con el deseo de consumir. “Tenemos demasiados medios para unos escasos y raquíticos fines” (LS 203).
  • Es el momento de revisar los mitos de la modernidad: el individualismo, el progreso indefinido, la competencia, el consumismo, el mercado sin reglas. Y recuperar un equilibrio integral, es decir, interno, solidario, natural y espiritual (LS 210).
  • “Es muy noble asumir el deber de cuidar la creación con pequeñas acciones cotidianas, y es maravilloso que la educacion sea capaz de motivarlas hasta conformar un estilo de vida”, que el Papa resume en gestos muy concretos (LS 211).
  • Una verdadera conversión ecológica nos llevaría a vivir “la vocacion de ser protectores de la obra de Dios” (LS 217), cultivando la gratitud y la gratuidad, la comunión universal, el entusismo de la creatividad y la responsabilidad que brota de la fe (LS 220).
  • La espiritualidad cristiana implica sobriedad y simplicidad y evita la dinámica del dominio y la mera acumulación de placeres (LS 222). Implica también capacidad de convivencia y de comunión, que nos lleva a vivir la fraternidad universal (LS 228), la superación de la violencia y la construcción de una “civilización del amor”, propuesta ya por Pablo VI (LS 231).
  • Toda la naturaleza nos habla de Dios, como canta San Juan de la Cruz (LS 234). Diversos elementos de la naturaleza –como al agua, el vino, la cera o el aceite- han llegado a entrar en el ámbito de los signos sacramentales (LS 235).

La fe cristiana nos invita a celebrar el descanso dominical como contemplación de la creación (LS 237). Es más, nos lleva también a ver a la Trinidad como modelo de las relaciones de las personas con los demás y con todas las criaturas (LS 238-240).

La reflexión sobre María, a la que se proclama como “Reina de todo lo creado” (LS 241), y sobre la figura de San José, que nos enseña a cuidar este mundo (LS 242), nos lleva finalmente a descubrir que “en el corazón de este mundo sigue presente el Señor de la vida que nos ama tanto” (LS 245).

Las dos hermosas oraciones finales ponen un broche de oro a esta encíclica, que nos recuerda la gratitud de San Francisco por el mundo creado y por los elementos naturales y humanos que lo configuran.

José-Román Flecha Andrés

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa