Iglesia en España Internacional

Espiritualidad conyugal y familiar, hoy

UNA ESPIRITUALIDAD CONYUGAL Y FAMILIAR PARA LOS TIEMPOS ACTUALES (ENTREVISTA)

Robert Kimball y María del Carmen Zurbano es un matrimonio que vive en Pamplona (Navarra). Robert es de Chicago (Ilinois, USA); y Carmen, ella misma nos lo dirá ahora mismo. Ambos son, en la actualidad, los presidentes continentales europeos de la Confederación Internacional de Movimientos Familiares Cristianos (MFC). Y son también los autores del libro “Una espiritualidad conyugal y familiar para los tiempos actuales”, en el que ahora nos vamos a adentrar.

Saludos y gracias por vuestra presencia. ¿De dónde eres, Carmen?

Soy de Arróniz, un pueblo de Navarra, de tierra Estella, famoso por su aceite.

¿Y por qué vivís en Navarra, Robert?

Conocí a Maria Carmen en las fiestas de su pueblo. Llevamos 44 años casados, con tres hijos y cuatro nietas.

¿Qué es el MFC, Robert?

El Movimiento Familiar Cristiano es una asociación pública y movimiento apostólico de la Iglesia Católica, de carácter seglar y eminentemente familiar. Tiene por objetivo promover los valores humanos y cristianos de la familia en la comunidad, para que la familia sea formadora de personas, educadora en la fe, defensora de la vida y por lo tanto comprometida activamente en el desarrollo integral de la comunidad a través de sus miembros. Ayuda a los matrimonios y las familias a descubrir, vivir, y transmitir las virtudes y valores cristianos fundamentales de la familia. Sus miembros se esfuerzan por ser testigos de la fe cristiana y actuar como conciencia crítica de toda la realidad social desde la perspectiva de la familia.

¿Por qué y después pertenecéis a él, Carmen?

Compartimos plenamente los objetivos del MFC con los que se pretende prestar toda clase de apoyo (espiritual, material, de formación, etc.) a las familias y ayudarles a crecer en lo humano y espiritual. Los 3 pilares del MFC son el conocimiento de la fe, de las enseñanzas de la Iglesia y del entorno socio-económico; la espiritualidad conyugal y familiar, que permite la transmisión de la fe a los hijos y la evangelización de otras familias: y finalmente, el servicio a la Iglesia y otras familias en sus necesidades materiales y espirituales.

— ¿Qué es os aporta a vuestra vida matrimonial, familiar y cristiano el MFC, Robert?

Nuestra participación activa en el MFC nos ha permitido profundizar en nuestra vida conyugal y familiar, estar más unidos en el amor, y cumplir con nuestra vocación cristiana como esposos, padres y abuelos. También nos ha impulsado a ayudar a otras familias a vivir su fe con un mayor compromiso y mejorar la convivencia familiar entre todos los miembros de la familia, superando los problemas surgidos en el hogar mediante el diálogo y la práctica religiosa.

¿Quién, cuándo y por qué fundó el MFC, Robert?

El MFC tiene sus orígenes de Hispanoamérica a principios de los años 50, aunque nuestro Movimiento había nacido en Uruguay a finales de la década de los 40. El MFC fue aprobado por la jerarquía española en 1968, por lo que acaba de cumplir sus bodas de oro en España.

— Carmen, el mapamundi, mapa de Europa y mapa de España del MFC.

El MFC está presente en 48 países de los 5 continentes, 18 en Hispanoamérica, 9 en Europa y los restantes 21 repartidos entre Asia, África y Oceanía. Tiene presencia en 30 diócesis españolas.

En total, Robert, ¿cuántas personas pertenecen al MFC? Nos los desglosas.

El MFC está actualmente compuesto por aproximadamente 130.000 familias, 4.500 familias monoparentales, 900 sacerdotes, diáconos y religiosos y 30.000 jóvenes.

¿Por qué este libro, Robert?

Comprobamos que había poca bibliografía sobre la espiritualidad conyugal y familiar. Tampoco nos constaba que existiera un libro escrito por un matrimonio con una experiencia directa en la vivencia de la espiritualidad conyugal y familiar como esposos, padres y catequistas, que somos. También nos animó el capítulo 9 de la Exhortación “Amoris Laetitia” del Papa Francisco que a nuestro juicio merecía una profundización mayor.

¿Cuál fue su génesis, su proceso de redacción, Carmen?

La elaboración de este manual o guía para los matrimonios y familias ha durado dos años y está muy bien documentado,  con numerosas citas procedentes de más de 25 documentos  de la Iglesia y textos bíblicos que hacen referencia a la espiritualidad conyugal y familiar. Además hemos abordado los diversos y numerosos retos que afrontan los matrimonios y familias para vivir su fe en el hogar, ofreciendo un elenco de propuestas prácticas que alientan el deseo de las familias de avivar una sólida espiritualidad en la vida familiar cotidiana.

¿Qué tal está siendo acogido, Robert? 

La crítica en las revistas especializadas y de difusión general ha sido muy positiva y creemos que el libro se está vendiendo bien.

¿Han colaborado con vosotros otros miembros del MFC, Carmen?

 Hemos recibido la ayuda de los anteriores presidentes nacionales y del actual equipo de presidencia nacional del Movimiento Familiar Cristiano (MFC) en España.

Robert, ¿luces y sombras, fortalezas y debilidades de la familia hoy?

La mayor debilidad de muchas familias cristianas es el desconocimiento acerca de los fundamentos de nuestra fe y la ausencia de la práctica religiosa en familia. Ello da lugar a que muchos padres cristianos han dejado de transmitir la fe a los hijos. Las familias cristianas deben valorar los grandes frutos espirituales que proporcionan la recepción de los sacramentos. Muchos padres cristianos desconocen los numerosos recursos que brinda la espiritualidad para afrontar con éxito los grandes desafíos que afrontan las familias en el hogar (la educación de los hijos en la fe, lograr una buena convivencia entre los miembros de la familia, etc.) y en la sociedad (el individualismo, el materialismo y el hedonismo entre otros, que se han extendido a amplios sectores sociales).

— Robert, ¿está caduco el modelo de familia tradicional? ¿Cómo reaccionar para hacer ver su grandeza y su validez?

Debe quedar claro que no existe la familia tradicional como tal, sino la familia creada según la voluntad divina que  se compone de un hombre, una mujer y los hijos fruto del amor conyugal de los padres. Se trata del  modelo cristiano de la familia que los matrimonios cristianos hemos de defender y del que debemos dar testimonio con nuestra vida y espiritualidad.

Carmen, ¿hay un plan sistemático para socavar los cimientos y valores del modelo matrimonial y familiar cristiano?

Existe un plan muy bien organizado por socavar los valores cristianos en el matrimonio y la familia por parte de determinados sectores sociales, políticos y mediáticos. Se pretende privar a la familia de su papel central en el desarrollo espiritual, cultural y humano de la sociedad. La familia ha sido, es y seguirá siendo la célula básica de la sociedad y sin ella todo intento por lograr un auténtico progreso social está condenado al fracaso. La educación de los hijos en la fe por parte de los padres resulta fundamental para contrarrestar la ideología de género, a fin de que se den cuenta de las graves consecuencias que dicha ideología tienen para el bienestar de los matrimonios y familias.

Robert, ¿cómo desenmascararlos?

Frente a esta ideología tan nociva para las familias, se precisa una intensa labor educativa a fin de que las nuevas generaciones usen la sexualidad con un profundo agradecimiento a Dios y conforme a los fines para los cuales fue creada por Él. Los padres hemos de dar buen testimonio de los muchos frutos que nos ha aportado el uso correcto de la sexualidad en nuestra vida conyugal, no solamente para nuestro bien sino también para el bien de toda la familia.

—  Una palabra, Carmen, sobre el prólogo del libro, escrito por el obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño, monseñor Carlos Escribano.

Estamos sumamente agradecidos a Mons. Carlos  Escribano por el excelente prólogo que escribió para nuestro libro que recoge con gran acierto los contenidos del mismo.

Robert, ¿por qué es necesario hablar y escribir sobre la espiritualidad conyugal y familiar en la hora presente?

Los matrimonios y familias nos enfrentamos a grandes desafíos que pueden poner en peligro la continuidad de la vida conyugal y familiar como son el abandono de la fe por parte de los jóvenes, la ausencia de valores cristianos en el hogar, los problemas de convivencia familiar, la negativa influencia de los medios y redes sociales sobre los hijos, el paro juvenil, entre otros. Por otra parte, muchos matrimonios y familias cristianos piensan que la espiritualidad es una actividad reservada exclusivamente a los religiosos o unos pocos elegidos, cuando en realidad está al alcance de todos los cristianos.

Tres o cuatro quicios, fundamentos, praxis, inexcusables para cimentar y desarrollar una adecuada vida matrimonial y familiar desde la verdad del matrimonio y de la familia, Robert.

Para fundamentar y desarrollar bien nuestra vida conyugal y familiar, es preciso profundizar en nuestra fe personal y familiar como una relación íntima con Dios con la ayuda de nuestros familiares; vivir la espiritualidad en familia como instrumento para lograr una mayor convivencia con la superación de posibles conflictos familiares; y , por último, transmitir la fe a las nuevas generaciones.

¿Añadirías tú, Carmen, algo más?

Además resulta imprescindible evangelizar mediante el testimonio de la vivencia de la fe en familia y transformar el entorno y la sociedad para un mayor progreso social, económico y cultural basado en la práctica de las virtudes y los valores cristianos.

Robert,  el capítulo octavo de vuestro libro se titula “Una nueva espiritualidad familiar para la renovación de la Iglesia”. ¿Cuál es la sustancia de vuestra propuesta?

La familia es la primera y principal educadora en la fe de los hijos, mientras que la parroquia les administra los sacramentos y les incorpora a una comunidad de fe. Sin la transmisión de la fe en familia, la labor de la parroquia no puede realizarse debidamente. Por tanto, es importante que las familias tengan un mayor protagonismo en la pastoral familiar y para ello hemos propuesto la creación de Comisiones de pastoral familiar en todas las parroquias con la participación de las familias y sacerdotes en partes iguales.

Y en el capítulo 9, abordáis, Robert, la espiritualidad matrimonial para la nueva evangelización. Tres ideas claves de vuestras reflexiones y ofertas al respecto.

El papel de la familia en la nueva evangelización es fundamental. Con el apoyo de la espiritualidad familiar, los esposos damos un testimonio convincente de nuestra fe, viviéndola de forma coherente, aprendemos a defender los valores y virtudes cristianos en una sociedad cada vez más hostil hacia la fe y la práctica religiosa y participamos en   la misión evangelizadora de la familia, mediante nuestras palabras y actos.

Y, Carmen, ¿cómo una renovada espiritualidad matrimonial puede ayudar a transformar la sociedad?, tema  que abordáis también en el capítulo 9 del libro.

Una renovada espiritualidad matrimonial nos impulsa a adquirir un mayor sentido de solidaridad y corresponsabilidad para afrontar las graves injusticias y desigualdades sociales, concretamente con  un servicio desinteresado hacia las familias necesitadas. La sociedad actual necesita urgentemente el testimonio de valores y virtudes cristianos como el perdón y la reconciliación, la generosidad y la cercanía que son precisamente los valores y virtudes que vivimos en el matrimonio y la familia.

Robert, en un minuto, medio minuto por ámbito, un apunte del capítulo 4: “Practicar la espiritualidad matrimonial dentro y fuera del hogar?

Se trata del capítulo más amplio del libro con muchas propuestas para descubrir, saborear y reflexionar sobre la presencia providencial de Dios en la vida cotidiana del matrimonio y la familia. Respecto a la práctica de la espiritualidad en el hogar, proponemos diferentes formas de oración familiar, incluido el rezo del Rosario, la vivencia en familia del año litúrgico, el descubrimiento de la Palabra de Dios en el hogar, entre numerosas actividades. Hemos incluido un posible esquema de reunión familiar para ayudar a las familias a vivir la fe en familia. Fuera del lugar, abordamos las muchas y muy varias formas de practicar nuestra espiritualidad que nos brinda la Iglesia, como es una vivencia más profunda de la Eucaristía dominical, la participación en la vida sacramental, las devociones particulares, la asistencia a retiros, procesiones,  y romerías, entre otras muchas propuestas.

Y ahora otro minuto escaso, Carmen, para nos ofrezcas algunas pinceladas acerca de la transmisión de la fe a los hijos: capítulo 6 del libro.

Los padres tenemos un deber y misión especial de transmitir la fe a los hijos en virtud de nuestra vocación y espiritualidad conyugal. El hogar es la primera escuela de humanización y de educación en la práctica de las virtudes y valores cristianos. Es preciso que los padres eduquemos a los hijos en la fe desde muy pequeños para que experimenten la presencia de Dios en sus vidas desde la más tierna infancia y asuman la fe como algo propio.

—  30 segundos, Robert: para el capítulo 7: dificultades para practicar la espiritualidad familiar.

Hemos identificado los 6 obstáculos motivados por el ambiente de individualismo, materialismo y hedonismo que predominan en la sociedad en la que vivimos, así como los 13 obstáculos que surgen a raíz de las dificultades propias de la vida conyugal y familiar. Ningún obstáculo es insuperable si toda la familia se compromete a vivir la espiritualidad en el hogar y afronta con prontitud dichas dificultades antes de que se conviertan en obstáculos casi insalvables.

 Y tu opinión al respecto, Carmen, en otros 30 segundos.

Con el ritmo tan acelerado con el que vivimos todos los miembros de la familia no resulta fácil encontrar tiempo suficiente para reunirse con cierta frecuencia para compartir nuestros éxitos y dificultades y profundizar en nuestras experiencias de fe en familia, además de profundizar en nuestra vivencia de fe y sentir la presencia de Dios en nuestras vidas.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.