Iglesia en España Última hora

Escuelas Católicas pide una vez más que se incluya la educación dentro de los Pactos de Estado

Escuelas Católicas celebró su asamblea a través de viodeconferencia en la que, una vez más, «pide que se paralice la tramitación del Proyecto de LOMLOE, actualmente en el Congreso, mientras dure el vigente estado de alarma». «En el contexto presente de confinamiento y limitación de derechos no es posible el diálogo ordinario con los grupos parlamentarios, ni la participación de los representantes de la comunidad educativa o de expertos del ámbito educativo. Es imprescindible recuperar la normalidad parlamentaria antes de proseguir con la tramitación de una Ley Orgánica de esta relevancia. Si los partidos políticos que sustentan el actual Gobierno de coalición consideran urgente la derogación de la LOMCE porque no fue una Ley de consenso, deberían buscar de manera responsable el mayor respaldo y consenso para la nueva Ley educativa», indican. Pero además, para los representantes de los titulares de centros educativos «el actual Proyecto restringe los derechos fundamentales de los titulares de centros, padres y alumnos, relegando a la enseñanza concertada a un papel subsidiario de la pública, rompiendo el equilibrio y la complementariedad de redes establecida en la LOE de 2006. Por ello, ahora más que nunca, es urgente incluir a la educación dentro de los Pactos de Estado que propone el Gobierno».
En la declaración final de la Asamblea, mirando la situación de la pandemia, afirman que EC renueva su compromiso «por acompañar a los centros e instituciones con orientaciones para todos los asuntos que nos afectan y con todo el apoyo que sea necesario. Queremos tener presentes, de una manera particular, a las personas, centros e instituciones de la escuela católica que más lo necesitan». «La crisis económica que va a vivir nuestro país es una realidad que ya constatamos en el tejido social y empresarial. La incertidumbre sobre su profundidad y duración sólo alimenta el temor y la desesperanza», aseguran, cayendo en la cuenta que esta crisis les afecta y que redoblan «la defensa de la educación como la mejor inversión para el futuro de un país. La escuela concertada no es el lugar de donde detraer recursos cuando es eficiente y eficaz en su gestión, y vertebra derechos fundamentales como la libertad de enseñanza. Como entidades de Iglesia, las escuelas católicas tendremos que redoblar nuestra acogida a todos en lo personal, lo espiritual y lo material con todas nuestras capacidades y con el apoyo que debemos recibir del Estado en las mismas condiciones que todos los centros».
Print Friendly, PDF & Email