Iglesia en España Nacional

Escuelas Católicas: ante la aprobación de LOMCE

escuelas-católicas
Escuelas Católicas

Escuelas Católicas: ante la aprobación de LOMCE

Escuelas Católicas, decepcionada por una ley con muchas lagunas

“Una ocasión perdida para lograr una ley de consenso y que garantice la complementariedad de redes”

Escuelas Católicas (FERE-CECA y EyG) quiere expresar su decepción ante la aprobación por el Congreso hoy jueves, día 28 de noviembre, de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Para la institución, la nueva ley tiene muchas lagunas y constituye una ocasión perdida para haber logrado una ley de consenso que aunara fuerzas, tomando como referencia un Pacto Educativo, y garantizara la complementariedad de redes educativas.

La falta de diálogo constructivo y de aceptación de propuestas de mejora remitidas, tanto por Escuelas Católicas como por otras organizaciones, ha provocado que el texto final no alcance el grado de aceptación necesario para que su aplicación sea motivadora e ilusionante.

Escuelas Católicas quiere expresar su perplejidad por lo que ha supuesto la tramitación de la ley y que podría calificarse como un ejemplo de falta de coherencia, distorsión de la realidad y, en algunos casos, manipulación de la opinión pública desde distintos sectores. Lamentablemente no ve a medio plazo muchas posibilidades para lograr un Pacto de Estado por la Educación, vista la polarización que se ha generado y la ausencia de un diálogo sereno y libre de prejuicios que busque entre todos el bien común. No obstante, Escuelas Católicas lo seguirá reclamando.

Respecto a los centros católicos concertados, la nueva norma, lejos de ser la “ley de la concertada” como algunos insisten en manifestar, supone una enorme preocupación por cuanto no conecta realmente la necesidad de escolarización con la demanda; no introduce ninguna novedad concreta que garantice que un centro con demanda mantenga el concierto; no corrige el déficit endémico del módulo económico; no reconoce los derechos del titular del centro frente a la Administración; no garantiza la complementariedad de redes; no contempla el servicio educativo como servicio público y social, etc. Supone, por tanto, una verdadera oportunidad perdida para que el Gobierno hubiese plasmado sus principios electorales a favor de la libertad de enseñanza. Es más, EC considera que en algún aspecto la ley puede suponer un retroceso con respecto a la enseñanza concertada en cuestiones como la programación de la oferta y la autonomía de los centros.

Escuelas Católicas lamenta que la polémica sobre los centros de educación diferenciada (una parte mínima de los concertados) haya monopolizado de forma casi absoluta el debate sobre el régimen de conciertos educativos y las energías para abordar los problemas que tiene el 100% del sector. Además, se introducen medidas como la reserva de suelo público dotacional que, lejos de solucionar un problema, distorsionan la percepción del sector y concede pretextos para tildar de privatizadora una ley que fundamentalmente es continuista con la LOE en lo que se refiere a la programación escolar.

En cuanto a cuestiones pedagógicas, Escuelas Católicas comparte los objetivos iniciales de la cultura de la evaluación y del esfuerzo, una mayor implicación de los agentes educativos, la lucha contra el abandono y fracaso escolar, la atención personalizada, etc.  Sin embargo, cree que el articulado final no responde a estos objetivos, y que el Partido Popular no ha sido capaz de mejorar y clarificar muchos ejes del proyecto durante su tramitación.

Por todo ello, Escuelas Católicas pide al Gobierno más coherencia en el desarrollo normativo de la Ley y espera de todos los grupos sociales y políticos un espíritu dialogante a lo largo de dicho proceso.

Sobre Escuelas Católicas

Escuelas Católicas es la marca de FERE-CECA, que agrupa a titulares de centros educativos católicos desde 1957, y de Educación y Gestión, organización empresarial de dichos centros desde 1989.

Hoy representa a 2.081 centros educativos concertados católicos, a los que pertenecen 1.177.473 alumnos y más de 97.000 trabajadores, de los que cerca de 80.000 son docentes. A su vez, Escuelas Católicas supone el 15,8% del total del sistema educativo y el 60,4% de la privada concertada, lo que la convierte en la organización más representativa de este sector. Apuesta por la innovación y mantiene una actitud emprendedora para adecuarse a la nueva realidad de los alumnos.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email