Iglesia en España Última hora

Escribano: «Vamos a tener que compartir mucho para que mucha gente no se quede en un estado de precariedad»

El arzobispo electo de Zaragoza, Carlos Escribano Subías (Carballo, A Coruña, 1964), asegura en una entrevista a La Rioja que durante la situación de la pandemia «se generó un sentimiento de sentirnos vulnerables cuando nos creíamos capaces de todo y con respuestas para todo. Si esto no nos hace reflexionar será una oportunidad perdida. Y debe surgir también un sentimiento de solidaridad». Para el que fue obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño durante cuatro años, con esta crisis «vamos a tener que compartir mucho para que mucha gente no se quede en un estado de precariedad que le destroce la vida. Nosotros debemos seguir estando cerca de los que sufren, tendiendo nuestra ayuda incondicional a todo el que lo necesite, especialmente a los más pobres y débiles».

Tras recordar que la covid «ha sido un golpe para todos», Escribano recordó que él no se toma su nombramiento como un ascenso diciendo: «Yo me hice cura para ser párroco». «La Rioja es una diócesis media y amable, como la tierra, y muy manejable por su tamaño. Y es una tierra con muchas posibilidades, por la raigambre cristiana que sigue existiendo en la sociedad riojana», indicó. Además, insistió en la necesidad de trabajar la Pastoral Vocacional: «Necesitamos comunidades vivas para que haya respuestas a estos problemas. Pero es una carrera de larga distancia y la realidad social es muy distinta. De momento en La Rioja puede darse la atención sacerdotal con cierta solvencia. Hay diócesis que están peor en este sentido. Pero quizás en un futuro inmediato haya que pensar que las celebraciones no sean solo el domingo, sino también el sábado por la tarde».

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME