Diócesis Iglesia en España

Entrevista a Felipe Alonso de Mendoza, director del Secretariado de Pastoral Juvenil de Almería

Entrevista a Felipe Alonso de Mendoza, director del Secretariado de Pastoral Juvenil de Almería

Si encuentran a un joven sacerdote, mochila en los hombros y con los cascos puestos corriendo de un lado para otro, ese es Felipe Alonso de Mendoza. Ser profesor de instituto, Director del Secretariado de pastoral juvenil y párroco de cinco pueblos en el norte de la provincia, le hace exprimir su vida a tope y tener que ir corriendo de un lado para otro, llevando esa “pasión” que tiene por Jesucristo allá donde va.

Felipe Alonso de Mendoza tiene 30 años y nombre de “conquistador” de América pero fue este colombiano el que vino con su madre desde Bogotá hace ya 15 años, a “conquistar” el corazón de muchos jóvenes y adultos a los que anuncia, sonriente, el Evangelio. Entró en el Seminario menor de Almería y allí cursó sus estudios de bachillerato y los estudios teológicos hasta que fue ordenado Diácono, servicio que ejerció en Tíjola hasta que fue trasladado a Purchena donde actualmente es párroco desde hace 4 años.

El fin de semana próximo la Iglesia Joven de Almería celebrará el EDIJUV, el Encuentro diocesano de la Juventud en el Santuario del Saliente. Por ese motivo hemos querido conocer, un poco mejor, su trabajo y entrega.

¿Es una “heroicidad” en el contexto de la Iglesia de hoy, llevar la pastoral juvenil?

Es cierto que es una pastoral muy árida. En primer lugar a nivel del clero porque los sacerdotes estamos muy saturados de actividades y la juventud requiere esfuerzo, dedicación y no es siempre gratificante. Es decir, el joven, de repente, dice: “me voy” y desaparece. Y a lo mejor al mes siguiente aparecen veinte y eso cansa. Si a eso le sumamos que hay mucho que hacer… Aunque se sabe que son el presente y el futuro de la iglesia, nos vamos desanimando.

¿Es la juventud una “vocación” dentro de la vocación?

Seguramente. Para mí estar dentro de papeles, en el archivo y leyendo cosas, me cuesta mucho. En cambio yo siempre he estado implicado desde seminarista y en mis primeros años de sacerdote en este trabajo con jóvenes. Este año nos han mandado un seminarista para hacer la pastoral a nuestro Secretariado y yo le dije, mas o menos, estas palabras: “bienvenido a la pastoral más apasionante y, a la vez, más complicada de la diócesis” (risas).

¿Hay más jóvenes en las parroquias y movimientos de lo que parece a primera vista?

Uno de mis empeños desde que empecé a asumir la tarea es el de la comunión. Es decir, tomar conciencia de que uno no funciona de forma independiente sino que, sin perder la identidad, se note que todos los jóvenes de Almería somos un todo. Hemos descubierto que hay realidades ilusionantes. Por ejemplo, yo he llegado a contabilizar algún verano casi veinte campamentos o campos de trabajo con preadolescentes y jóvenes. Y es algo sorprendente porque parece que nada funciona. Es cierto que se nota una media de edad baja: tú convocas a jóvenes y lo que tienen en las parroquias son preadolescentes y adolescentes (12 o 13 años). Eso sí, de 18 para arriba ya es más complicado. Aunque para este EDIJUV (que el primer día es para mayores de 16 años) los chavales que han confirmado su asistencia han superado ya nuestras expectativas.

¿Cómo tenéis organizado el Secretariado y cómo funciona?

Hay un grupo estable en los que hay representación de jóvenes de la capital y provincia. Además también hay jóvenes de distintos movimientos: Scouts, Neo-catecumenales, Opus Dei y hermandades y cofradías. Somos alrededor de veinte y nos juntamos cada semana para ir trabajando las distintas actividades que organizamos: Misa joven, Misión joven, Camino de Santiago, EDIJUV, JMJ…

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email