tamara falco
Iglesia en España

Entrevista en Radio María a Tamara Falcó

Entrevista en Radio María a Tamara Falcó

 «Mi madre (Isabel Preysler) consagró a todos sus hijos a la Virgen», explica Tamara en Radio María

El 14 de octubre y el 21 de octubre (en una reposición) los oyentes de Radio María pudieron escuchar la entrevista larga, sincera y a corazón abierto del padre Luis Fernando de Prada, director de Radio María y el nuevo coordinador de la radio, Álex Navajas, a la hija de Isabel Preysler y el marqués de Griñón, Tamara Falcó.

La entrevista puede pedirse gratis a Radio María mediante su formulario de solicitud de programas:
www.radiomaria.es/formulario.aspx?tipo=3

Aunque Tamara ya ha explicado en algunas ocasiones su conversión y los pasos que ha dado en la fe, la entrevista de Radio María fue especial por ser larga (casi una hora, aunque con interludios musicales) y especialmente abierta y sincera.

Habló por ejemplo de algunos «regalitos del Señor» (experiencias místicas puntuales) que le sorprendían y apoyaban en su camino de fe, y contó también algunos detalles sobre la fe en su famosa familia. Y admitió ser una oyente habitual de Radio María: «una vez, volviendo de Toledo capté la emisora y desde entonces la escucho», explica.

Las abuelas religiosas
– Sé que tuviste dos abuelas muy religiosas -le comenta el padre Luis Fernando en la entrevista.

– Sí, mi abuela por parte materna, que siempre ha vivido con nosotros, y es muuuy, muy religiosa. Mi abuela por parte de padre, la recuerdo menos, pero recuerdo que organizó una peregrinación a Santiago para el Año Xacobeo.

Tamara cuenta su itinerario familiar.

– Mis padres se separaron cuando yo tenía 3 años; mi madre se volvió a casar, la persona con la que se casó [el ex ministro socialista Miguel Boyer] no era creyente.

– No era ni es, pero rezamos, ¿verdad? -comenta el padre De Prada (queriendo decir «rezamos por él»).

– Exactamente, rezamos -dice ella. – Mi madre sí que cree. Aunque ella no siguiera la fe, sí se preocupó de que hiciéramos la Primera Comunión. Incluso mi hermana Ana [Boyer], que es mi hermana por parte de madre, no de padre, también se bautizó e hizo la Primera Comunión. Recuerdo una misa de pequeña, en que todos iban a comulgar y yo tenía un tremendo deseo y me dijeron: «no puedes, no has hecho la primera comunión». A esa edad sí tuve experiencias de la presencia de Jesús; luego las fui olvidando. Ahora, al volver a la fe, las voy recordando, es como ir conectando puntos. Mi madre me contó hace poco que a todos sus hijos los había consagrado a la Virgen cuando nacimos. Hoy creo que eso influyó bastante. De pequeña aún íbamos algunas veces los domingos a misa. Y en el Colegio Británico a veces había misa también. A los 12 años discutí con el sacerdote y ya me fui alejando de la fe. Me cambié de la clase de Religión a la de Ética. Y busqué la paz, o la felicidad, en el mundo material… y me sentó cada vez más vacía.

Una autoridad en mundanidad
Formando parte de una familia rica y famosa, cuando Tamara habla de su «búsqueda» en lo mundano, lo hace con autoridad.

– Era una sensación continua -recuerda.- Yo pensaba: «cuando tenga este trabajo, o gane este dinero, seré feliz»; «cuando tenga este piso; cuando vaya a ese sitio…» ¡Y nada me llenaba! Creo que todos anhelamos la paz, pero esa paz sólo la da Dios. Por ejemplo, antes yo tenía mucho ruido: la radio, música en el móvil, ahora, aunque me sigue gustando la música, escucho a Dios en el silencio. La oración es muy importante para mí.

Como en otras ocasiones, Tamara explica como le llamó la atención una Biblia en La Casa del Libro, que parecía diddáctica, algo infantil, no amenazadora, con una palmera en la portada… Ella sabía que «Tamara», en hebreo, significa «palmera». Y empezó a leerla.

– Al principio, leyendo la Biblia, de una manera muy mundana, yo decía «¡esto no se lo cree nadie!» Pero seguí leyendo, y de repente llegué a los 10 mandamientos y pensé: «si esto se hubiera seguido, nadie me hubiera hecho daño». Y seguí leyendo. Yo consideraba que la Iglesia era muy inflexible en temas morales, pero leyendo el Antiguo Testamento veía que todos eran malísimos pero que Dios, pese a todo, les quería muchísimo. Y pensé: «si Dios les quiere a ellos, más me ha de querer a mí». Y así me hablaba la Biblia. Y sentí la necesidad de rezar: no me sabía bien el Rosario, pero sí sabía que eran 10 avemarías con un Padrenmuestro, y así lo rezaba.

– ¿Y no acudiste a nadie en esa fase? -le pregunta Álex Navajas.

– Al Espíritu Santo, ¿te parece poco? -responde Tamara riendo. – Creo que Dios nos conoce. Yo soy una persona que necesita silencio, meditación… Dios sabe que necesitaba ir despacio, estar sola, hablarme al corazón… Fue después, cuando ya estaba lista, que me invitaron a un retiro. Yo había estado 2 semanas en el campo. Mi padre me preguntaba qué hacía encerrada todo el día. Le enseñé la Biblia y me dijo: «me parece fenomenal, continúa». Nos fuimos de vacaciones en un barco, yo con mi Biblia y mi Rosario. En la cena se metían conmigo pensando que lo mío era una moda, pero resultó que nuestras dos amigas en la cena eran muy católicas. Una me dio un librito de Medjugorje y me invitó a un retiro del padre Ghislain, canadiense. Era un retiro de la Renovación Carismática, en Vic.

Fin de semana en el confesionario
Tamara no ha detallado mucho sobre ese retiro en otras entrevistas (excepto en el libro de Jesús García «Estamos de vuelta«, que recoge con detalle las fases de su conversión). En Radio María Tamara lo cuenta con más amplitud.

– Primero, nos dieron una hojita. «Si has hecho esto, vas fatal». ¡Yo tenía tres cuartas partes de eso! Luego nos explicaron que, sin confesión, cerrabas las puertas a Dios. Así que pasé el fin de semana en el Confesionario. Era mi primera confesión desde niña. Y a medida que me confesaba me acordaba de más cosas, y volvía a pedir confesión. Y por primera vez me presentaron el tema del demonio.

Aquí empezó el crecimiento en la fe de Tamara.

– Yo decía: bien, ya voy a misa los domingos, visito a mi tía enferma, leo la Biblia... Y me creía que ya lo hacía bien. Pero cuando avanzas en la vida espiritual ves que no era tan fácil ser bueno.

Una oración de sanación
Fue en una oración de sanación, estando de retiro, que Tamara recordó un momento de su infancia, de cuando sus padres se divorciaban.

– Yo era una niña y discutía con Dios, porque oía que Él me decía: «Todo va a salir bien», y yo le respondía, enfadada: «Pero si es todo un desastre». Luego, cuando ya empezó mi conversión, le dije a mi padre, un día en el coche: «oye, papi, ¿tu hablas con Dios?» Y él me dijo: «los que hablan con Dios acaban fatal». Y le dije: «no, no, ¡son los que no hablan con Dios los que acaban fatal!»

Regalitos místicos
Tamara siente que Dios ha ido tirando de ella, o ayudándole con pistas.

– Sentí que necesitaba ir a misa diaria. Dios me iba dando «regalitos». En una misa tomé la Comunión, la Hostia consagrada, y me sabía a sangre… En otra ocasión ví al sacerdote, en misa, convertirse en Jesús. Así entendí, me quedó claro, que Jesús estaba realmente presente en la Eucaristía. Y noto que si no voy a misa siento ansiedad, desasosiego…

Como cristiana en un ambiente a menudo hostil, Tamara no se deja amedrentar.

– Hay una moda antirreligiosa que ve la religión como una falta de libertad, cuando es todo lo contrario. Me dicen que sea una católica moderada, que no vaya a misa cada día, que no me deje embaucar… Pero yo siento que Cristo es mi amigo, que tengo que defenderle. Y he visto que mi testimonio ayuda, porque viene gente y me dice que les ayuda.

El fruto del Espíritu es la paz
Hubo otro momento que la confirmó en su fe.

– Estaba en el campo, sola, rezando, iba a misa… Y sentí la paz. ¡La paz! Sentí que nada me hace falta, que estoy bien con todo. Era esa paz que nunca había sentido. Como un bienestar. Lo había intentado sentir con el yoga…¡y me dormía! Pero aquí me vino: la paz.

Ella empieza a conocerse mucho mejor, con sus puntos débiles y fuertes.

– Soy bastante tímida, pero los flashes, la fama es algo con lo que he vivido desde pequeña -explica. -A lo mejor si viviera en el campo todo el tiempo querría más vida social. Ahora discierno así: si algo me da pereza -retiro, oración, etc…-, es que hay que hacerlo, que me acercará a Dios. ¿Otros cambios? Bueno, yo antes era más de ojo por ojo y diente por diente, pero me fueron llegando señales: «ten paciencia, confía en Dios…» Y vi que si no respondes a los que te atacan, sorprendentemente, se solucionan cosas. Por ejemplo: Dios te aleja algunas personas, y te acerca otras. Respecto a lo que digan los medios de comunicación: pienso que antes me atacaban también sin parar; por lo menos que ahora me ataquen por lo que creo…

En casa de Chabeli
Explica además que su fe empieza a tener efectos en su entorno familiar.

– Estábamos en casa de mi hermana Chabeli [hija de Julio Iglesias e Isabel Preysler], y ella decía que «algo que te ha hecho daño, ya no hay forma de solucionarlo». Y yo dije: «claro que hay forma, ¡Jesús lo soluciona!» Y todo el grupo soltó una carcajada. Y Chabeli, que aún es como una niña pequeña, me dijo: «¿Tú crees? Pues pídeselo».

Además, Tamara tiene claro el papel de la Iglesia en la fe y que no basta con una mera espiritualidad.

Lo de «Dios sí, Iglesia no» es como decir «soy vegetariana pero como carne». Pero eso yo ya lo sabía antes. Tras mi conversión conocí sacerdotes que hacen una labor muy buena, algo que yo desconocía. Animo a la gente que critica a los curas o la Iglesia a que investigue. El director de mi productora también decía «yo no creo en los curas», pero cuando fuimos a Mozambique vio que todos los que están en orfanatos y hospitales son misioneros, monjas… Y admitió: «ante esto, no puedo decir nada».

Ese viaje fue una toma de conciencia de Tamara con la pobreza del Tercer Mundo.

– Al cuarto día de ver desgracias en Mozambique yo desesperaba, pero, pensé, si este sacerdote que lleva aquí 50 años hubiera desesperado, como yo, no habría ayudado a estos 128 niños. ¡Por poco que hagas todo ayuda!

Ahora intenta apoyar esas misiones y orfanatos de Mozambique. «Preparo unas cestas, las vendo a mis amigas», comenta. Tiene además consejos para quien tenga inquietudes espirituales. Por ejemplo, sobre el poder de la confesión recomienda el testimonio en Internet de Gloria Polo. Y a quien esté alejado de la fe pero inquieto le da un consejo: «reza el Rosario y pide la ayuda de la Virgen; ella es Nuestra Madre. ¡Ella te lleva!«.

La entrevista, larga pero animada y cálida, puede pedirse gratis a Radio María mediante su formulario de solicitud de programas:
www.radiomaria.es/formulario.aspx?tipo=3

El testimonio de Tamara, con más detalles, puede también leerse, junto con otros testimonios impactantes y edificantes, en el libro «Estamos de vuelta«:
www.ociohispano.es/libro/estamos-de-vuelta_297

 Primera entrevista en TV centrada en su espiritualidad

«Voy a misa cada día, rezo, soy mucho más feliz que antes», dice Tamara en «El Cascabel» de 13TV

Tamara Falcó, la hija de Isabel Preysler y el Marqués de Griñón, popular figura de la prensa del corazón y protagonista del reality «We love Tamara», explicó este jueves por la noche en «El Cascabel», de 13TV, entrevistada por Antonio Jiménez, cómo fue su acercamiento espiritual a Jesucristo, de quien estaba muy alejada.

«Para ir a bodas me perdía la misa, sólo llegaba al momento de la fiesta», reconoce. «Pensaba que no estaban ahí las respuestas… y estaba equivocada».

Todo empezó con una Biblia
Tamara explica que lo que le cambió fue la Biblia: primero leerla, en verano de 2011, después empezar a rezar, después un retiro espiritual donde le hablaron del demonio, y aumentó su necesidad de ir a misa y confesarse. «Yo era la última candidata para esto», se sorprende.

Explica que «mi padre se había separado por tercera vez; yo iba a pasar el verano con él, buscaba lectura de verano; en la Casa del Libro vi una biblia azul, con una palmera en la portada; mi nombre en hebreo significa palmera, me picó la curiosidad, la compré y empecé a leerla».

En esta nueva fase espiritual, Tamara explica que «mi padre me anima; mi madre cree que es positivo pero… bueno, ellos pensaban al principio que sería una más de mis modas, que me duraría un par de semanas, pero luego vieron que no, que iba en serio», explica sonriendo divertida. Sus hermanos también están contentos.

Cuando le plantea Jiménez la posibilidad de «recluirte en un convento», Tamara abre mucho los ojos y dice: «Eso es una gracia especial que te da Dios». Dice que «antes me parecía surrealista que alguien quisiera consagrar su vida a Dios, pero ahora he conocido varias monjas y entiendo que son felices».

Rezando por las amigas
Tamara comenta, sorprendida, que ha descubierto que muchas de sus amigas son católicas pero no practicantes: «se me acercan muchas y me dicen ´yo también tenía fe de pequeña, pero lo perdí, me gustaría… ¿cómo te ha pasado? Yo les digo: reza, pídeselo a la Virgen y Ella te acompaña».

«Yo buscaba la felicidad; no es que ahora sea enteramente feliz, pero lo soy mucho más que antes. Voy a misa cada día, rezo, tengo una relación con Dios, doy gracias todo el día, desde que me levanto hasta que me acuesto», explica.

Cenar con George Clooney… y Enrique Iglesias
El padre Sandoica señaló en el plató lo específico del caso de Tamara: ser rica y joven, tener todas las cosas, pero comprobar que las cosas no le llenan.

– ¿Tú llamas a George Clooney y cenas con él? -señala Sandoica.

– No, pero sí que he cenado con él dos veces – se ríe ella.

– Pero con Enrique Iglesias sí – comenta Jiménez, hablando de su hermano cantante.

Jesús García destaca que «nadie toma la Biblia por la primera página y le pasa como dice Tamara, que ´aquí veo el mapa de mi vida´; ahí veo la acción clara de Dios».

A Tamara también le asombraron los 10 Mandamientos: «los leí y pensé, si la gente hubiera vivido esto nadie me habría hecho daño».

¿Ser rico y seguir a Dios?
Pero, ¿cómo ser rica y famosa y seguir a Dios al mismo tiempo? «Puedes ser pobre y pensar solo en cosas materiales y ser rico y tener tu corazón en Dios; todo depende de dónde está tu corazón. Has de ordenarlo.» Y más tarde añade: «estoy agradecida por todo lo que tengo [en lo material], soy una privilegiada, pero ¡mi alma necesitaba más».

Sobre la situación de los católicos en la sociedad comenta: «sabemos que siempre va haber una lucha entre la Iglesia -todos los católicos en general- y los que van contra ella; me sorprende, me hace daño… pero sabemos que es parte del guión.»

Y sobre la política dice: «da lo mismo de qué partido seas: si piensas en el prójimo como en ti mismo, ya con eso tendríamos todo ganado«.

– Pero ¿te interesa la política? -le preguntan.

– No, ¡cero! -se ríe.

«Estamos de vuelta»: más testimonios fuertes
Después, Jesús García presenta el libro «Estamos de Vuelta» (LibrosLibres), que recoge el testimonio de Tamara con mucho más detalle y cercanía y otros testimonios de personas impactadas espiritualmente por el ambiente de piedad y oración que se vive en Medjurgorje.

«Todos tienen como denominador común que hablan de paz», señala el periodista. Son testimonios, dice, de gente normal pero que vive en un caos, no siente cerca a Dios pese a vivir en un país de cultura católica, como España, que «les han contado mal a Dios, se han alejado de la Iglesia», y «algo toca una tecla en ellos que cambia su vida absolutamente».
Son, señala, historias de un cambio radical, de un antes y un después, como la de Tamara.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.