Iglesia en España Nacional

Entrevista al sacerdote Álvaro Tajadura, delegado diocesano de medios de comunicación del arzobispado de Burgos

Entrevista al sacerdote Álvaro Tajadura, delegado diocesano de medios de comunicación del arzobispado de Burgos

“La homilía debe mover el corazón de los fieles, no su culo”

Entrevista al joven sacerdote Álvaro Tajadura, delegado diocesano de medios de comunicación del arzobispado de Burgos

El 29 de abril cumplirá 30 años. A los 18 dijo en casa ‘mamá quiero ser cura’ y se metió en el seminario. Pasó tres años en Roma estudiando Comunicación Institucional y ahora lidia con la prensa en la Diócesis de Burgos al tiempo que predica en la parroquia Hermano San Rafael y da vida a los títeres de Karraskedo

Pregunta- Ave María Purísima.

Respuesta- Sin pecado concebida.

P.- ¿A santo de qué se metió cura?

R.- A#santo de que a Dios se le antojó. Cuando uno descubre que Dios le llama casi, casi no le queda más remedio que decir que sí.

P.- ¿A un sacerdote de la denominada generación digital, la llamada del Señor le llega por el móvil?

R.- No, no, hay que afinar la cobertura espiritual.A mí la vocación me llegó del trabajo en la parroquia, de la relación con los sacerdotes, la catequesis, el coro… Y el empuje final fue en la última visita de Juan Pablo II a España, que dijo ‘si sientes la llamada de Dios, que te dice sígueme, no lo calles’. Eso fue calando y no la pude acallar.

P.- ¿Lo intentó?

R.- Sí, pero si Dios se empeña le tienes que decir que sí.

P.- ¿Cómo es el trío formado por un sacerdote, un titiritero y un comunicador?

R.- Ante todo soy sacerdote y procuro serlo en todos los ambientes en los que me muevo. Esa es mi identidad principal.

P.- ¿Cuándo fue a Dios rogando y con el mazo dando?

R.- Nunca.

P.- ¿Qué santo viviría hoy enganchado al Twitter y al Facebook?

R.- Quizás Juan Pablo II, que podría conectar muy bien con los jóvenes a través de las redes sociales, San Juan Bosco o el mismo Valentín Palencia, que tenía ese afán apostólico con los chavales de Burgos.

P.- ¿Y cuál se echaría a los caminos cual titiritero?

R.- Andrés Manjón, burgalés, que está camino de los altares. Sé que en Granada hacía teatro de títeres para acercarse a los gitanos de allí. Fue cura y titiritero.

P.- ¿Alguno de los políticos que dirigen los designios de los burgaleses alcanzará la santidad?

R.- Todos estamos llamados a alcanzarla y es un esfuerzo que hay que hacer. Si uno no quiere ponerse en camino le costará más, pero Dios nos quiere a todos para él.

P.- ¿Ve a alguno más cerca que a otro? ¿O más lejos?

R.- (Se ríe). Mejor no respondo.

P.- No se quiere mojar…

R.- No.

P.- ¿Quién es la mayor marioneta de la Iglesia?

R.- Nadie. Alguna vez he predicado que todos somos una marioneta, entre comillas, en las manos de Dios, pero no nos manipula, nos da la libertad, aunque, como decía Calderón, esto es el gran teatro del mundo en el que Dios es el último de los directores.

P.- ¿Es un director exigente?

R.- A veces se empeña en cosas que no nos gusta aceptar, pero es porque quiere hacer una obra maestra que gane el mejor de los Oscar, que es ir al cielo.

P.- Pero esa obra maestra a veces es muy trágica…

R.- Sí, porque no nos gusta aceptar la trama de la Historia, pero esta siempre tiene un final feliz y para llegar a él hay que pasar por esas partes más dramáticas o tragicómicas.

P.- ¿Cómo sería ese final feliz?

R.- La llegada al cielo.

P.- ¿Y cómo es el cielo?

R.- Me gusta ironizar con que está lleno de chocolate, porque me encanta, y creo que el cielo estará repleto de lo que más nos gusta. Pero sobre todo será un lugar donde disfrutar de la compañía de Dios. Si puedes contemplarle a él, qué más vas a pedir alrededor.

P.- ¿Y el infierno?

R.- No lo sé y espero no descubrirlo.

P.- ¿Qué le ha tentado a colgar la sotana?

R.- Nada, de momento nada.

P.- ¿Qué cuatro angelitos guardan su cama?

R.- Juan Pablo II, porque le tengo mucha devoción; Felipe Neri, por su amor a los niños, que lo dejó todo por atender a los niños más desvalidos y a mí me gustaría llegar a quererlos así; Santa Catalina de Siena, una mujer de armas tomar que decía a los papas las cosas claras; y Valentín Palencia, que como sacerdote burgalés y enamorado de los niños es un buen modelo a imitar.

P.- ¿Cuánto dinero se ha gastado en velas para que la web de la Archidiócesis de Burgos esté entre las diocesanas más visitadas?

R.- ¡No me he gastado nada! Es un trabajo oculto y anónimo, del día a día, el fruto del esfuerzo por buscar peso y relevancia en el mundo digital. Hay que estar ahí e intentamos hacerlo bien.

P.- Afirma que le gustan mucho los niños, pero nunca tendrá los suyos…

R.- Yo no tengo hijos físicamente, pero cuando voy a la parroquia, especialmente en la que estoy ahora, que es la que más niños tiene de la diócesis, es una gozada. Los mayores nos emperramos mucho en cortar la infancia de los niños en vez de imitarlos. Estamos todo el día con las caras largas, mientras ellos son cándidos, inocentes…

P.- ¿Síndrome de Peter Pan?

R.- Todos tenemos un niño dentro.

P.- ¿Qué le dijeron en casa cuando dijo ‘mamá quiero ser artista’?

R.- En casa bromeaba diciendo a mi madre que cuando fuera un gran actor la compraría una mansión. Fíjate dónde se habrá quedado eso.#Siempre me gustó el teatro de títeres, mis padres fueron los que me llevaron a ver a Karraskedo…

P.- ¿Y cuando dijo ‘mamá quiero ser cura’?

R.- Eso costó más. Lo solté una noche mientras cenábamos y cayó como un jarro de agua fría, pero ahora con el paso de los años mis padres me ven feliz y yo les veo que son felices porque yo lo soy, porque tener un hijo sacerdote es un regalo para toda la familia.

P.- ¿Intentaron desviarle del camino?

R.- Sí me pidieron que lo pensara, pero ahora están contentos.

P.- ¿Qué es más temible la ira de Belcebú o la de Karraskedo?

R.- Karraskedo es un tipo fabuloso, que por encima de todo quiere a los niños. La gente no lo conoce y en Burgos no se le ha valorado lo suficiente a pesar de su gran labor pedagógica y cultural. Ese legado no se ha respaldado ni cuidado. Es un genio. Yo le debo mucho, también como sacerdote, cuando estoy con los chavales, siento su influjo.

P.- ¿Cuándo salvará a la bruja Pirulí de acabar en la basura?

R.- La bruja Pirulí se salva todas las veces. Hoy actuamos y al día siguiente ya está dando la matraca. En nuestro teatro de títeres no acabamos con las personas. Sí intentamos terminar con el mal que hacen.

P.- ¿Se pone más nervioso cuando sale al púlpito o al escenario?

R.- No se trata de ponerse nervioso sino de valorar ante quien te enfrentas. Benedicto XVI decía que uno de los mayores milagros de la iglesia es el de sobrevivir cada domingo a miles de pésimas homilías y razón no le falta. Tanto una homilía como una obra de teatro hay que trabajarlas y pensarlas bien porque deben llevar un gran mensaje a un público que siempre merece tu respeto. La homilía debe mover el corazón, no el culo, porque es comprensible que veces los fieles piensen ‘cuando acabará este pesado de cura’.

P.- ¿Manda más el arzobispo o Gigantín?

R.- Cada uno en su ámbito. Pero Gigantín no manda, hace que el bien que todos llevamos dentro acabe triunfando y esa es también la tarea de un arzobispo. No tanto imponer a la fuerza sino guiar una diócesis por la senda que debe llevar.

P.- Así en el cielo como en la tierra, se sentará a la derecha o a la izquierda…

R.- No sé qué intentas preguntar. Siempre cuanto más cerca de Dios, mejor.

P.- ¿A la derecha o a la izquierda?

R.- ¡Arriba! ¿Usted padre es de derechas o de izquierdas? Yo de arriba.

P.- ¿Una palabra de quién bastará para sanarle de cualquier mal?

R.- De Jesús, sin duda.

P.- No se quita nunca el alzacuellos…

R.- Sí, cuando hago títeres.

P.- ¿Quién no sería digno de entrar en su casa?

R.- Hay que tener las puertas abiertas para todos.

P.- A Dios pone de testigo de qué.

R.- De que quiero ser mejor cada día.

P.- ¿Lo consigue?

R.- Todas las noches suspendo el examen de conciencia, siempre hay algo que mejorar.

P.- ¿Qué pecado no perdonaría?

R.- En general nos cuesta perdonar, pero hay que hacer el esfuerzo, si Dios puede…

P.- ¿Un secreto inconfesable?

R.- No tengo.

P.- Y de penitencia…

R.- ¿Tan pesado te he parecido?

Publicado en El Correo de Burgos (LA ESPUELA) 24-1-2016

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Entrevista al sacerdote Álvaro Tajadura, delegado diocesano de medios de comunicación del arzobispado de Burgos, 10.0 out of 10 based on 3 ratings
Print Friendly, PDF & Email