Entrevista al rector del Santuario de Montilla
San Juan de Ávila, doctor de la Iglesia

Entrevista al rector del Santuario de Montilla, José Almedina donde está enterrado San Juan de Ávila

«Encontrarse con san Juan de Ávila, es quedarse con el sabor de Dios» 

Es el «Apóstol de Andalucía» y pronto se le conocerá como Doctor de la Iglesia, «San Juan de Ávila fue muy polifacético como sacerdote y todos los sacerdotes nos podemos sentir identificados con él y llamados a imitarlo», son las palabras del rector del Santuario de San Juan de Ávila en Montilla, José Almedina Polonio (Montilla, Córdoba 1981), que está preparando con entusiasmo e ilusión uno de los acontecimientos más importantes de este año para la Iglesia. Nos explica algunas de las muchas facetas pastorales de este hombre del siglo XVI del que se dice que «quien entraba en contacto con él, quedaba con el sabor de Dios»

–¿Qué significa para la Iglesia el Doctorado de San Juan de Ávila?

–Supone, en primer lugar, que el Papa nos lo ofrece como modelo y que eleva su doctrina para que sea admirada, conocida, leída y meditada por todas las personas del mundo. San Juan de Ávila y su doctrina adquieren un carácter universal. Hasta ahora era más conocido en España, especialmente entre los sacerdotes, pues es patrón del clero secular español. Y ahora el Papa, con esta propuesta, lo está presentando ante el mundo y ante todos los estados de vida dentro de la Iglesia.

–¿Y para la Iglesia de Andalucía, en concreto?

–Va a ser un acontecimiento muy importante. Por ejemplo, la reunión de los Obispos del Sur nació a los pies de san Juan de Ávila, en el Santuario de Montilla. Allí tuvo lugar la primera reunión constitutiva. Desde entonces, la Iglesia en Andalucía ha tenido una unidad. Además se le conoce como Apóstol de Andalucía, pues evangelizó y recorrió todas nuestras tierras, fundó instituciones de enseñanza, el germen de lo que serían los primeros seminarios en nuestra tierra… San Juan de Ávila esparció la semilla de la Palabra de Dios. Es justo que se lo reconozcamos y se lo agradezcamos, pero sobre todo, que sigamos aprendiendo de él, que lo tengamos como intercesor y como modelo.

–Patrón del clero español, ¿qué le dice a los sacerdotes de hoy?

–Nos dice a todos los sacerdotes que lo más importante es Cristo, es la fe, y que de ahí brota todo. Su experiencia partió de estar con el Señor y vivir todos los acontecimientos de su vida desde la fe. Después sintió la llamada para vivir en la Iglesia ejerciendo el ministerio sacerdotal y se preparó con mucha conciencia. Su único interés fue siempre servir a Cristo en la Iglesia, y lo hizo con muchísima disponibilidad, fuego de amor, ardor. La oración y la vida espiritual fueron el centro y sustento de todo su ministerio. Fue un gran predicador, por tanto evangelizador. Supo llevar la Palabra de Dios a todos, adaptándola al lenguaje que cada uno podía comprender. Supo aconsejar y escuchar. También es para nosotros un modelo de Pastoral Educativa. Le dio un valor a la enseñanza no sólo como una forma de adquirir conocimientos, sino como un forjar corazones, a través de la cultura y de la formación. Una pastoral social y de caridad, pues supo ver en cada pobre a Jesucristo. San Juan de Ávila es muy polifacético como sacerdote y todos los sacerdotes nos podemos sentir identificados con él y llamados a imitarlo.

–¿Y a los seglares? En Málaga existe un movimiento de apostolado familiar que lo tiene como patrón.

–A los seglares les sigue diciendo lo que les decía en su época. Su libro “Audi Filia” está escrito para seglares. Es un tratado de la vida espiritual para seglares. Fueron objeto de su atención siempre. Decía que detrás de cada sacerdote veía miles de almas. Y él supo ayudar a todos en todos los estados de vida, aconsejando, en cualquier circunstancia, con un sentido muy práctico. Mostrando que Jesucristo quiere también ser el centro de sus vidas y de sus familias. San Juan de Ávila nos enseña que la fe no es un cajón más, un apartado más de las muchas tareas que tenemos, sino que la fe y el amor de Jesucristo son el centro de la vida cristiana.

–Desde el Centro Diocesano San Juan de Ávila, en Montilla, estáis organizando actos para que el futuro Doctor de la Iglesia sea conocido mejor, ¿cuáles son estas iniciativas?

–Estamos poniendo en marcha varias iniciativas para que sea conocido por todos los cristianos, y también por los no creyentes que estén interesados en descubrir a este personaje tan importante de la España del siglo XVI. Además de fomentar las peregrinaciones al Santuario de Montilla, se ha creado una Ruta Avilista para conocer los lugares que guardan su memoria, a la vez que se puede profundizar en su espiritualidad y en su forma de ver la vida. En el Santuario se puede visitar su sepulcro, donde se guardan sus restos, y una hospedería que se ha creado para que puedan ir sacerdotes, religiosos y laicos a pasar unos días de oración, de estudio y de convivencia. Por otra parte, San Juan de Ávila también saldrá a la calle. Se ha hecho un relicario con su corazón incorrupto y otras reliquias, que está peregrinando por aquellas diócesis, parroquias e instituciones que lo soliciten. Desde este Centro se organiza la peregrinación de las reliquias, catequesis, encuentros, vigilias de oración y todo tipo de actos que pueden ayudar a difundir su mensaje.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email