Sin categoría

Entrevista al patriarca Twal: “Los cristianos de Tierra Santa existimos, pero hemos perdido nuestra influencia”

En una entrevista exclusiva con Zenit en Amman (Jordania), el Patriarca emérito de Jerusalén, residente en Jordania, comentó el dato.

El Papa Francisco visitó Jordania, sede del bautismo de Jesús, en 2014, durante el viaje a Tierra Santa. Lo hizo siguiendo los pasos de Benedicto XVI (2009) y de San Juan Pablo II (2000). Jordania, con una amplia mayoría islámica, donde los católicos representan menos del 1% de la población, tiene la reputación de ser un país pacífico y tolerante en Oriente Medio.

En esta entrevista, el patriarca Twal habla de la muy pequeña presencia que aún existe en Tierra Santa, y mientras agradece a los cristianos que todavía están allí, se lamenta: “Creo que ya no tenemos influencia en la política internacional”.

Lamentando la reducida presencia cristiana en el gobierno, señala: “Ellos tienen su propia agenda y nosotros no figuramos en ella. Su existencia o inexistencia no importa a la política internacional”.

También menciona el documento del Papa sobre la Fraternidad Humana, firmado junto con el Gran Imán de Al Azhar Al Tayyeb el 4 de febrero de 2019, en Abu Dhabi, durante el primer viaje de un papa a la Península Arábiga, el gesto histórico de los presidentes de Israel y Palestina de plantar un árbol para la paz en los Jardines del Vaticano, y la conferencia internacional que tuvo lugar en Amman.

La conferencia internacional “Los medios de comunicación y su papel en la defensa de la verdad”, que reflexiona sobre el diálogo entre las religiones y los pueblos de Oriente Medio, tuvo lugar en la capital jordana del 18 al 20 de junio de 2019.

La reunión ha sido promovida por el Consejo de Patriarcas Católicos del Este, el Centro Católico de Estudios y Medios de Comunicación de Jordania, con la colaboración de la Plataforma para el Diálogo y la Cooperación entre Líderes Religiosos e Instituciones del Mundo Árabe” y la Oficina Jordana de Turismo.

Deborah Castellano Lubov, corresponsal de Zenit en el Vaticano, ha estado en Amman para hablar en la conferencia sobre “Medios de comunicación y verdad: ¿cuál es la relación?”

Sigue la entrevista realizada por Castellano al Patriarca Emérito de Jerusalén, residente en Jordania:

***

ZENIT: Su Beatitud, ¿por qué está aquí hoy?

Patriarca Twal: Bueno, sólo estoy invitado a escuchar y seguir este evento que aprecio mucho, mucho, porque la comunicación es realmente importante. Estamos en Jordania, pero creo que estamos con una perspectiva muy abierta hacia el mundo. Jordania es un punto central de Oriente Medio. Y el encuentro, en sí mismo, es muy común. Conocemos los desafíos contra este acontecimiento, contra esta comunicación, contra los medios de comunicación. Los medios de comunicación deben utilizarse en beneficio de la población.

Una pregunta se refiere a la libertad de comunicación. Este es el punto. Creo que a cada gobierno le interesa tener al periodista, tener el periodismo, bajo su protección, al servicio del régimen, más que al servicio de la verdad o de la realidad. Este es el gran reto, de si somos totalmente libres o si hay intereses especiales.

ZENIT: ¿Cuál diría usted que es la situación de la prensa en Tierra Santa? ¿Es justa, o hay intereses por parte de alguien?

Patriarca Twal: No, no lo he experimentado cuando cumplía mi mandato, cuando teníamos periodistas que hacían entrevistas en el Patriarcado de Jerusalén. Lo que solía contar era realmente nuestra vida diaria. Lo que solía escuchar era: “No sé si podré publicar lo que estás diciendo ahora”, como diciendo que podría ser corregido, editado o modificado. Tengo esa experiencia personal. Es triste, pero esta es la realidad. Eran periodistas de todo el mundo, incluso de Italia y Alemania. Ellos entendieron la sensibilidad relacionada con Israel y la Tierra Santa. Sin embargo, solían calificar: “No sé si podré publicar todo lo que dices…”.

ZENIT: ¿Cuál es la importancia de que el “Código de Ética de los Medios de Comunicación”, de diez puntos, sea aprobado en esta conferencia sobre medios de comunucación en Amman?

Patriarca Twal: No estoy seguro de que podamos poner esto en práctica porque después de muchos, muchos años con este control de nuestra libertad, no podemos, con un trozo de papel, cambiar toda la situación. Necesitamos otros equipos y educación. Necesitamos mucha más educación y más independencia, también independencia económica, para ver la verdad. Hay numerosos elementos que no lo hacen fácil. Es bueno empezar. Esperamos y hacemos todo lo posible. Debemos trabajar con las escuelas, las universidades, con las instituciones, lo que no es tan fácil. Es escribir mi nombre en un código, pero no es fácil cambiar una atmósfera entera.

ZENIT: ¿Cuál es la situación actual de los cristianos en Tierra Santa?

Patriarca Twal: Bueno, estamos a menos del 2 por ciento, 1 por ciento. Creo que ya no tenemos influencia en la política internacional. Es estupendo que podamos existir y seguir viviendo en Tierra Santa, ser un elemento pequeño, sal, sal para la sociedad, sal para la tierra, pero ya no tenemos tanta influencia que antes. En cualquier gobierno, nuestra presencia es tan reducida. No podemos cambiar [la política].

ZENIT: Teniendo en cuenta a todos los cristianos que han tenido que huir de Oriente Medio, la supervivencia de las raíces cristianas de la región está realmente en peligro. ¿Cómo se puede detener este fenómeno?

Patriarca Twal: Es muy fácil. Necesitamos paz. Si lo hacemos, si tenemos paz, ellos se quedarán. Mientras no haya paz, huyen. Tienen miedo. Se van. La cuestión es también que esta cuestión de la salida de los cristianos de Tierra Santa no interesa a la política internacional. Tienen sus propios intereses y nosotros no figuramos en ellos. Nuestra existencia o inexistencia no importa a la política internacional. Siguen sus agendas políticas, y dependiendo de cómo vaya eso, podemos ser víctimas, o no serlo. No significamos mucho para ellos. Tenemos hasta ahora, gracias a Dios, un pueblo cristiano, familias cristianas, pero ya no tenemos un gobierno cristiano. Lo que tenemos es un gobierno, pero no un gobierno cristiano, un gobierno judío. Ya no es un gobierno cristiano. ¿Gente? Sí, todavía tenemos gente. (Todavía tenemos) buena gente, familias, grupos, asociaciones. Gracias a Dios. Pero este es el dilema de nuestra presencia aquí.

ZENIT: ¿Cuáles son las buenas noticias de los cristianos? ¿Qué es lo que la prensa no le dice a menudo que le gustaría compartir?

Patriarca Twal: Todavía tenemos algunas personas allí, viviendo allí. Ellos son testigos de que todavía estamos allí. Estoy seguro de que siempre estaremos allí. Estoy seguro que recordamos las palabras del Señor cuando dijo: “No os preocupéis, a pesar de todo, nunca os dejaré solos, amigos míos”. Estoy contigo todo el tiempo. Así que esta cuestión de la fe está ahí. Por lo tanto, este es nuestro apoyo, nuestra oración y nuestro valor para permanecer y trabajar, a pesar de todo lo demás. Sepa que no estamos solos en esta misión. Alguien –dice mirando hacia arriba– está con nosotros.

ZENIT: En esta conferencia, se han enfocado mucho en los medios de comunicación y en la verdad. En el contexto del diálogo interreligioso, cuando se habla de la verdad, con el Islam, ¿es correcto y apropiado hablar de toda la verdad o es necesario ser más diplomático? 

Patriarca Twal: Me alegró mucho ver a algunos periodistas que estaban aquí hablando, y lo conscientes que están de la situación. También son conscientes de que cada gobierno, cada régimen, está interesado en tenerlos bajo su control. Son conscientes de todo esto. Me alegró oírles hablar de la verdadera situación y decir la verdad.

Cada verdad es un poco relativa para los gobiernos y para nosotros. Conozco al gobierno, al régimen, incluso cuando era patriarca, siempre quisieron que estuviera de su lado, todo el tiempo. Es verdad que no toda la verdad es buena para decir, dependiendo de su público, y de quién recibirá esta verdad. Aquí, a veces, la verdad no siempre se utiliza en beneficio de la gente. Es muy, muy importante, pero muy, muy complejo al mismo tiempo. Pero confiamos en ustedes, periodistas, para que digan lo más posible, para que digan la verdad, para que ayuden a la gente, para que acentúen la verdad, incluso cuando a veces la verdad les hace sufrir.

ZENIT: El Documento de Abu Dhabi, al que muchos se refieren, sobre la Fraternidad Humana, ¿lo consideraba un paso adelante o no?

Patriarca Twal: Es bueno, pero es entre líderes. Para nuestro público, en la calle, en el pueblo, la gente sencilla, está muy lejos esta pregunta. Muy lejos… Los cristianos hemos vivido con el pueblo musulmán desde los primeros siglos sin este documento, no lo necesitamos.

ZENIT: Última pregunta. Han pasado casi cinco años desde la plantación del árbol en los jardines del Vaticano con los Presidentes de Israel y Palestina, en un gesto histórico de paz. ¿Cuál es el impacto de ese momento, cinco años después?

Patriarca Twal: Bueno, yo asistí a esta ceremonia. Salimos de Jerusalén cuando el Papa no pudo reunir a los presidentes en Jerusalén ni en Belén. Dijo: “Lo haremos en el Vaticano”. Por lo tanto, fuimos a los jardines, y ellos plantaron este pequeño árbol. El árbol, creo que sigue creciendo, gracias a Dios, pero no el proyecto en sí mismo, no las personas. Está en el pasado.

ZENIT: ¿Hay algún llamamiento que le gustaría hacer?

Patriarca Twal: A no perder la esperanza. Nos mantenemos en esta esperanza. El árbol está creciendo en el Vaticano, pero la gente y los proyectos ya están en el pasado.

Patriarca Fouad Twal. Wikimedia Commons – Medialpj
ZENIT, 24 de junio de 2019

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.