Internacional

Entrevista al obispo sirio Raimond Girgis

Entrevista al obispo sirio Raimond Girgis: “Sé lo que significa la guerra, el miedo a morir, lo experimenté todo en persona”

El superior del Memorial san Pablo de Damasco hace un llamamiento hablando con zenit en Amman, Jordania

“Sé lo que significa la guerra, el susto, el miedo a morir, lo experimenté todo en persona”, dice el padre Raimond Girgis, franciscano, superior del Memorial de san Pablo en Damasco. “Mi iglesia fue cinco veces el blanco de ataques de mortero”, agrega.

Esta entrevista, concedida a la corresponsal de zenit en el Vaticano, Deborah Castellano Lubov, en Jordania, “es un testimonio dramático de cómo la comunidad católica siria ha pasado por ocho años de guerra civil, que todavía no ha terminado”. Los cristianos en Siria hoy en día son menos de la mitad con respecto a 2011. Sin embargo, en medio de la increíble devastación resultante del conflicto, “muchos musulmanes nos dicen: ‘ahora sabemos quiénes son ustedes los cristianos, qué es la caridad cristiana’”, continúa el padre Raimond.

El Memorial se levanta en el lugar donde, según la tradición, Saulo de Tarso, más tarde bautizado como Pablo, fariseo y ciudadano romano, golpeado, cayó de su caballo y se convirtió de perseguidor de las primeras comunidades cristianas de Palestina a Apóstol de la Resurrección de Cristo fuera de Tierra Santa, hasta Roma, donde fue decapitado.

Según el padre Raimond, hoy es posible visitar Siria desde el extranjero con tranquilidad, para conocer la realidad del país y de la Iglesia local en particular. “Necesitamos su apoyo material y moral”, exhorta.

La conferencia internacional “Los medios de comunicación y su papel en la defensa de la verdad”, que reflexionó sobre el diálogo entre las religiones y los pueblos de Oriente Medio, tuvo lugar en la capital jordana del 18 al 20 de junio de 2019. La reunión fue promovida por el Consejo de Patriarcas Católicos del Este, el Centro Católico de Estudios y Medios de Comunicación de Jordania, con la colaboración de la Plataforma para el Diálogo y la Cooperación entre Líderes Religiosos e Instituciones del Mundo Árabe” y la Oficina Jordana de Turismo.

Deborah Lubov, de zenit, estuvo en Amman para hablar en la conferencia sobre “Los medios de comunicación y la verdad: ¿cuál es la relación?”. A continuación, ofrecemos la entrevista exclusiva de zenit con el líder religioso sirio realizada en Amman:

***

zenit: Padre Raimond, ¿cuál es la situación de la Iglesia Católica en Siria hoy, después de tantos años de guerra?

Padre Raimond: Yo diría que hay aspectos positivos y negativos. Si queremos empezar con lo positivo, diré que la Iglesia siempre ha estado cerca del pueblo cristiano. Bueno, hoy también está mucho más cerca de los musulmanes.

zenit: ¿Cómo sucedió esto?

Padre Raimond: En estos años de guerra, la Iglesia ha sabido mostrar el rostro de la caridad. Ella ha testimoniado con gran fuerza el amor de Dios por los pobres, por todos los pobres, sin hacer distinciones entre cristianos y musulmanes. La Iglesia Católica ha visto en cada uno de ellos a un hombre que sufre los dolores de la guerra. Añadiré, sin embargo, que todas las Iglesias cristianas han dado testimonio de caridad, especialmente los Institutos de vida consagrada, tanto masculinos como femeninos, que siempre han permanecido cerca de la población que sufre.

zenit: ¿Esto no sucedió antes de la guerra?

Padre Raimond: Ya antes de la guerra, la Iglesia practicaba la caridad, pero era algo más “normal”, diría yo, más “ordinario”. Hoy hay servicios que los propios musulmanes solicitan por iniciativa propia, agradeciéndonos con una sonrisa. Fueron ellos, los musulmanes, los que a menudo nos decían “ahora sabemos lo que es la caridad cristiana; ahora sabemos quiénes sois los cristianos”. Se trata sin duda de un acontecimiento positivo, ya que hoy estamos más cerca de todo el pueblo sirio, sin distinciones, con especial atención a los niños.

zenit: ¿Y el aspecto negativo al que se refería?

Padre Raimond: El aspecto más negativo de la situación actual es sin duda la disminución, en términos de número, de la presencia cristiana en el país.

zenit: ¿Qué son estos números hoy en día?

Padre Raimond: Antes de que estallara la guerra, había cerca de dos millones de cristianos en Siria, que hoy en día se han convertido en aproximadamente 900.000. La vida de las familias es ahora menos estable, llena de problemas: jóvenes que se van; ancianos que se quedan solos en su casa, sin nadie que los ayude… Desde el punto de vista de las familias, ahora hay muchos aspectos negativos. La guerra siempre causa negatividad, nunca positividad; la guerra tampoco da paz. La paz nunca es fruto de la guerra. Para nosotros, cristianos, estos nueve años han sido un tiempo de dolor, de sufrimiento, de persecución. Gracias a Dios, sin embargo, no han faltado bienhechores europeos, que se han quedado a nuestro lado: italianos, alemanes, franceses, que nos han proporcionado ayuda material para construir casas, escuelas, gracias a las donaciones de mucha gente buena que quiere la paz. Esto, aunque es una desgracia, es otro lado positivo. Hoy en día, los europeos están más cerca de los sirios.

zenit: ¿La emigración ha diezmado sus comunidades?

Padre Raimond: Yo digo que es una herida que de hecho no sabemos cómo curar.

zenit: ¿Cómo se puede frenar este fenómeno?

Padre Raimond: Lo que podemos hacer hoy, como Iglesia, es animar a que vuelvan a los que se han ido de Siria. Sin embargo, es obvio que la decisión debe ser tomada en las familias. No podemos sustituirlos, sino sólo animarlos a que se queden aquí para trabajar en la reconstrucción de Siria. Desafortunadamente, hay muchas circunstancias que llevan a la gente a ir al extranjero, comenzando con la actual crisis económica. De hecho, algunos nos han dicho “si me hubiera ido antes, en lugar de quedarme, habría sido mejor”. ¡Y duele oír a alguien decir esto!

zenit: ¿Y qué más se podría haber hecho?

Padre Raimond: Como Iglesia, ciertamente no podemos tomar el lugar del Estado: Repito, sólo podemos animar y quedarnos aquí, hacer entender la importancia de no abandonar Siria ahora y proporcionar la ayuda material que podamos proporcionar. Nuestro carisma como franciscanos es precisamente estar al lado de la gente, asegurarles medios para vivir. Nos dirigimos al mundo entero para obtener ayuda que les dé la posibilidad de quedarse. Sin embargo, la decisión final es de ellos.

zenit: ¿Es esto también cierto para los jóvenes?

Padre Raimond: Tenemos muchos estudiantes universitarios que, una vez terminados sus estudios, deciden marcharse, y eso no es bueno. Por lo tanto, doy las gracias a mis superiores, las autoridades eclesiásticas de Siria, que se comprometen a hacer comprender a estos jóvenes el sentido de nuestra presencia cristiana, animándoles, apoyando un pequeño proyecto de trabajo personal…

zenit: Antes ha hablado de los niños…

Padre Raimond: Los niños son nuestro futuro, pero habiendo nacido y crecido en estos años de guerra, muchos han sentido miedo, han sufrido serios traumas psicológicos… Por lo tanto, hemos iniciado un proyecto de apoyo psicológico para ellos, del que durante tres años los niños musulmanes se han beneficiado más que los cristianos.

Además, en mi convento recibimos a los enfermos; damos atención gratuita a los enfermos de cáncer y diabetes. Hemos instituido una escuela de música, para enseñar a los niños a tocar un instrumento…

zenit: ¿Cómo es la vida de las parroquias católicas franciscanas en Siria?

Padre Raimond: Tenemos siete parroquias en Siria, todos católicos latinos en Siria, excepto los extranjeros, hay 8.000 familias. Tenemos un vicario apostólico franciscano, monseñor Abou Khazen de Alepo. En la parroquia Bab Touma de Damasco tenemos 400 jóvenes en el centro catequístico, 300 scouts, 23 miembros del coro, 50 jóvenes universitarios….. Os he dado el ejemplo de una sola parroquia, para que veáis lo mucho que la Iglesia trabaja con los jóvenes, ¡porque son el futuro!

zenit: ¿La guerra sigue causando miedo?

Padre Raimond: Si vienes a Damasco, encontrarás una ciudad segura y tranquila. Sin embargo, aún no se ha tomado la decisión de poner fin a la guerra.

zenit: ¿Cuáles son las perspectivas de futuro de la convivencia entre cristianos y musulmanes?

Padre Raimond: Nunca hemos tenido dificultades para vivir con los musulmanes ni, viceversa, ellos con nosotros. En las 14 provincias sirias cristianos y musulmanes viven juntos, en el mismo edificio, en la misma oficina, en la misma escuela… Para nosotros la convivencia ha sido siempre la normalidad de la vida, sin oposición. Se habló de una guerra civil entre cristianos y musulmanes, ¡pero esto no es cierto!

Te daré otro ejemplo. En Alepo, la mayoría de los habitantes –el 80%– son sunitas. Cuando la ciudad fue golpeada por la guerra, los sunitas se refugiaron en la zona de Latachia, otra provincia, frente al Mediterráneo, donde la mayoría de la población –el 70%– es, en cambio, alawita. Bien, ¿cómo es posible hablar de una guerra de religión si los sunitas se refugiaron de hecho con los alawitas?

zenit: En conclusión, ¿qué llamamiento le gustaría hacer a los que nos leen?

Padre Raimond: Que vengan a visitar Damasco, Alepo, Latachia, para conocer Siria y darnos valor. Como vicario del obispo, les aseguro que es posible viajar por Siria con toda tranquilidad. Encontrará familias musulmanas, cristianas, sunitas, alawitas, drusas que viven una al lado de la otra. Hoy en día, en todas las provincias sirias, excepto en Idlib –zona que sigue bajo el control de los terroristas–, las personas conviven tranquilamente, ya sean cristianos o musulmanes, y lo que piden para su vida es paz, estabilidad y trabajo.

Deborah Castellano Lubov
(ZENIT – 9 julio 2019).-
Foto de archivo

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.