Cristianos perseguidos Especiales Ecclesia

Entrevista a monseñor Rabban al Qas, Obispo Católico Caldeo de Amadiya y Zakho

La Fundación EUK Mamie – HM Televisión ha entrevistado en su serie “Tras la huellas del Nazareno” al Obispo que ha acogido en su diócesis a más de 80.000 iraquíes desplazados dentro de su propio país a causa de la persecución del ISIS. Mons. Rabban al Qas, Obispo Católico Caldeo de Amadiya y Zakho (norte del Kurdistán iraquí), nos habla sobre nuestros hermanos cristianos iraquíes y del ejemplo de fortaleza, alegría y esperanza que recibe cada día de ellos. 

Vídeo

Mons. Al Qas comienza describiendo a grandes rasgos, la historia de la Iglesia en el Kurdistán iraquí: “Podemos decir que la presencia de los cristianos en nuestra región viene directamente de la predicación de los apóstoles del Señor Jesús. Apóstoles como Addai, Mari y Santo Tomás vinieron aquí. (…) Proclamaron la buena noticia, después de la muerte y resurrección de Jesús”. Pero la paz de las comunidades cristianas en el Kurdistán, como ocurrió en todo el Mediterráneo, se vio turbada por la aparición del Islam: “Pero cuando los musulmanes vinieron, lo destrozaron todo”.

Nos habla de lo que ha supuesto en el país la llegada del ISIS, tras la caída de Saddam, la liberación de muchos prisioneros y la apertura de las fronteras que ha permitido la entrada a muchas personas que se han convertido en auténticos terroristas:“Irak se ha convertido en un centro de fuego, donde se mata. (…) Los cristianos se han visto obligados a abandonar la llanura de Nínive y han venido a las regiones del Kurdistán. Pero no es fácil proteger esta región. Muchos de los pershmerga, de los militares, muchos han muerto mártires”.  Y nos describe la situación actual del Kurdistán, que ha debido asumir a tantos miles de refugiados, muchos de ellos cristianos, pero no solo cristianos, dentro de un país asolado por la guerra: “Esta situación no es fácil: para comprar, para ayudar contra la crisis económica en Kurdistán, en Irak… Esto hace que los cristianos, los musulmanes, los árabes, tengan una vida muy difícil. (…) Por esta situación, Irak – todo el Irak – y también Kurdistán, corren peligro a causa de la guerra”.
Mons. Al Qas señala cómo ha sido la Iglesia Católica la primera en ponerse en marcha para ayudar a los refugiados, a todos los refugiados, no solo a sus propios fieles: “Enseguida el mundo, Europa… pero puedo decir, la primera de todos la Iglesia, porque ha sido el Santo Padre el que ha abierto las puertas para todos, y ha puesto en marcha la ayuda para todos. Yo hablo de cristianos, de religiosos, de obispos, de cardenales… que desde América, desde Europa, desde todo el mundo nos han ayudado”. Con todo, el Obispo se lamenta: “La situación es difícil: (…) Los refugiados cristianos sufren mucho en todo el mundo…”
El testimonio de fe de los cristianos iraquíes es verdaderamente admirable. El mismo Mons. Rabban al Qas, se siente lleno de admiración hacia ellos: “Tienen una gran fe para vivir esta situación. Nunca han olvidado su religión, su Jesús. Han dejado todas sus cosas y están contentos y llenos de esperanza”. Lo han perdido todo para no tener que renunciar a lo único importante: su fe en Dios. Y tratan de rehacer sus vidas, porque la vida tiene que continuar.

Mons. Rabban al Qas, concluye su testimonio con unas palabras cargadas de emoción: “Tenemos una situación de peligro. Tenemos una situación que no es normal. Tenemos miles de personas, a lo mejor millones, de cristianos, musulmanes, yazidíes… en una situación que no es normal: no hay libertad, hay guerra, falta dinero, falta sanidad, faltan tantas cosas… No es normal la vida de esta gente. No merecen vivir así. Necesitamos vuestras oraciones. No os olvidéis, esto es lo más importante”.

Ayudemos a nuestros hermanos cristianos difundiendo este mensaje de Mons. Rabban al Qas. Recemos por ellos y busquemos las maneras de poder hacerles llegar nuestra cercanía material y espiritual.


GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email