Portada » Internacional » Entrevista a monseñor Henao: reconstruyamos la sociedad sobre la base de la reconciliación
Internacional

Entrevista a monseñor Henao: reconstruyamos la sociedad sobre la base de la reconciliación

Entrevista a monseñor Henao: reconstruyamos la sociedad sobre la base de la reconciliación

Monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria, en una foto de archivo. – RV

El Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia, instancia de consulta del Gobierno colombiano para la política de paz y reconciliación, tiene como objetivo “el logro y mantenimiento de la paz, generar una cultura de reconciliación, tolerancia, convivencia y no estigmatización, y facilitar la colaboración armónica de las entidades y órganos del Estado, otorgando prioridad a las alternativas políticas de negociación del conflicto armado interno”. Este organismo eligió por votación interna a los 10 integrantes de su órgano ejecutivo denominado Comité Nacional en el viernes 3 de noviembre. Uno de los objetivos que tendrá será el de dinamizar la pedagogía del acuerdo de paz con las Farc. ¿Cómo se piensa llevar a cabo esta tarea? Se lo preguntamos a monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria, director del Secretariado Nacional de Pastoral Social Cáritas Colombiana y recientemente nombrado integrante del Comité Nacional de Paz.

El Consejo Nacional de paz tiene varias tareas. Recientemente el consejo fue reformado, y la reforma se hizo buscando adaptarlo a las decisiones tomadas en el acuerdo en el fin del conflicto con las FARC.

En ese sentido, se convirtió en el Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia, y tiene que ayudar al Estado a desarrollar la política pública de reconciliación y convivencia. Una de las tareas, tal vez la más importante de todas, es comprometerse con esa política pública, que será una decisión del Estado colombiano como tal – no del gobierno sino del Estado colombiano- para que en el futuro haya un clima de reconciliación en el país.

Dentro de esa tarea hay tareas muy importantes anexas. Una tiene que ver con la pedagogía de la paz, es la pedagogía de dar a conocer los acuerdos, difundirlos de manera adecuada y para ello hay una subcomisión que trabajará en niveles regionales, para que la gente tenga mayor conocimiento de los contenidos de los acuerdos.

Por otra parte hay una Comisión de Paz territorial, que tendrá que revisar muy detenidamente el impacto en los territorios de los procesos y sobre todo los mecanismos que han sido creados para garantizar el cumplimiento de los acuerdos, y también hay alguna comisión que está encargada de la parte que tiene que ver con lo legislativo mismo.

El Consejo tiene múltiples tareas y están representados así los distintos sectores y organizaciones de la sociedad colombiana: es un organismo pluralista y complejo.

Se ha cumplido el primer mes de trabajo conjunto de veeduría y verificación del cese al fuego bilateral entre el Gobierno de Colombia y el ELN, por parte de la Misión de Verificación de la ONU en Colombia y la Conferencia Episcopal del país. ¿Cuál es el punto de la situación?

En la mesa de negociaciones que se desarrolló en Quito con el ELN, se tomó la decisión de tener un mecanismo de verificación y monitoreo, en donde la verificación las hacen las Naciones Unidas, porque es un trabajo muy técnico, sobre violaciones al fuego y hechos que puedan desestabilizar el proceso, mientras que a la Conferencia episcopal se le dio la tarea de hacer el monitoreo y el acompañamiento desde las comunidades, a ese proceso.

Para ello se han creado en 20 diócesis del país, comités especiales, que son los que hacen el seguimiento a la implementación de estas medidas y al desarrollo del cese al fuego. Esos comités están presididos por el obispo diocesano y se componen por un grupo de personas, sacerdotes y laicos, que tienen conocimiento, que están comprometidas y que puedan también visitar las comunidades.

Con ello se trata de fortalecer el papel de las comunidades dentro del proceso y garantizar que ellas van a tener una posibilidad de que sus reclamos y aspiraciones lleguen a Naciones Unidas, y de allí pasen a la mesa de negociación de Quito. Es una tarea novedosa la que se le dado a la Conferencia Episcopal, la cual hasta ahora se está desarrollando.

En general el cese al fuego ha funcionado bastante bien. Tenemos dificultades en el departamento del Chocó, que queda en la costa pacífica colombiana, en donde hubo un asesinato de un líder indígena muy importante y reconocido, y de otra persona. Entonces, en este momento lo que se impone es avanzar en estas conversaciones para asegurar que estos hechos no se repitan más.

El ELN reconoció su responsabilidad y se están afinando las conversaciones también entre miembros de la Conferencia Episcopal, donde hay un consejo especial que hace seguimiento a este deber y los miembros de la guerrilla.

Los Obispos católicos de Colombia se reunieron en una Asamblea Plenaria Extraordinaria para profundizar en el mensaje de fe y esperanza que llevó el Obispo de Roma a su país. “No nos podemos quedar parados”: así se tituló el mensaje de la CEC al pueblo de Dios al concluir la Plenaria. ¿Cuán importante es promover la cultura de la paz con obras e iniciativas concretas para llevar adelante este proceso de paz?

La Asamblea del Episcopado realmente es un momento muy importante para profundizar en los mensajes que el Papa nos dejó. Es decir, para profundizar en toda la enseñanza muy rica que el Santo Padre nos dejó en temas tan cruciales como la reconciliación, las causas de la violencia de Colombia, para avanzar hacia un país reconciliado y en paz, con justicia social.

Al final de la Asamblea hubo un comunicado de los obispos en donde llamaron la atención sobre los puntos más sensibles que tenemos hoy en la sociedad colombiana, muchos de ellos relacionados con las violencias que tenemos actualmente, que vienen de distintos grupos ilegales, pero también problemas muy graves como la corrupción, que tiene enormes desafíos.

Ha sido una asamblea muy rica en las posiciones, también han lanzado llamados a la sociedad colombiana para que seamos capaces de llevar a la práctica lo que el Papa nos ha dejado, y así realmente reconstruir la sociedad sobre la base de los principios de la reconciliación, recordando que ella está fundamentada en la verdad, la misericordia y la justicia, los grandes pilares de este gran proceso de reconciliación.

De Griselda Mutual

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email