Entrevista a monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero, obispo auxiliar de Medellín y secretario general de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC)
Internacional

Entrevista a monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero, obispo auxiliar de Medellín y secretario general de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC)

Entrevista a monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero, obispo auxiliar de Medellín y secretario general de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC)

Colombia entera está inmersa en un proceso electoral que la llevará a decidir quiénes serán sus nuevos representantes en el Congreso así como quién será su nuevo presidente. El 11 de marzo se realizarán las elecciones legislativas que colocarán a 102 senadores en el Senado de la República y a 166 representantes en la Cámara de Representantes.

 Más adelante el 27 de mayo los colombianos volverán a las urnas para elegir a un nuevo Jefe de Estado.

En este contexto los obispos de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) fueron los primeros en alentar la participación responsable y ética de los colombianos en todas las etapas del proceso electoral, “derrotemos la indiferencia y comprometámonos” indicaron en su mensaje denominado: “Construir juntos un país que sea patria y casa para todos”.

Para monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero,  secretario general de la CEC, las elecciones del presente año se desarrollan en un momento definitivo y trascendental para el proceso histórico del país, “encontramos que hay muy buenas posibilidades de hacer un proceso serio que realmente nos deje gobernantes que necesitamos en este momento en Colombia o también que el proceso electoral puede tomar vías contrarias a esas necesidades” nos dice.

En medio de las actividades que los candidatos sostienen en las plazas y lugares más representativos a lo largo y ancho del territorio nacional en busca del voto, las propuestas, la propaganda y el debate se mudan también de las calles a las redes sociales, en este sentido el también obispo auxiliar de Medellín anota “…particularmente encontramos un fuerte riesgo de polarización de que las campañas se conviertan en mutuas acusaciones y que se vayan a los extremos, cosa que no conviene en este momento cuando lo que necesitamos es un proyecto común de país”.

La historia de las elecciones en uno de los países más grandes de la Comunidad Andina está marcada por un alto ausentismo en las urnas, la última vez sólo el 40% de los ciudadanos habilitados para participar acudieron a depositar su voto. De aquí que los obispos hayan invitado a todos los hombres y mujeres de buena voluntad a reflexionar sobre su participación en la vida democrática del país, ejerciendo su derecho al voto. Consultado sobre si en esta ocasión la participación tendría novedades, monseñor Elkin Álvarez apunta a que en estas elecciones podría ser diferente, “creemos y por eso nos anticipamos a enviar un mensaje con palabras claras”, “buscamos ante todo promover el voto joven” nos comenta y precisa que esta invitación especial a los jóvenes se viene realizando desde la Conferencia Episcopal y a través de las diócesis.

“Colombia necesita ser gobernada por personas íntegras, honestas, dignas, competentes, capaces de vencer la corrupción y la violencia, que se preocupen por la salvaguarda de la casa común”, indicaron los obispos en su mensaje a razón de estas elecciones llamando a los colombianos a elegir “a quienes quieran afrontar las situaciones de injusticia, enfermedad, drogadicción, desempleo y falta de oportunidades que está padeciendo el país en las ciudades y en los campos”. “Nosotros hemos señalado unos problemas que nos parecen nucleares en la realidad colombiana y que si no los abordamos, no los enfrentamos con perspectiva del bien común, tarde o temprano generarán más problemas para vida del pueblo”, precisa monseñor Álvarez Botero en diálogo con ECCLESIA y destaca –de las propuestas de los candidatos- que se han puesto en el centro del debate pre electoral temas verdaderamente importantes para la vida del pueblo colombiano pero también advierte que se notan posiciones muy encontradas en torno a temas fundamentales del camino de Colombia -como la reconciliación y la paz-. “Esperamos que se puedan proponer de manera que el pueblo tenga la verdadera posibilidad de enterarse y de decidir. Ojalá que se continúe también trayendo al debate electoral aquellas realidades que realmente necesita discernir el país en este momento” expresa.

Tras el Acuerdo de Paz firmado con las FARC, el desarme y el acuerdo de paz con el ELN es uno de los frentes abiertos de la sociedad colombiana. Para el obispo entrevistado este es un tema que va estar en primera plana en todo el debate electoral. “(…) hay partidos que rechazan de plano cualquier intento de negociación con la guerrilla del ELN, mientras que otros exigen que se pongan condiciones antes de continuar el diálogo”, nos trasmite y deja claro que en medio de este panorama los obispos insisten en la vía del diálogo. Guerrilla y Gobierno “deben mostrar la verdadera disposición de escuchar el clamor del pueblo colombiano de parar las acciones violentas -que dañan finalmente a los más pobres y necesitados- y encontrar caminos para poder concertar cosas, para poder realmente solucionar el conflicto armado” apunta.

El acompañamiento de la Iglesia en el proceso de paz en Colombia no es nuevo además de su papel mediador en los momentos de conflicto. “La Iglesia acompaña los intentos de diálogo, se ha convertido de alguna manera en la que siempre anima a buscar la salida negociada y esperamos que finalmente se pueda tener pronto”, nos dice monseñor Elkin Álvarez subrayando que el cese a la violencia es vital si se quiere alentar la confianza entre las partes y detener el sufrimiento de la población.

Así las cosas, los obispos colombianos esperan que los católicos participen en la construcción integral de la nación, que oren mucho por el buen fruto del proceso electoral “esto lo hemos invitado reiteradamente para que no haya violencia, para que el ejercicio democrático sea en paz”, nos recuerda el secretario general de la CEC y va más allá “buscamos coherencia en las opciones, que los fieles católicos piensen en cuanto creen y siguen para poder hacer una elección de un candidato”. También “pedimos que el voto sea consciente, responsable y libre” nos recuerda el obispo colombiano y con gran esperanza agrega “que nosotros acudamos a las urnas, al ejercicio de la democracia sabiendo que es una participación en el derrotero, en el itinerario de vida de una nación”, “porque somos cristianos y al mismo tiempo ciudadanos y debemos impregnar de nuestra fe todas las dimensiones de nuestra vida”, finaliza.

Maria Elena Rojas Orellana

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email