Internacional

Entrevista a monseñor Dario Viganò: “El cine puede poner en los corazones la inquietud saludable de la búsqueda de significado”

Entrevista a monseñor Dario Viganò: “El cine puede poner en los corazones la inquietud saludable de la búsqueda de significado”

El Prefecto de la Secretaría de Comunicación del Vaticano se encuentra en México para participar en las celebraciones del 20 ° aniversario de la Cátedra de Arte Sacro de la Universidad de Monterrey, sobre el tema “Imágenes en movimiento en el arte sagrado”

Monseñor Dario Edoardo Viganò no tiene dudas: dado que el cine es un arte tan dinámico, que captura las emociones de personas de todas las edades, una fábrica de sueños, puede convertirse incluso en un instrumento de evangelización.

En una entrevista exclusiva con ZENIT, el Prefecto de la Secretaría de Comunicaciones del Vaticano habló de ello en una charla sobre la Cátedra de Arte Sacro de la Universidad de Monterrey, México, cuyo 20º aniversario ha dedicado al cine.

Las celebraciones han comenzado hoy, martes 13 de febrero de 2018. Mons. Viganò ha sido invitado a Monterrey para ofrecer tres discursos sobre “Buscando a Dios en los pliegues de lo visible”, “El rostro de Jesús en el cine: historia, modelos narrativos, preguntas intersemióticas” y “Arte sacro en el cine. Nuevos lenguajes y métodos inéditos de contar historias en los documentales del centro de producción audiovisual de la Santa Sede”.

La Universidad de Monterrey publicará un libro para recordar los primeros 20 años de actividades de la Cátedra de Arte Sacro. Durante las celebraciones, algunas figuras de arte sagrado se proyectarán en los edificios de la universidad.

La entrevista con el Prefecto tuvo lugar antes de que él viajara a México para participar en las celebraciones.

***

 

La Cátedra de Arte Sacro de la Universidad de Monterrey, México, ha decidido dedicar las celebraciones de su 20º aniversario al séptimo arte, el cine, un arte que tiene detrás una historia muy breve. En el imaginario colectivo, las grandes obras maestras del arte sacro son las de la pintura, de la escultura. En su opinión, ¿cómo se puede explicar este tipo de elección?

Debo confesarte que fue una feliz sorpresa para mí también ser invitado a dar una conferencia sobre el cine en una prestigiosa Cátedra Universitaria, que ya ha superado la edad adulta (este año es la 20ª edición). No creo que la elección del séptimo arte necesite muchas explicaciones: el cine es universalmente reconocido como código artístico y está abierto a todas las innovaciones tecnológicas que se han ofrecido en el tiempo. Es un arte dinámico, proyectado hacia el futuro, que involucra todas las fases de la edad, desde niños hasta adultos; capta las emociones, cuenta historias tomadas de nuestra vida y, sobre todo, es la fábrica de los sueños. Hablar de sueños no significa hacer referencia a la parte superficial de la existencia, a lo efímero, sino a aquella parte de nosotros que está siempre dispuesta a recibir novedades y proyectos, a moverse, a combinar sentimientos y racionalidad. El cine tiene todo esto y lo hace… con arte.

En su opinión, ¿cuáles son las obras maestras, sobre el tema de lo sagrado, que ha producido el cine? ¿Cuáles son las primeras películas que le vienen a la mente?

Para mí, erudito y amante del cine, esta es una pregunta que plantea una gran dificultad. Si hacemos una comparación algo exagerada, sería como preguntarle a un padre o a una madre a qué hijo amar más, cuál es el más hermoso, cuál es el que tiene las mejores cualidades. En cualquier caso, al tener que responderte, no puedo dejar de mencionar “El Evangelio según Mateo” de Pier Paolo Pasolini, un hito en la historia del cine y del cine que aborda el texto bíblico y el tema de lo sagrado; “Diario de un sacerdote rural” de Robert Bresson; “Diálogos de los Carmelitas” de Raymond Leopold Bruckberger y Philippe Agostini; “El séptimo sello” de Ingmar Bergman; “Au Hasard Balthazar” de Robert Bresson. Añado uno más reciente (1994) “Antes de la lluvia” de Milcho Manchevski. Me detendré aquí, porque la lista corre el riesgo de ser demasiado larga y perder su eficacia.

Sin embargo, en el cine en general y entre sus personalidades, pensando también en los directores, actores famosos y en su vida célebre, de riqueza, éxito, etc, ¿hay sensibilidad de lo sagrado y búsqueda de lo sagrado? Para muchos, parece ser un mundo donde lo efímero es lo más importante.

Me alegro de que me hagas esta pregunta, porque me permite disipar un mito común y sacar a la luz correcta la figura de los actores y los directores, que el imaginario colectivo coloca en un “no lugar” donde gastan su tiempo entre un exceso y otro, mientras espera trabajar en la siguiente película que se le propone. Del mismo modo que uno puede encontrar en todas partes y en todas las categorías de personas excesos y degradación, también en el mundo del cine. Sin embargo, esto no significa que todos sean así. Actores, actrices, directores son personas que deben enfrentar la vida como todos nosotros, problemas y dificultades, se enfrentan a la tarea de formar una familia, tienen hijos y, como todos los mortales comunes, deben enfrentar la realidad. Además, no pasan la mayor parte de su tiempo en escena, sino en la realidad de todos los días. A todo esto se añaden las preguntas importantes de la vida, preguntas que nos atormentan a cada uno: cuál es el significado de la existencia, por qué nacer, vivir y morir, la existencia de Dios o su ausencia de nuestra historia encuentran espacio en la mente y corazón de los protagonistas del cine. Comparto un secreto contigo: soy muy amigo de Wim Wenders, director del inolvidable “The Sky over Berlin”. Puedo garantizarle que los temas que enumeré anteriormente están en la profesión y en la vida cotidiana de Wim, y hemos hablado de ello muchas veces (la última vez en un debate público en el Festival de Cannes 2017).

Sobre el tema de lo sagrado, ¿cuáles son los “temas” e “historias” que encontrarían mayor aceptación entre el público? ¿Puede el cine ser verdaderamente un medio de evangelización?

A la primera pregunta, me permito responder que las narraciones, las historias deben tener además un componente de fascinación, una estructura narrativa pedagógica, educativa y formativa. Esto me permite enfatizar que no es suficiente que en una película el nombre de Dios, de Jesús, de un santo se repita muchas veces, para decir que el tema de lo sagrado es seriamente tratado. El cine no debe explicar, sino más bien evocar, inducir a la reflexión, estimular e ir más allá de lo que se ve, más allá de la representación. Por lo tanto, agrego que también es necesario proponer al público productos que forman una cierta forma de mirar una película, para educar la calidad de la mirada del espectador. Respondiendo a la segunda pregunta, si se tratan temas religiosos, el cine puede convertirse en un instrumento de evangelización, no de proselitismo, sino una ocasión para poner en el corazón de las personas la sana inquietud de la búsqueda de sentido, de la presencia de los demás y del otro. En este terreno, los caminos de creyentes y no creyentes se cruzan, porque es el corazón del hombre, como dice San Agustín, el que está inquieto. Termino recordando una expresión del Papa Pío XI (1922-1939) en su encíclica Vigilanti Cura: “Por otra parte, no hay medios más poderosos hoy que el cine para ejercer influencia sobre las multitudes, ya sea por la naturaleza misma de las imágenes proyectadas en la pantalla, ya sea por la popularidad del espectáculo cinematográfico. Finalmente debido a las circunstancias que lo acompañan. El poder del cine radica en que habla a través de imágenes”.

Entre sus intervenciones programadas en Monterrey, hay una en “El rostro de Jesús en el cine”. La figura de Jesús es extremadamente compleja de contar en un lenguaje como el cinematográfico. ¿Por qué este desafío ha cautivado a tantos directores y actores? ¿Se puede afirmar que todos ellos han logrado capturar la esencia de Jesús?

La razón de la fascinación radica en la representatividad. Jesús encarna por excelencia a la persona humana, una referencia indispensable cuando razonamos sobre el humanum. Casi como diciendo: un verdadero hombre debería ser así, con esa mirada que te escudriña dentro de los pliegues más ocultos de la existencia, que cuida al otro, lo reconstruye en su dignidad, lo reconoce como persona. Redefinir una personalidad de este tipo se transforma inmediatamente en un desafío para directores y actores y, como escribió Francois Mauriac en su “Vida de Jesús”: “…y cuando, algunas semanas más tarde, Jesús es apartado del grupo de los discípulos, sube y se disuelve en la luz, no es una partida definitiva. Él ya está escondido, en el recodo del camino que va de Jerusalén a Damasco, y espía a Saulo, su amado perseguidor. De ahora en adelante, en el destino de cada hombre, habrá este Dios acechando”… también en el cine.

 

Deborah Castellano Lubov
Mons. Dario Viganò © Zenit, 13 de febero de 2018

© Traducción de Rosa Die Alcolea

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email