Revista Ecclesia » «Entrega y compromiso» de los trabajadores del Centro Hogar 2000 en pleno temporal de nieve
Iglesia en España Última hora

«Entrega y compromiso» de los trabajadores del Centro Hogar 2000 en pleno temporal de nieve

El centro Hogar 2000 de Cáritas Toledo se quedó aislado desde el viernes por estar en una de las zonas más inaccesibles de Toledo. Un centro en el que atienden a 27 enfermos de SIDA y de salud mental, por lo que los profesionales decidieron hacer un Plan de Emergencia Especial que implicaba quedarse a dormir en el centro, para que en ningún momento los enfermos estuvieran desatendidos.

De esta forma, los técnicos y voluntarios de Cáritas Diocesana de Toledo en cada una de las Áreas y Servicios se han adaptado a las difíciles circunstancias, «demostrando su compromiso con los más necesitados, intentando ayudarles en todo lo que ha sido y está siendo posible». Un plan que ha demostrado «el esfuerzo y la entrega total de los trabajadores con el fin de garantizar la salud y el acompañamiento de los residentes. Los trabajadores renunciaron a su descanso, a sus familias, asumiendo todos los riesgos que conllevaba salir de casa».

La coordinadora de Hogar 2000, Alejandra Serrano, reconoce que ha vivido momentos de gran preocupación pero que «gracias a Dios no ha habido cortes de luz ni de agua y todo ha ido en orden dentro de la difícil situación, y gracias al equipo de profesionales que ha demostrado una vez más su compromiso y colaboración, poniendo de manifiesto que en Hogar 2000 somos una familia donde compartimos lo bueno y lo malo».

Hogar 2000, centro gestionado por Cáritas Diocesana de Toledo, en colaboración con la Fundación Sociosanitaria de Castilla-La Mancha, está situado la zona de Montesión, zona que ha sufrido con intensidad los efectos de Filomena por el terreno montañoso en la que está.

Tal y como explican desde Cáritas Toledo, «los profesionales ya conocen lo que es trabajar en situaciones muy adversas y arriesgadas, pues hace un año y medio  vivieron en primera persona las llamas de un gran incendio que se quedó a pocos menos del centro, obligando al desalojo del mismo en poco tiempo». En esa ocasión no era posible salir porque se quedaron incomunicados debido al temporal «y los trabajadores subían andando al centro, nevando con intensidad, con la nieve por la rodilla y con gran riesgo de tener un accidente».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa