Rincón Litúrgico

Entre el miedo y la confianza, por José-Román Flecha

“No tengáis miedo. Valéis más vosotros que muchos gorriones” (Mt 10,31)

Señor Jesús, seguramente tú pudiste observar de cerca que tus discípulos quedaban a veces paralizados por el temor. Y, sin duda, comprendías que algún día el miedo les haría dificil llevar a cabo la misión que tú les confiabas.

Tú sabes que también hoy nosotros nos sentimos atenazados por el miedo. Somos conscientes de los muchos peligros que nos amenazan en cualquier lugar del mundo. Y conocemos bien nuestra debilidad física y moral. Tú nos has entregado un tesoro muy valioso, pero es evidente que lo llevamos en vasos de barro.

Como a los niños, nos da miedo la oscuridad por la que a veces nos sentimos envueltos. Vamos caminando como a tientas, sin saber qué es lo que podemos encontrarnos un paso más allá.

Además, conocemos las barreras y los muros que se levantan por todas partes para impedir el anuncio de tu mensaje. Ahora, como antes, tu evangelio resulta molesto a los poderes de este mundo.

Ahora, como en otro, tiempo, son muchos los hermanos que están pagando su testimonio con su propia vida. Sin embargo, ahora como en otro tiempo, tú sigues exhortándonos una y otra vez a no tener miedo.

Bien sabemos que nuestra audacia no puede apoyarse en nuestras propias fuerzas. De poco sirven nuestros estudios de la realidad, la exactitud de nuestros proyectos o la evaluación de las posibilidades y los riesgos que se prevén.

Tú te has limitado a pedirnos que confiemos en el amor del Padre, en su sabiduría y en su providencia. Él cuida de los gorriones, que buscan una semilla perdida entre los surcos. Y nos aseguras que nosotros valemos más que ellos.

Con todo, siempre nos resultará difícil superar nuestro miedo. Sobre todo, porque sabemos que tú mismo te sentiste profundamente turbado ante la cercanía de la hora de tu pasión y de tu muerte. Sabemos que al menos tú comprenderás nuestra turbación. Amén.

Print Friendly, PDF & Email