Carta del Obispo Iglesia en España

Entre el deseo y su cumplimiento, por el obispo de Segovia, César Franco

 El hombre vive en una tensión permanente entre el deseo y su realización. Sosteniendo esta tensión está la esperanza. Cuando se pierde, es como si al hombre le arrancaran de cuajo los deseos de vivir. Por eso, los maestros espirituales dicen que la desesperanza es el peor pecado, porque nos precipita en la muerte. Dios ha buscado desde su creación sostenerlo en la esperanza de una vida feliz. A pesar del pecado de origen, no ha dejado de darle pruebas de su amor con promesas de felicidad y de vida eterna. El hombre no siempre ha sabido, ni sabe verlas, porque se aferra a esta tierra como si fuera el paraíso y se olvida de mirar más allá de la muerte. Pero Dios —insisto— nos ha prometido la felicidad, que colmará nuestros deseos, y la ha cumplido al enviarnos a su Hijo Jesucristo.

El tiempo de Adviento y Navidad es la prueba de que Dios cumple sus promesas. Es el Dios que sostiene la esperanza del hombre y lo hace enviándonos a quien san Pablo llama precisamente «nuestra esperanza», Jesucristo. Por eso, el tiempo de Adviento, aunque sea breve, está cargado de gran densidad porque recordamos las promesas que Dios hizo a su pueblo. Son promesas en las que se mezcla lo material con lo espiritual: Dios promete una tierra a Israel, pero al mismo tiempo le anuncia otra «tierra» que no es de este mundo, sino del venidero, al que llegaremos después de la muerte. Promete un rey, símbolo de otro rey que tampoco es de este mundo, Jesucristo. Promete también una felicidad para esta vida, no exenta de sufrimientos, que anuncia la felicidad que sólo alcanzaremos en la vida futura. Dios, por tanto, sostiene la esperanza del hombre, pero haciéndole comprender que sólo Él será capaz de satisfacer los deseos de felicidad que alberga en su interior. Como decía san Agustín: «Nos hiciste, Señor, para ti y nuestro corazón andará inquieto hasta que descanse en ti».

La Navidad es el momento del cumplimiento de las promesas de Dios. Cuando decimos que «el Verbo se ha hecho carne», es como si dijéramos que la promesa se ha cumplido. Dios es fiel y ha cumplido definitivamente su alianza porque nos ha enviado a aquel en quien todas las profecías y promesas han tenido su «sí», como afirma san Pablo. Jesús es el «sí» de Dios a los deseos del hombre, es la plenitud de lo que anhelamos. Quien posee a Jesús tiene todo lo que necesita para ser feliz y caminar por esta vida sin perder jamás la esperanza. Es verdad que a veces el camino se hace duro y oscuro. Como dice el salmo: «Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque tú vas conmigo, tu vara y tu cayado me sosiegan» (Sal 22,4). Por eso, Cristo, al venir a nosotros, ha querido asumir nuestra vida tal como es. Ha querido nacer en pobreza, sufrir persecución y padecer la muerte. Nos enseña con esto que la felicidad que trae no nos evita los momentos de prueba y sufrimiento. También ahí está Dios alentando nuestra esperanza y sosteniendo nuestra debilidad. Al hacerse hombre, también el Hijo de Dios ha querido asumir la tensión entre el deseo y su cumplimiento. Él nos ha dicho que ha venido a traer fuego a la tierra y desea que arda (cf. Lc 12,49). Y, antes de la última cena, afirmó: «Ardientemente he deseado comer esta Pascua con vosotros, antes de padecer» (Lc 22,14). Jesús nos revela sus deseos más íntimos que apuntan al cumplimiento de su misión. Se refiere a la Pascua que traerá el cumplimiento de todas las promesas; y desea que la tierra arda con el fuego del Espíritu que penetrará en lo más íntimo de nosotros mismos asegurándonos que no deseamos realidades inalcanzables, sino presentes ya en Jesucristo, «esperanza nuestra».

 

+ César Franco

Obispo de Segovia

 

Print Friendly, PDF & Email