Diócesis Iglesia en España

Enrique Benavent ya es obispo de Tortosa

enrique-benavent

Enrique Benavent ya es obispo de Tortosa, Crónica de la toma de posesión

Más de dos mil personas participaron en los actos de toma de posesión, el sábado 13 de julio

En la mañana del sábado 13 de julio, en la catedral tortosí,  tuvo lugar la celebración de toma de posesión del nuevo obispo de Tortosa, monseñor Enrique Benavent Vidal (Quatretonda, Valencia, 1959) y desde enero de 2005 y hasta ahora obispo auxiliar de Valencia. Dos cardenales (Carles Gordo y Martínez Sistach, los dos antiguos obispos de Tortosa, más de veinte arzobispos   y obispos (entre ellos, los metropolitanos de Tarragona, adonde pertenece Tortosa, y de Valencia, Jaume Pujol y Carlos Osoro, respectivamente, amén del castrense, Juan del Río, y los arzobispos de Zaragoza, Manuel Ureña, y de Urgell, Joan-Enric Vives y cerca de ciento cincuenta sacerdotes concelebraron en la eucaristía, que fue presidida inicialmente por monseñor Pujol y, tras los ritos de toma de posesión, por monseñor Benavent. También concelebraron los abades de los monasterios de Poblet y Montserrat, así como dos consejeros de la nunciatura apostólica en España.

Entre las autoridades presentes, se encontraron el alcalde de Tortosa,  Ferran Bel; la vicepresidente la Generalitat de Cataluña, Joanna Ortega; y el presidente de las Cortes Valencianas, Juan Cotino. Como es sabido y como recordábamos con ocasión de este nombramiento episcopal (ECCLESIA, número 3.676, página 9), la diócesis de Tortosa tiene territorio en las provincias civiles de Tarragona y de Castellón.

Junto a más de un millar de fieles de la diócesis de Tortosa, asistieron también a los actos centenares de valencianos, que viajaron en varios autobuses y numerosos coches particulares. La celebración concluyó con el himno de la patrona de Tortosa, la Virgen de la Cinta, y con el himno de la patrona de Valencia, la Virgen de los Desamparados.

En su homilía, monseñor Benavent  expresó su alegría y su entera disponibilidad para asumir el ministerio encomendado, hizo una llamada a la comunión eclesial y recordó que la misión de la Iglesia es ayudar a su pueblo a avanzar en su propia historia e identidad, pero sin interferirse en ella. Asimismo mostró su solidaridad hacia los más necesitados.

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.