Nacional Noticias

EncuentroMadrid, espacio de diálogo

Durante los días en que se ha celebrado EncuentroMadrid en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo, han sido más de 10.000 los visitantes que han disfrutado del evento de 4 al 6 de octubre.
Exposiciones, conciertos, zona infantil, espectáculos, mesas redondas y conferencias han sido organizadas por personas vinculadas al movimiento católico de Comunión y Liberación, con un mismo objetivo: crear espacios de diálogo entre personas de culturas, tradiciones y credos diferentes, convencidos de que los lugares de encuentro son el terreno propicio para la construcción de la convivencia y del bien común. Por él han pasado numerosas personalidades del mundo de la cultura, la economía, la música, la política y la religión.

El mundo del deporte

Los aficionados montañeros Pilar Mascaraque e Ignacio Valero dialogan con Tamara Lunger, alpinista profesional y campeona de esquí de travesía en Italia. La segunda jornada de EncuentroMadrid 2019 ha abierto este sábado sus puertas con Tamara Lunger, nacida en 1986 en Bolzano. Comenzó desde joven a participar en competiciones de esquí alpino hasta que en 2009 decidió seguir su sueño de escalar los ochomiles. «La montaña es maestra de vida, es un espacio privilegiado para aprender el camino, tantas veces fatigoso, de nuestra vida. Nos enseña a salir de las comodidades, a confiar en el amigo que sabe, a medir fuerzas, a descansar y a mirar», afirma Pilar Mascaraque, que conoció a Tamara Lunger en 2016 y decidió dar a conocer su extraordinaria forma de hacer alpinismo.

La importancia de la educación

Laurent Lafforgue, centrando su intervención en el sistema francés, pero haciéndolo extensivo al resto de Europa, ha afirmado la ruptura que se está llevando a cabo en la sociedad. En las últimas décadas, la educación ha dejado de convertirse en un ámbito de transmisión de conocimiento y sabiduría. Como consecuencia de ello, ha desaparecido una educación humanista basada en el aprendizaje de las lenguas y de la literatura. Otro ejemplo ha sido la disolución de la enseñanza de la historia, convirtiéndose en una materia sin ningún atractivo. Ello no responde a unos intereses concretos, sino más bien a «una desaparición del sentido de lo que se enseña que refleja el nihilismo de nuestra sociedad actual». El papel de la escuela, ha continuado Lafforgue, debe de ser primero enseñar a leer y a escribir. Después, enriquecer el espíritu mediante lo que tradicionalmente se han llamado los clásicos por ser estos portadores de un gran valor. Y finalmente, transmitir y garantizar la continuidad de nuestras culturas. En este sentido, Lafforgue ha recalcado que la cultura no tiene por qué oponerse a la naturaleza, pues la cultura explicita la naturaleza, es decir, ayuda a entenderla.

El arte contemporáneo

Javier Viver, artista contemporáneo e imaginero, y la presentadora, Lupe de la Vallina, fotógrafa, existe una bonita amistad. Esta ha nacido a través de la red social Instagram, debido al amor que ambos sienten hacia el arte contemporáneo y la fe. Lupe define su encuentro con Viver como un «encuentro irreversible»; un encuentro atravesado por la fascinación que provoca en ella la libertad ante la realidad y el modo original de juzgar y pensar que posee el imaginero.
Javier Viver narra que su vocación por las Bellas Artes nació a los 15 años de edad. Sus estudios fueron puramente académicos en la facultad; pero allí pudo conocer el constructivismo, que viene de la mano de artistas como Chillida en el País Vasco, y la figuración de la Escuela de Madrid, con Antonio López. Su interés, por lo tanto, se orientó hacia la abstracción y el constructivismo.
Viver cuenta que en el arte religioso se hace frente a las controversias de una tradición iconoclasta en la que la mejor forma de acceder a lo intrascendente era con la ausencia de imágenes, pero es consciente de que cuando Cristo se hace imagen hay imaginería. El artista no puede decantarse por ninguna en concreto y sufre una crisis. En medio de estos discursos también empieza en él el gusto por la fotografía, que denomina «acción sin la intervención de la mano del artista». Se planteó la importancia de «la comunicación en el arte, porque el arte no es nada si no hay un lector». Es consciente de que «el artista contemporáneo es la persona más solitaria porque su discurso es narcisista y se queda encerrado en su propio mundo».

Talleres y experiencias

Uno de los actos que han clausurado EncuentroMadrid llevaba por título «El rostro del otro es un bien para mí. Experiencias de perdón, reconciliación y convivencia». Y para poner rostro a estas experiencias, esta mesa redonda ha contado con tres protagonistas que pueden decir en primera persona no solo que han pedido perdón, sino que han sido perdonados: Juan Manuel Cotelo, guionista y director de cine cuyo último largometraje, El mayor regalo, habla precisamente de la misericordia; Mikel Azurmendi, antropólogo y sociólogo vasco que estuvo en los orígenes de la banda terrorista ETA; y Alberto Franceschini, fundador del grupo terrorista italiano Brigate Rosse.

Las raíces cristianas de Europa

En la última jornada de EncuentroMadrid, la primera conferencia del día se ha basado en conocer más a fondo al político checo Václav Havel, al que está dedicada la exposición central de esta XVI edición. Ubaldo Casotto, periodista y comisario de la exposición «El poder de los sin poder», Joseph H.H. Weiler, profesor universitario de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York, y Rocío Martinez-Sampere, directora de la Fundación Felipe González, han debatido sobre el presente y el destino de Europa después de la caída del Muro de Berlín, según los conocimientos de Havel.

Print Friendly, PDF & Email