Revista Ecclesia » Encuentran el cadáver del sacerdote desaparecido en Burkina Faso
Internacional Última hora

Encuentran el cadáver del sacerdote desaparecido en Burkina Faso

«Con profundo dolor les hago saber a todos que el cuerpo sin vida del P. Rodrigue Sanon fue encontrado el 21 de enero en el bosque de Toumousséni, a unos veinte kilómetros de Banfora». Con estas palabras, el obispo de esta diócesis, Banfora, Lucas Kalfa Sanou, confirmó ayer jueves, día 21, el asesinato de su sacerdote, y pidió a la comunidad oraciones por su alma.

Se confirmaban así los peores temores, tras la desaparición acaecida dos días antes. El día 19, en efecto, el Padre Rodrigue salió hacia Banfora desde su parroquia de Nuestra Señora de la Paz en Soubakanyedougou, pero nunca llegó. «Iba a participar en una reunión con otros sacerdotes. Esperamos y luego avisamos a las autoridades», ha indicado el obispo. Su vehículo fue encontrado horas después en Toumousséni, a unos veinte kilómetros de su destino, pero del Padre Rodrigue no había rastro alguno.

Ahora se especula con que pudo ser secuestrado por grupos armados locales y vendido a las milicias yihadistas que operan en el país. «En estos lares, algunos criminales tienen una línea directa con el yihadismo. Es posible que el padre Sanon fuera secuestrado y vendido a rebeldes yihadistas, que luego lo mataron», sostienen vecinos de Banfora citados por el diario Avvenire.

La agencia Fides ha recordado el rosario de acciones armadas cometidas contra los cristianos en Burkina. Así, por ejemplo, desde marzo de 2019 no se tienen noticias del Padre Joël Yougbaré, sacerdote de Djibo, en la diócesis norteña de Dori, desaparecido cuando se dirigía a su parroquia después de haber celebrado otra misa dominical. El 12 de mayo de ese mismo año fueron asesinados en la iglesia de Dablo el Padre Siméon Yampa y cinco fieles; y al día siguiente, otros cuatro cristianos más en Singa, cuando participaban en una procesión mariana. Unos meses antes, en febrero, la víctima mortal fue el misionero salesiano español Antonio César Fernández, muerto por disparos en un puesto de control en Nohao, en la frontera con Ghana.

País razonablemente tranquilo hasta hace unos años, Burkina (274.500 kilómetros cuadrados y unos 20 millones de habitantes) es hoy motivo de gran preocupación entre la comunidad internacional por su violencia. Los enfrentamientos entre las fuerzas armadas y los grupos yihadistas son frecuentes, y las autoridades han creado milicias civiles para autoprotegerse. Se calcula que en los últimos años han muerto ya más de 1.100 personas, y que un millón se han visto forzadas a dejar sus hogares convirtiéndose en desplazados internos.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa