Revista Ecclesia » Encontrar, escuchar y discernir. Los tres verbos que propone Francisco para el camino sinodal
Siilas_Diaologo
Camino sinodal Destacada Iglesia en España Última hora

Encontrar, escuchar y discernir. Los tres verbos que propone Francisco para el camino sinodal

Encontrar, escuchar y discernir. Estos son los tres verbos que el Papa Francisco ha propuesto para el inicio del camino sinodal que este 17 de octubre comienza su fase diocesana.

El Papa Francisco explicó el la misa de apertura del Sínodo el 9 de octubre que muchas veces los Evangelios nos presentan a Jesús «en camino», acompañando al hombre en su marcha y escuchando las preguntas que pueblan e inquietan su corazón y aseguró que «hacer sínodo» significa: «Caminar juntos en la misma dirección».

Es por ello que en esta fase que comienza, invita a los obispos, las religiosas, los religiosos, las hermanas y hermanos laicos y todos los bautizados a practicar los tres verbos que considera necesarios para que se pueda cumplir ese «caminar juntos» y que son: «Encontrar, escuchar, discernir».

Encontrar

«Maestro bueno, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?». El Papa explicó que el verbo «encontrar» exige atención, tiempo, disponibilidad para encontrarse con el otro y dejarse interpelar por su inquietud y que Jesús sabe que un encuentro puede cambiar la vida.

Por ello, declara a quienes comienzan este camino sinodal que están llamados a ser expertos en el arte del encuentro: «No en organizar eventos o en hacer una reflexión teórica de los problemas, sino tomarnos tiempo para estar con el Señor y favorecer el encuentro entre nosotros. Un tiempo para dar espacio a la oración, a la adoración, a lo que el Espíritu quiere decir a la Iglesia; para enfocarnos en el rostro y la palabra del otro, encontrarnos cara a cara, dejarnos alcanzar por las preguntas de las hermanas y los hermanos»

Escuchar 

«Un verdadero encuentro sólo nace de la escucha. Jesús, en efecto, se puso a escuchar la pregunta de aquel hombre y su inquietud religiosa y existencial. No dio una respuesta formal, no ofreció una solución prefabricada, no fingió responder con amabilidad sólo para librarse de él y continuar su camino. Lo escuchó».

El segundo verbo que el Papa propuso es «escuchar». Cuando escuchamos con el corazón sucede esto: el otro se siente acogido, no juzgado, libre para contar la propia experiencia de vida y el propio camino espiritual. Por ello, pide hoy a la Iglesia que se pregunte en este itinerario sinodal: ¿cómo estamos con la escucha? ¿Cómo va «el oído» de nuestro corazón? ¿Permitimos a las personas que se expresen, que caminen en la fe aun cuando tengan recorridos de vida difíciles, que contribuyan a la vida de la comunidad sin que se les pongan trabas, sin que sean rechazadas o juzgadas?

Discernir

«Jesús intuye que el hombre que tiene delante es bueno, religioso y practica los mandamientos, pero quiere conducirlo más allá de la simple observancia de los preceptos. En el diálogo, lo ayuda a discernir. Le propone que mire su interior, a la luz del amor con el que Él mismo, mirándolo, lo ama (cf. v. 21), y que con esta luz discierna a qué está apegado verdaderamente su corazón».

Por último, el tercer verbo que propone el Pontífice es «discernir». Francisco explica que «el encuentro» y «la escucha recíproca» no son algo que acaba en sí mismo, que deja las cosas tal como están, al contrario, cuando entramos en diálogo, iniciamos el debate y el camino, y al final no somos los mismos de antes, hemos cambiado.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa