Iglesia en España

En Tarragona, la celebración “La noche joven del DOMUND”

La noche joven del DOMUND

 Sal de tu tierra/ sigue las huellas de mis pies/ anunciarás al mundo entero/ el alba de un nuevo amanecer/. Este es el estribillo de Sal de tu tierra el himno que recoge el lema de la campaña para este Domund de 2016, estrenado el viernes, día 7 de octubre, en el claustro de Sant Pau del Centro Tarraconense El Seminari, sede de la semana de “El Domund, al descubierto” y su exposición.

Se trataba de la celebración de “La noche joven del DOMUND”, acto cultural misionero que ha dado a los jóvenes la oportunidad de descubrir, el sentido y la finalidad de quienes viven la experiencia de ir a la misión para anunciar el Evangelio y darse a los demás.

Un claustro, poblado de jóvenes y no tan jóvenes, cantaron al unísono la composición de mosén Joan Àguila, interpretada por el grupo Canta la Teva Fe y que, tal como subrayó director de las Obras Misionales Pontificias en España, Anastasio Gil, «a partir del lunes empezará a sonar en todas las diócesis de España».

En el momento de la plegaria, el obispo de Girona, Mons. Francesc Pardo, coordinador de Pastoral Juvenil en Catalunya, recordó cuál es la misión que se nos ha confiado: “un corazón para amar, unos brazos para abrazar… unos pies que están aquí, pero que pueden andar y salir de nuestra tierra y llevar la palabra de Dios a cualquier lugar del mundo”.

Previamente, en el Espacio Muralla, escenario de las sesiones de “El Domund, al descubierto”, hubo un auténtico espectáculo de magia protagonizado por Pau Muñoz, laico comprometido de la Parroquia de San Pedro y San Pablo de Tarragona.

Pablo Muñoz demostró sus grandes dotes como mago, sorprendiendo con diversos trucos a jóvenes y mayores, entre ellos a Mons. Enric Benavent, obispo de Tortosa, y Mons. Lluís Solé, obispo de Trujillo, Honduras.

El mago demostró cómo la oración y la acción es “la magia de las misiones”, que se benefician de nuestra cooperación. Su actuación recibió fuertes aplausos.

Se visionó el testimonio de una joven pareja, Roger y Maria, de la diócesis de Sant Feliu de Llobregat y Tortosa, respectivamente, que misionan en la República Dominicana. Testimonio vivo y en directo el que dio Noelia Pulido, que habló sobre el aprendizaje que se recibe en la misión, y el “enriquecimiento personal que supone convivir con esas personas que te agrandan el corazón, para dar cabida a todos”.

La jornada estuvo coordinada por Mn. Josep Mateu, delegado diocesano de Pastoral Juvenil en Tarragona, el cual exhortó a los jóvenes a ser enviados a la misión también aquí, en el entorno familiar, en la escuela, entre los amigos… ser la luz del mundo.

OMPRESS-TARRAGONA (10-10-16)

Print Friendly, PDF & Email