Iglesia en España

En Sigüenza, encuentro de formadores de los Hermanos de la Sagrada Familia

En Sigüenza, encuentro de formadores de los Hermanos de la Sagrada Familia

Los Hermanos de la Sagrada Familia han celebrado en la ciudad de Sigüenza (Guadalajara) entre el 12 y el 22 de setiembre un Encuentro de Formadores de algunos países donde está presente la Congregación: Argentina, Brasil, Burkina Faso, Ecuador, Filipinas, India e Indonesia. Este Encuentro ha sido organizado por el Consejo General que también ha estado presente.

Sus trabajos han tenido como objetivo estudiar juntos la formación inicial (Postulantado – Noviciado – Escolasticado) en el Instituto. Para ello, un primer paso ha sido conocer la realidad de cada lugar con sus fortalezas y debilidades y desde ahí buscar caminos de mejora y propuestas para el futuro.

Muchas preguntas se han puesto sobre la mesa, preguntas que provienen de la realidad del joven actual, hijo de su tiempo y muy condicionado por la sociedad en que ha crecido, y otras cuestiones que suscita la práctica cotidiana de cómo formar para vivir una vida de Hermano de la Sagrada Familia en el momento presente.

Han sido acompañados en algunos momentos por personas especializadas en temas concretos, tanto de Hermanos de la Congregación, como de otros expertos como el P. José Cristo Rey García Paredes y la Hna. Lola Arrieta.

Las nuevas situaciones reclaman motivar y dedicar tiempo a los jóvenes formandos, dialogar mucho con ellos, tener paciencia y mantener la esperanza en lo que va realizando el Espíritu Santo en cada uno de ellos.

Se pide al formador proponer con audacia itinerarios formativos y acompañarles en la personalización de los diversos procesos humanos, espirituales y culturales que exige la formación integral de la persona para que llegue a dar su sí definitivo en una profesión religiosa.

Transmitir la identidad de Hermano de la Sagrada Familia a las nuevas generaciones y especialmente en las nuevas culturas donde la Congregación se ha hecho presente en los últimos años, es un reto importante, del que dependerá la continuidad del carisma en esos lugares de cara al futuro.

Ser Hermano sigue siendo en la Iglesia una riqueza y una vocación necesaria, y en la sociedad “una buena noticia” que puede ilusionar a un joven a realizar sus sueños y su proyecto de vida.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.