Diócesis Iglesia en España

En Santander en la Iglesia de la Consolación, 40 horas eucarísticas

Este miércoles, comienza en la Iglesia de la Consolación, “las 40 horas eucarísticas”, una devota tradición que se remonta al siglo XIX

Desde las 8 de la mañana del miércoles, grupos de fieles se irán turnando para orar ante el Santísimo hasta la tarde del jueves

La piadosa costumbre nació en Roma en el s. XIII, pero hay constancia de que en la Consolación se practica desde el s. XIX

40 horas fue el tiempo en que Cristo permaneció en el Sepulcro antes de su Resurrección, y este año se pedirá por las vocaciones 

La Iglesia de Nuestra Señora de Consolación de Santander, en la calle Alta, iniciará este próximo miércoles 18, a las 8 de la mañana, la antigua tradición conocida como, “Las Cuarenta Horas Eucarísticas”. Así, a lo largo de ese mismo espacio de tiempo (40 horas), un grupo de fieles se irán turnando ante la exposición del Santísimo con el fin de adorar, sin interrupción, a Cristo sacramentado.

 

Esta costumbre se basa en las Sagradas Escrituras, que revelan que fue, éste, el tiempo en que Jesús permaneció en el Sepulcro tras morir en la Cruz; de aquí el origen de esta devota tradición que cada año cambia de fecha, ya que se celebra en la semana en que cae la solemnidad del Corpus Christi.

 

En la parroquia de la Consolación, hay constancia de que la piadosa costumbre se practicaba ya en el siglo XIX. Este año, las oraciones “se elevarán para pedir al Señor que despierte nuevas vocaciones religiosas y sacerdotales en la Diócesis”, explicó un miembro de la comunidad parroquial.

 

La tradición se iniciará a las 8 de la mañana de este miércoles 18 de junio con una misa, tras la cual quedará expuesto el Santísimo para su adoración. Asimismo, entre las 19 y las 20 horas, se desarrollará una oración comunitaria y, a las 23,00 h., comenzará una adoración nocturna.

 

Al día siguiente, jueves, a las 19 horas, se celebrará, de nuevo, una oración comunitaria por las vocaciones y, una hora después, las Cuarenta Horas Eucarísticas finalizarán con una solemne bendición del Santísimo a los fieles que dará paso a una misa final.

 

Invitación a velar al Señor

 

Desde la parroquia de la Consolación, “se invita a la participación de los fieles”, para que entren a orar y a meditar en el templo durante las horas en que esté expuesto el Santísimo, “manifestación real de Cristo bajo la especie del pan eucarístico”.

 

Al respecto, el párroco Jesús Casanueva,  ha pedido que si alguna persona desea orar en horas de madrugada, lo advierta con antelación en la Sacristía, ya que la puerta de la Iglesia estará cerrada por seguridad durante la noche, pero este día al llamar, se abrirá.

 

Para organizar anualmente esta costumbre, la Parroquia cuenta con el apoyo del Grupo de Adoración Nocturna de la diócesis. Además, a lo largo de este tiempo sin pausa de vela, habrá siempre alguna persona rezando para que “Jesús sacramentado no permanezca solo”. En años anteriores “hubo momentos” en que, dentro del templo, se “encontraban numerosas personas orando juntas”, explicó un miembro de la comunidad parroquial.

 

Historia y tradición

“Las Cuarenta Horas Eucarísticas” tiene su origen en Roma, en el siglo XIII. La costumbre nació marcada, desde su inicio, por un sentido de expiación por los pecados. En el siglo XVI recibe en Milán un gran impulso a través de san Antonio María Zacarías y después de san Carlos Borromeo.

El Papa Clemente VIII fija, en 1592, las normas para su realización y después Urbano VIII extiende, en el siglo XVII, esta práctica a toda la Iglesia Universal. Desde el siglo XIX, se sabe que esta costumbre se practica en la parroquia de Nuestra Señora de Consolación de Santander.

Dado que hasta hace no muchos años la Solemnidad del Corpus Christi se celebrara siempre, en jueves, las Cuarenta Horas comienza el miércoles y finaliza al siguiente día, es decir, también en jueves. Todo ello con el fin de respetar la tradición inicial, ya que esta solemnidad, al dejar de ser fiesta en el calendario civil, la Iglesia la trasladó al domingo siguiente para facilitar a los fieles su celebración y ensalzar su significado litúrgico.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email