Firmas

En medio de tantas guerras, Romance del niño muerto, por Francisco Vaquerizo

crimen

En medio de tantas guerras, romance del niño muerto, por Francisco Vaquerizo Moreno

Os envío este romance para que tengáis un motivo de reflexión en estos últimos días del verano. Regresando de Corea del Sur a Roma, el Papa Francisco comentó “que el mundo está viviendo una tercera Guerra mundial a pedazos, no convencional, con un nivel de crueldad espantosa, debido a que afecta a mujeres y niños”.

Hoy son dieciocho las guerras que salen en los medios. Una pena. Una vergüenza. Y un fracaso, porque toda guerra es siempre una derrota para la humanidad.

ROMANCE  DEL NIÑO  MUERTO

Cuando muere de hambre un niño

y nadie siente vergüenza,

en la catedral del cielo

guardan luto las estrellas,

el tiempo deja en las cosas

unas lágrimas de niebla

y se pone de rodillas

el ángel de la inocencia.

Cuando muere de hambre un niño

y nadie llora de pena,

inclinan su desencanto

los juncos de la ribera,

todos los ríos detienen

un momento su carrera

y hay un reguero de llantos

en el alma  de las piedras.

 

Cuando muere de hambre un niño

y no cunde la tristeza,

se humedece el cristalino

corazón de los poetas,

palidecen los paisajes,

suspiran las sementeras

y en la copa de los árboles

mueve el viento la cabeza.

 

Cuando muere de hambre un niño

y no se para la guerra,

en la frente de las flores

se rompe la primavera,

el recuerdo gime bajo

la lluvia y una tremenda

ira recorre los versos

de los bíblicos poemas.

 

Cuando muere de hambre un niño

y el mundo no da la vuelta,

el Arte canta un responso

en la Acrópolis de Atenas

– ofician las nueve Musas

vestidas de penitencia –

y en la Capilla Sixtina

los miguelángeles rezan.

 

Cuando muere de hambre un niño

y nadie nota su ausencia,

cunde la desconfianza

en las altas Conferencias,

en los Derechos del Hombre,

en los logros de la Ciencia,

en los Acuerdos de Roma,

de París o de Ginebra.

 

…Porque si puede morirse

de hambre un niño y no se altera

el pulso de los políticos,

el rigor de los ascetas,

el duende de los artistas

y el tono de los profetas,

¿para qué demonios sirven

los prodigios de la Técnica?

Print Friendly, PDF & Email

1 comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Hermoso poema del mundo triste que padecen muchos inocentes niños. Les envío otro poema sobre el hambre de los niños.
    LA PIEDRA EN LA SOPA
    Duerme mi niño
    duerme.
    Duerme mi niño
    y sueña.

    Mece la madre al niño,
    al niño que lloriquea,
    las tripas que le resuenan
    de puro vacías.

    Duerme mi niño
    mientras hago la cena.
    Duerme mi niño
    y sueña.

    Y la madre en la olla con agua
    echa una gruesa piedra.
    Sonríe el niño y palmotea
    con un feliz sonrisa.

    Ante la cazuela que borbotea
    y el fuego que el hogar ilumina
    sueña la criatura en su comida
    y también la madre sueña.

    Y sueñan con dorado pan
    y manteca y blanca leche.
    Y sueñan con sopa caliente, espesa
    que al cuerpo reconforta.
    Sueñan que comen ricas cosas.

    Sueña, mi niño, sueña
    le abraza la madre
    y el niño sueña
    con la tripa caliente
    con la suculenta sopa.

    Corre el niño corre,
    con el ángel que se le lleva.
    Su manita pequeña iluminada
    de polvo de estrellas.

    Se le lleva el ángel
    a donde siempre hay caliente sopa
    y las piedras son de pan
    donde los niños sueñan y sueñan
    para toda la eternidad.

    Ya ha llegado el alba
    !Oh mi niño, que sonrisa!
    es hora de despertar.
    !Oh mi niño, ya no estás!

    Llora la madre llora
    ante la cazuela vacía
    y la piedra en medio al agua
    y el fuego ya en grises cenizas.

    Alicia Redel
    “El laberinto translúcido de Alicia”