Blog del director El Dios de los cristianos

En los días de la Campaña contra el hambre, una carta de hace 25 años, todavía actual: Abel, el niño recién nacido que fue enterrado vivo

pobreza

Manos Unidas trabaja para que no vuelvan a suceder historias como la de Abel, el niño recién nacido que fue enterrado vivo

Siempre que llega la campaña contra el hambre recuerdo que hace unos años- quizás ya más de veinticinco- llegaba a mis manos una terrible carta de un misionero. Decía así:

Querido amigo: Te escribo estremecido desde mi misión. Ayer asistí al entierro de un niño vivo, un niño del hambre, de la miseria y de la injusticia. A finales del pasado mes de noviembre una gran sequía arreció sobre toda esta zona. El hambre y la sed hicieron pronto acto de presencia entre la población, cobrándose numerosas víctimas. Una de las últimas víctimas fue una mujer, que fallecía tras dar a su luz a su hijo. El padre había muerto días atrás, también de hambre. El niño, que nació bien y que hubiera podido sobrevivir, quedaba solo en medio de este poblado que huele a hambre y a sed. Su madre estaba todavía sin enterrar. Nada más nacer le bautizamos. Le pusimos el nombre de Abel.

 Al acabar el bautizo, me dijeron los famélicos y destrozados habitantes de aquel poblado:

 — “Padre, Abel tendrá también que morir. ¡Qué adelantamos con que viva unos cuantos días más si al final ha de morir de hambre, como todos nosotros. No hay alimentos ni medios de subsistencia para nadie. Enterrémoslo esta misma tarde, junto a su madre. Así no sufrirá más”.

Puedes suponer que yo intenté evitar con todas mis fuerzas esta muerte anunciada. Les propuse trasladar al niño recién nacido a nuestra misión, donde servimos un pequeño orfelinato… Pero no hubo manera. El pueblo, que rezumaba muerte, no razonaba. La abuela de la criatura se negó también en rotundo, uniéndose a los demás. No querían la muerte. Pero sabían que era imposible la vida.

En plena discusión, la joven y, a la par, anciana abuela de Abel, tras apretujar sus mejillas sobre el rostro del niño y rociarlo de lágrimas, depositó brusca y velozmente su cuerpo tan tierno y tan frágil sobre el de su madre muerta, y todo el pueblo, ante mi impotencia más absoluta y mi dolor más lacerante, empezó a cubrirlos de tierra. Abel apenas gemía ya. Las gentes de la aldea empezaron a marcharse, envueltas en tragedia, oliendo a muerte de hambre y obsesionados con la pregunta sobre quién sería el próximo en morir, también de hambre, de miseria y de injusticia.

Mi amigo misionero acababa la carta preguntándose y preguntándome: ¿Cómo fue posible esta muerte? ¿Hay derecho a que tantas gentes tengan que morir irremediablemente de hambre? ¿Cómo es posible que la huella de Caín siga tan presente en nuestro mundo?

Depende de ti

Han pasado más de 25 años de esta carta, de esta historia cruda y verdadera. Miles de niños siguen muriendo de hambre. Me consuela pensar que cada vez sean menos. Manos Unidas así lo intenta año tras año y día tras día. ¿Lograremos algún día que la historia verdadera de esta carta se confunda con una horrible pesadilla? De todos depende.

Otro mundo es posible. Es necesario. Es obligatorio. Depende de ti y de mi. Depende que ellos, como nosotros, sepan leer y escribir. Porque tú y yo sabemos leer. Podemos leer esta carta de la injuria y de la injusticia. Y ellos, no. Podemos cambiarlo. Debemos cambiar. Depende de ti y de mí uniendo nuestras manos a las miles de manos de Manos Unidas.

 

Jesús de las Heras Muela

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
En los días de la Campaña contra el hambre, una carta de hace 25 años, todavía actual: Abel, el niño recién nacido que fue enterrado vivo, 8.6 out of 10 based on 10 ratings
Print Friendly, PDF & Email

Jesús de las Heras Muela

Jesús de las Heras Muela nació en Sigüenza el 17 de Diciembre de 1958. Es licenciado en Estudios Eclesiásticos (Facultad de Teología de Burgos, 1982), Ciencias de la Información (Universidad Complutense de Madrid, 1992) e Historia de la Iglesia (Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, 1992), habiendo realizado los cursos de doctorado de estas dos últimas disciplinas.

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario