Revista Ecclesia » En la muerte de Francisco Tejada Vizuete
Francisco Tejada Vizuete
Opinión

En la muerte de Francisco Tejada Vizuete

Tejada Vizuete: mi paisano, mi amigo, mi hermano, por José Moreno Losada

Ha muerto Francisco, el hijo del carpintero y de Josefa, la dulcera, el hermano de Emilia. Un hombre del renacimiento, sacerdote y culto. Francisco Tejada Vizuete, mi paisano, mi amigo y mi hermano de Granja de Torrehermosa, se acaba de marchar.

Ayer, entre las calles del pueblo que le ha visto crecer y que ha sido testigo y banda sonora de su vida, le acompañamos en un adiós sentido. Lo despedimos en la plaza que lleva su nombre; desde aquel rincón escondido desde el cual, en la serenidad y en la amplitud, se puede contemplar la grandeza de la torre llena de firmeza que sirve de nombre y de identificación para todos los que hemos vivido a su sombra. Plaza que  antes era de homenaje y admiración, y que ahora, desde este momento, quedará impresa en el recuerdo de la historia merced al legado de uno de los hijos de esta Torrehermosa.

Hoy, abrazado a la estela de su recuerdo, me alcanzan palabras y me atrapan sugerencias de vida al recordar al paisano y compañero Francisco:

Granjeño, hijo, hermano, tío, carpintero, seminario, presbiterio, Comillas, universitario de Sevilla y Extremadura, sacerdote, diocesano, doctor, teólogo, humanista, misiones, profesor, canónigo, museo catedralicio, extremeño universal, académico, investigador, guadalupano, mariano, artista, escritor, editor, músico, historiador, bibliotecario, conversador, ingenioso, alegre, cantor, renacentista, sabio, genio y figura.

Son muchos los pueblos y lugares extremeños que ha conocido y en los que ha aportado y de los que ha hablado o escrito: Granja, Azuaga, Berlanga, Ahillones, LLerena, Villagarcía, Zafra, Badajoz, Mérida, Jerez de los Caballeros, Fuente del Arco, Trasierra, Los Valles -Santa Ana y Matamoros-, Aceuchal, Barcarrota, Guadalupe,Alburquerque, Fregenal, Fuentes de León, Segura de León, Fuente del Maestre, Villafranca, Ribera del Fresno, Olivenza, Almendral, Nogales, Trujillo… Sé que faltarán muchos más de los que he anotado; ahora, que cada uno piense en aquellos que él sabe que fueron tocados y queridos para él.

Un hombre de fe, cultura y arte

Pero si yo tuviera que destacar algún elemento que para mí ha sido sobresaliente en él o que más he admirado en su persona, ha sido su forma de entender y vivir la relación fe, cultura y arte. Amante de la eclesiología del Vaticano II y de las claves de Evangelización, aportadas por la Evangelli Nutiandi, supo ser un hombre de fe y cultura siendo capaz de superar esa ruptura que siempre acecha a la relación Iglesia-Mundo.

Asentado sobre sus bases filosóficas, teológicas y bíblicas, recibidas en vendaval de novedad y esperanza en la transformación de Comillas, enraizado en una formación jesuítica profunda y abierta, ha sido un sacerdote capaz de amar al pueblo, de prestar servicios encomiables en el horizonte de la pastoral de misión y de evangelización a nivel nacional, y de servir una antropología teológica de calado humanista y abierto. Pero, sobre todo, ha sido capaz de vivir su ministerio entendiendo la cultura enraizada en la fe, y ésta enraizada en aquella. Desde su formación universitaria secular y laica en Sevilla y, más tarde, en Extremadura, es un ejemplo claro de cómo la fe se incultura y produce belleza, gracias, verdad, luz, esperanza y amor; y, al mismo tiempo, la cultura evangelizada aporta a la fe una racionalidad humanizadora y de encuentro, de purificación y de verdad.

En su vivir se ha empapado de todo lo que en la historia otros descubrieron y nos transmitieron, ha gozado de la sabiduría auténtica y se ha dejado seducir por ella en todas las versiones. Así, ha dado un fruto que permanecerá y que hará que otros puedan seguir gustando de la fuente de una verdad inagotable, siempre fresca, transmitida y novedosa a la vez, sin necesidad de rendirse ni entregarse nada más que a la verdad y a la luz en la que el amor -que todo lo puede- se hace verdadero y justo.

José Moreno Losada. Sacerdote de Badajoz

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa