Revista Ecclesia » En el fallecimiento de Iñaki Azkuna, alcalde de Bilbao
Iñaki-Azkuna

En el fallecimiento de Iñaki Azkuna, alcalde de Bilbao

A lo largo de los últimos años el alcalde ha mantenido una  estrecha relación personal con los dos obispos diocesanos, tanto con el anterior, mons. Ricardo Blázquez, como con el actual, mons. Mario Iceta, que al conocer la noticia del fallecimiento, ha expresado su afecto y condolencias a su familia y allegados en estos momentos de dolor, “elevamos a Dios nuestra oración por su eterno descanso y para que conceda a su familia la esperanza y la paz”.

El obispo ha destacado lo que Iñaki Azkuna ha supuesto para quienes lo han conocido y tratado, y para los habitantes de Bilbao “que han sentido un alcalde cercano, con profundas convicciones, respetuoso con todos, con su trabajo a pie de calle, sensible a las necesidades cotidianas y a la proyección de futuro de nuestra querida villa”.

También ha remarcado su fe “es conocido por todos su profundo amor a la Virgen que repetidamente ha mostrado de mil maneras. Como obispo de Bilbao siempre he recibido de él multitud de detalles de afecto, de sencillez y cercanía. En la última visita que realicé a su domicilio, tuvimos una profunda y conmovedora conversación. Como médico, era plenamente consciente de su situación y de que estaba viviendo los últimos compases de su peregrinación en este mundo. Él sabía que marchaba a la casa del Padre y, como me manifestó, quiso despedirse de su obispo. Me confesó que, aunque desde nacimiento había profesado la fe, vivida en su Durango natal, posteriormente tuvo un periodo de unos veinte años en los que vivió de modo un tanto distante de sus convicciones cristianas. Mirando a una hermosa imagen de Cristo que tenía ante su cama me dijo: ´Ese salió a buscarme, me encontró y me llamó. Y desde entonces ni Él me ha dejado a mi, ni yo a Él´. Hermosa expresión de la experiencia que inicia un recorrido nuevo en la vida, de una peregrinación fundamentada en una compañía. Un camino que fue ganando profundidad, una hermosa evolución espiritual de crecimiento en la experiencia de fe”.

El obispo rememora anécdotas junto al alcalde y destaca que “ha aceptado con paz su enfermedad. Ningún reproche, sino, al contrario, plena confianza en la providencia de Dios y aceptación y ofrecimiento de ser consciente de que la meta de su peregrinación estaba cercana. Me decía, ´mira, no voy a hacer tonterías al final de mi vida, me pongo en manos de Dios. Lo vivo con paz´”.

Un funeral sencillo

Además en su última conversación con él hablaron de muchas cosas “me pidió un funeral sencillo. Que la gente sencilla de Bilbao pudiera acompañarle y estar cerca,–explica mons. Iceta- Esa gente, -me confesaba-, a la que ha querido servir y a la que constantemente ha querido acercarse y escuchar. El afecto de los habitantes de Bilbao era patente cuando se estaba con él. Personas de toda condición se acercaban a saludarle, a pedirle cosas para su barrio, a quejarse de lo que no iba bien, incluso alguna señora se atrevía a lanzarle piropos… uno ha visto de todo. Pero en toda ocasión con afecto y respeto”.

El obispo concluye recordándole “Siempre de frente. No le gustaban las medias tintas ni los rodeos”. El alcalde le manifestó su alegría de pertenecer a la Iglesia. “A veces no la entiendo, pero soy hijo de la Iglesia y estoy muy contento de ello”, le confesaba y le dijo “Por eso te he llamado, como pastor de esta Iglesia de Bilbao y obispo mío que eres. Quería despedirme de ti”. Gracias y descansa en paz, Iñaki. Eskerrikasko, agurra eta egunhaundi arte!

Fuente: http://www.bizkeliza.org/



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa