Iglesia en España Nacional

En Alicante las conferencias “El Misterio del Hombre en Cristo” por monseñor Luis F. Ladaria

“EL MISTERIO DEL HOMBRE EN CRISTO” POR MONSEÑOR LADARIA

La Diócesis de Orihuela-Alicante ha recibido una visita muy especial en este mes de mayo: la del arzobispo Luis F. Ladaria, secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe y profesor de la Universidad Gregoriana de Roma. Esta iniciativa, enmarcada dentro de las actividades del Año de la Misericordia, constó de una doble sesión en el obispado de Alicante. En la mañana del jueves 5 de mayo hubo una formación permanente para el clero, con gran participación de sacerdotes. Y por la tarde, monseñor Ladaria habló para parroquias, vida consagrada, delegaciones, movimientos, colegios, seglares…

Centró sus conferencias en “El Misterio del Hombre en Cristo” de las que os resumimos a continuación algunas de sus reflexiones:

El lema que el Santo Padre nos ha propuesto para este Año de la Misericordia, “Ser misericordiosos como el padre”, nos quiere decir que cuando Dios Padre se manifiesta a nosotros en Jesucristo aparece como el misericordioso, como aquel que tiene misericordia”.

Ese lema está inspirado en el evangelio de San Lucas que viene a decir que si nosotros somos misericordiosos nos comportaremos, seremos, hijos de Dios. Es ahí donde se ve la filiación divina del hombre, pues nos adentra en lo que significa hombre para Dios: hijos suyos en Jesucristo”.

Precisamente al ser hijos de Dios si nos comportamos con misericordia, nos comportaremos fraternalmente, que es el modo de tratar a los hombres, a nuestros hermanos respondiendo a lo que es ser hijo de Dios”.

Si nos reconocemos como hijos de Dios y reconocemos también a nuestros hermanos como hijos de Dios tenemos que comportarnos con ellos como hermanos. Y así llegamos a estas dos categorías tan fundamentales en el Nuevo Testamento”.

La filiación es la categoría básica pero no se entiende, no se explica, no se realiza sin la categoría de la fraternidad. Dos aspectos de nuestra vida, la relación con Dios y la relación con nuestros hermanos, con el prójimo, que están íntimamente ligados”.

Algunos textos del Concilio Vaticano II como la Constitución Pastoral Gaudium et spes, sobre la Iglesia en el mundo contemporáneo, tiene algunas afirmaciones muy bellas. Por ejemplo que el misterio del hombre solo se esclarece a la luz de Cristo y que quien sigue a Cristo se hace más hombre, se perfecciona en su ser humano”.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email