Coronavirus Iglesia en España

«Emoción y lágrimas» en la reapertura del Pilar

El sacerdote José Antonio Calvo ha publicado en Iglesia en Aragón un emotivo testimonio de la apertura del la basílica del Pilar de Zaragoza tras 57 días de puertas cerradas. «El deán del Cabildo, Joaquín Aguilar, y su administrador y director de Patrimonio Artístico, Ignacio Ruíz, han asistido a la reapertura con lágrimas en los ojos y emoción en el corazón».  Desde las 8 de la mañana los fieles se organizaban ante el acceso a la Santa Capilla. Mascarillas, distancia de dos metros entre cada uno, calma y deseo, rosas en las manos eran los atributos que portaban. «Mi primera salida, a ver a la Virgen, se lo prometí», comentaba una señora en la fila. Una fila que no se ha interrumpido, sino que crecía y crecía, como la de los confesionarios, porque una vez más se ha repetido el prodigio: «La mayor parte de los milagros que hace la Virgen son interiores, tienen que ver con la conversión y la paz, en el sacramento de la penitencia», corroboraba el capellán de la Virgen, José María Bordetas.

La oración de los presentes ha sido muy expresiva. En la cola, muchos jóvenes. Algunos, me decían, que están en medio de un ERTE o, sencilla y desgraciadamente, en el paro. Otros, aprovechando el descanso laboral en sus trabajos como enfermeras, médicos, auxiliares, venían a por la paz y la salud que da la Reina. También, estaban los que han venido a recomendar a sus difuntos. «En cuanto recuperemos la normalidad, haremos una gran misa funeral por todos los fallecidos en Zaragoza», anunciaba el arzobispo a los numerosos periodistas que seguían el momento.

Print Friendly, PDF & Email