Revista Ecclesia » Elias Hamwi, coordinador de proyectos en Cáritas Siria: «La vida es cada vez más difícil»
Internacional Última hora

Elias Hamwi, coordinador de proyectos en Cáritas Siria: «La vida es cada vez más difícil»

Elias Hamwi lleva tres años trabajando como coordinador de proyectos en Caritas Siria en la zona oriental de Alepo. Justo ahora que se cumplen diez años desde el comienzo del conflicto bélico, Hamwi hace un repaso para Cáritas Internacional de cómo están viviendo el día a día en este país devastado por la guerra donde la Iglesia católica, a pesar de las circunstancias, sigue acompañando en el día a día a los más necesitados.

«La vida es cada vez más difícil en Siria. No es la que todos esperábamos. La situación económica actual ha dejado a la gente paralizada por no poder satisfacer sus necesidades básicas».

La realidad que describe Hamwi no puede admitir otro calificativo que no sea de auténtico drama. «Las personas que tienen trabajo se dan cuenta de que su salario no alcanza ni para cubrir una cuarta parte de sus gastos mensuales». Cuestiones fundamentales como la alimentación, el higiene, la salud o la educación básica está al alcance de muy pocos. Son los jóvenes y las madres solteras, dice Hamwi, los que más sufren esta situación.

El problema no es una cuestión localizada sino que afecta a todo el país. «Al Hassakeh, Homs, Aleppo, Hama y Damasco o las zonas rurales donde el acceso a los servicios básicos es todavía más limitado».

Imagen de Cáritas Siria

 

Cáritas Siria: los desplazamientos internos, la confianza, la Asociación de Cristo y la esperanza

Para el coordinador de proyectos de Cáritas Siria, su principal motivación es «escuchar a todas las personas a las que hemos ayudado a ser menos vulnerables». Entre uno de los objetivos fundamentales está el poder ayudar a la población siria a poder alcanzar cada vez más autonomía.

Sin embargo, indica Hamwi, «es muy difícil trabajar como cooperante humanitario en una crisis de larga duración. Nosotros mismos, en Caritas, vivimos lo mismo que las personas a las que ayudamos. Yo he sido desplazado a causa de la guerra, al igual que algunos de mis compañeros de Caritas Siria. Las dificultades con las que ayudamos a la gente —como el hambre, el desplazamiento, el trauma— son a veces problemas con los que nosotros mismos hemos luchado. A veces, toda esta situación puede ser insoportable».

Durante el texto facilitado por Cáritas Internacional se remarcan las dificultades para granjearse la confianza de las nuevas comunidades a las que Cáritas trata de asistir. Son muchos años de conflicto y el otro ya no es visto en Siria como un espejo de humanidad sino como una amenaza.

Cuenta en este momento Hamwi el caso de una persona mayor a la que asistieron. «Le dimos un vale para ropa de abrigo, con el fin de que pudiera hacer frente a nuestro duro invierno. Descubrimos que utilizaba los vales para comprar ropa de niños y nada para ella. Cuando le preguntamos por qué, nos dijo que se había quedado con tres nietos que cuidar, porque los padres se habían ido. Dijo que lo menos que podía hacer era asegurarse de que se mantuvieran abrigados, aunque eso significara que ella misma no tuviera ropa de abrigo». «Es un honor para nosotros que, en algunos lugares de la región oriental del país, especialmente en la zona que abarca el proyecto del que soy responsable, nos llamen la Asociación de Cristo. Supongo que esto es una clara expresión de lo que significa nuestro trabajo para la gente a la que servimos».

La profesionalización de Cáritas Siria para hacer más eficaz la distribución de recursos, les ha ayudado a mejorar la respuesta humanitaria a las necesidades de la población, según dice Elias Hamwi. Ahora lo que desea es poder ayudar a construir un futuro mejor donde acabe la guerra y se pueda contribuir a lograr la igualdad en términos de género, religión y clase social».

«Sólo puedo pedir la misericordia de Dios y que nos dé fuerzas para afrontar estas duras condiciones con corazones agradecidos y caritativos».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa