Un momento del encuentro
Iglesia en España Última hora

El XV Encuentro de Familias de Toledo reflexiona sobre el «cambio de época»

Desde el pasado viernes 21 de agosto y hasta mañana día 26, la archidiócesis de Toledo celebra su XV Encuentro de Familias. Un evento que ha sido virtual y que normalmente lleva en peregrinación a entre 120 y 140 familias hasta Fátima, algo que este año no era factible. «Vista la situación y que es un encuentro de toda la familia, desde niños hasta adultos, nos preocupaba un poco y no lo veíamos viable», explica Miguel Garrigós, delegado episcopal de Familia y Vida de la archidiócesis y director del Secretariado de la Subcomisión para la Familia y la Defensa de la Vida de la Conferencia Episcopal Española.

El tema que vertebra el encuentro este año es «Los signos de los tiempos para la familia en el cambio de época». «Es algo que el Papa Francisco ha dicho en varias ocasiones, que no estamos en una época de cambios, sino en un cambio de época». En el encuentro, este año, se han inscrito unas 80 familias, asegura la organización, lo que supone unas 300 personas.

Virtual… y más internacional

Un aspecto positivo que destaca Garrigós de que el encuentro haya sido online es la posibilidad de haber contado con ponentes que, de otra manera, no habrían podido acudir. «Es difícil llevar a alguien hasta Fátima, y hay gente con la que habría sido imposible contar», comenta. Por ejemplo, con la ecuatoriana Amparo Medina, una de las mayores líderes provida del continente y responsable de Familia y Vida en la Conferencia Episcopal Ecuatoriana. También se ha notado en la participación, con algunas familias desde México o Canadá que, de otra manera, no habrían podido inscribirse.

El encuentro fue inaugurado por el arzobispo de Toledo, Francisco Cerro, que habló de la centralidad de la pastoral familiar, y recordó que la de Fátima es «una Virgen de tiempos difíciles». Además, Cerro se ha conectado al encuentro todos los días para participar y escuchar a los ponentes.

La estructura del encuentro lo divide en tres grandes bloques. Uno primero de ponencias, con diferentes temas. Por ejemplo, la de hoy, 25 de agosto, corre a cargo de Marcin Kazmierczak, que a través de la realidad polaca desarrolla el tema «Leer el pasado para afrontar el futuro». El segundo bloque es el de los testimonios, como el doctor Álvaro Gándara, jefe de la unidad de paliativos del Hospital Jiménez Díaz, en Madrid, y que pasó más de 60 días ingresado por coronavirus, 30 de ellos en UCI. O como el testimonio de Mónica Latorre, matrona del Hospital de Cuenca en el que acompañan a familias cuyos niños van a fallecer siendo bebés. Y un tercer bloque titulado «Santos en periodo de tribulación», en la que, en vídeos de media hora, se presentan vidas como la de Catalina de Siena, Don Bosco o los mártires de la Vendée, todos ellos con la característica común de haber vivido en épocas convulsas.

Además, hay actividades para que las familias trabajen en casa durante estos días. Algunas dinámicas con los niños y la invitación, todos los días, de acudir a misa. «Normalmente, cuando hacemos el encuentro en Fátima, todos los días participamos de la eucaristía», apunta Garrigós.

Print Friendly, PDF & Email