Revista Ecclesia » El Vaticano nombra a un experto general al frente de una Fundación afectada por escándalo financiero
Santa Sede Última hora

El Vaticano nombra a un experto general al frente de una Fundación afectada por escándalo financiero

El italiano Saverio Capolupo, ex comandante general de la Guardia de Finanza y consejero del Tribunal del Estado de la Ciudad del Vaticano en materia económica, tributaria y fiscal desde 2019, ha sido nombrado presidente de la Fundación Luis Maria Monti, que gestiona el Instituto Dermopático de la Inmaculada de Roma.

El general Capolupo sustituye al padre Giuseppe Pusceddu, quien como presidente interino desde el 12 de noviembre de 2020, recibió el encargo de adecuar los Estatutos de la Fundación al carisma del beato Luigi Maria Monti.

Según el comunicado difundido por la Sala de Prensa del Vaticano, se especifica que con este cambio «la Santa Sede continúa manifestando su cercanía y su apoyo a la Fundación y a sus obras, conservando la herencia del padre Monti por medio del cuidado de quienes sufren y de la fraterna atención a sus necesidades».

Bancarrota desde 2012

El Instituto Dermopático de la Inmaculada se encontraba en 2012, año en que declaró su bancarrota, en una situación financiera muy delicada debido al fraude y malversación de fondos por parte de sus administradores durante décadas.

En 2015, la Secretaría de Estado del Vaticano se hizo con el control del centro hospitalario por medio de su compra. Para la adquisición se creó una nueva sociedad sin ánimo de lucro en colaboración con la orden religiosa propietaria del hospital.

Dicha sociedad obtuvo un préstamo de la Administración de la Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA), por medio de una compleja serie de transacciones, de 50 millones de euros, a pesar de que la APSA había acordado con los reguladores bancarios europeos no realizar préstamos comerciales.

Pero el hospital, arruinado y endeudado, no fue capaz de hacer frente a la devolución del préstamo por lo que el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, como él mismo reconoció, coordinó con el Arzobispo Emérito de Washington, cardenal Donald Wurel, una subvención de 25 millones de dólares de The Papal Foundation para cubrir el préstamo con la APSA.

A principios de 2019, el cardenal Parolin solicitó al directorio de The Papal Foundation reclasificar 13 millones de dólares correspondientes a una de las cuotas de la subvención como préstamos y que se pagaran como créditos contra futuras solicitudes de subvención.

Al estancarse el dinero de la subvención, el APSA tuvo que cancelar 30 millones del préstamo de 50 millones de euros, perdiendo las ganancias de la entidad financiera para el año fiscal 2018.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa