Santa Sede Última hora

El Vaticano asegura que el estado de salud de Benedicto XVI «no es especialmente preocupante»

«Ni gravemente enfermo ni extremadamente débil». Así lo rebatió el Vaticano horas después de que Peter Seewald, biógrafo del Papa Emérito, asegurase que lo encontró en unas condiciones de salud preocupantes, aunque bien de ánimo.
El portavoz del Vaticano, Matteo Bruni, haciéndose eco de las palabras de monseñor Georg Gänswein, el secretario personal de Benedicto XVI, informó de que «las condiciones de salud del Papa Emérito no representan particular preocupación».

El Pontífice Emérito padecería desde hace algunas semanas una molesta infección que ha atacado especialmente la piel de su rostro. Sería un herpes zóster, una afección que además de dolor provoca picor y fiebre y que, en el caso de un anciano de 93 años, se hace todavía menos llevadera. Por ello, estaría siendo tratado con una importante dosis de antibióticos. «Son las condiciones de salud de un anciano de 93 años que está superando la fase más aguda de una enfermedad dolorosa, pero no grave», concluía Gänswein por boca del portavoz de la Santa Sede, Matteo Bruni.

Seewald visitó al Papa Emérito el pasado sábado día 1 para presentarle la biografía que ha escrito sobre él y cuya publicación se ha pospuesto varias veces a causa de la pandemia. Después de su encuentro, declaró al periódico alemán Passauer Neue Presse que Benedicto XVI se encontraba gravemente enfermo, que su voz era casi imperceptible y que estaba extremadamente frágil. La indiscreción del escritor activó inmediatamente la rumorología sobre la salud del Papa Emérito. Según Seewald, Benedicto XVI además ya habría redactado su testamento y escogido el lugar donde desea ser enterrado en la basílica de San Pedro.

Print Friendly, PDF & Email