"Tu cruz adoramos Señor" (SEMANA SANTA) Blog del director

El testamento de Jesús: Las Siete Palabras

siete-palabras

El testamento de Jesús: las siete palabras

Vivir, sufrir, servir y amar según la voluntad del Padre

Las siete últimas palabras de Jesús en la cruz bien podrían simplificarse compendiarse en otras dos, pronunciadas pocas horas de ser elevado sobre la cruz y morir.

La primera de ellas, separada cronológicamente de la segunda apenas un par de horas, fue la que pronunció al concluir el rito -gesto que vale y simboliza toda una vida- del lavatorio de los pies: «Os he dado ejemplo para que lo yo he hecho con vosotros, también vosotros lo hagáis». La segunda, todavía en Jueves Santo, fue la exclamada en Getsemaní, mientras sudaba sangre y pasión: «Padre, pasa de mi este cáliz, pero no se haga mi voluntad sino la tuya».

 

La Misión de las Misiones

 

Toda la existencia terrena de Jesús tuvo un sentido, una lógica, una dirección: cumplir la voluntad del Padre, servir la misión redentora que le había sido encomendada. Ya nos los narra la carta a los Hebreos cuando afirma en labios del Señor que «he aquí, Padre, que vengo a hacer tu voluntad».

Cumplir la voluntad del Padre fue la misión de Jesús. La suya fue la más excelsa de las misiones jamás encomendada. Fue la Misión de las Misiones. Fue la misión de la salvación. Tenía que ser así: el Hijo del Hombre tenía que tomar nuestra condición en todo menos en el pecado, recorrer nuestros caminos y nuestras latitudes, sentir el gozo y el dolor de la humanidad, su necesidad, su precariedad y su esperanza. Tenía que redimir hasta lo más hondo, hasta el final, hasta lo más recóndito del hombre, hasta la muerte y muerte de cruz. Era la misión del Amor pues nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. «Vosotros sois mis amigos».

Esta era la voluntad del Padre: sanar el corazón del corazón del hombre. Y solo podía hacerlo quien supiera de nuestras dolencias y quien poseyera la medicina de la salud verdadera. La misión de Jesús tenía, de este modo, la fuerza salvífica y redentora que necesitaba, necesita y necesitará la humanidad dolorida y anhelante. En sus cicatrices todos hemos sido sanados. La gracia está en el fondo de la pena y la salud naciendo de la herida.

 

Llamados a la misión desde la cruz

 

Y, a su vez, la misión de Jesús había de mostrarnos el camino: «Os he dado ejemplo para que lo yo he hecho con vosotros, también vosotros lo hagáis». Esto es, también nosotros hemos de ser medicina de salud verdadera para los demás. También nosotros estamos llamados a reproducir, en mayor o en menor escala, su Pasión de Pasiones, su Pascua. La fuerza de la cruz -«cuando yo sea elevado sobre la tierra atraeré a todos hacia mi»- no nos garantiza automáticamente la salvación sino que nos pone en camino, nos lanza a la misión. La cruz está transida de fuerza y de gracia. Pero corresponde a nosotros saber llenarnos de ella, irrigar nuestras venas y las de nuestros hermanos de su sangre salvadora.

De ahí, que la escucha dolorida de las Siete Palabras de Jesús en la cruz venga en ayuda de nuestra debilidad. Y lo hará iluminando -aun en las tinieblas de la duda, de la lejanía, de la apostasía silenciosa y de la increencia; aun en la noche del dolor abismal- el sentido auténtico de la vida.

Tres respuestas claves

 

Tres claves fundamentales, tres respuestas definitivas se escuchan desde el silencio y el tormento de la cruz de Cristo: la fidelidad a la voluntad del Padre en el cumplimiento de la misión encomendada (Palabras 1 -«Padre, perdónales porque no saben lo que hacen» y 6 -«Todo está consumado»-), el ejercicio heroico y sublime del amor hasta el extremo -amor transido de solidaridad y de servicio al prójimo- (Palabras 2 -«Hoy estarás conmigo en el Paraíso», 3 -«Mujer, he ahí a tu hijo; hijo, he ahí a tu Madre», 4 -«Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?- y 5 -«Tengo sed») y la confianza plena en que el Padre sabe lo hace y que siempre -máxime en el dolor, en la prueba y en la misión- nos acoge en sus manos misericordiosas, en su regazo materno (Palabra 7 -«Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu»-).

Las Siete Palabras de Jesús en la cruz son, por ello, la síntesis de su vida y de su muerte, la prenda y anticipo de su resurrección. Son su testamento. Comienzan y acaban invocando, con dolor y amor infinitos, el nombre del Padre. He ahí, pues, su significado y su legado: vivir en la voluntad de Padre cuya gloria es la vida del hombre.

Por ello y desde entonces, la vida tiene sentido. La cruz es no solo un suplicio atroz e inhumano. Del costado de Cristo, abierto y traspasado por una lanza, brotan sangre y agua. La cruz es el árbol de la vida. Las palabras de Jesús en la cruz no son un monólogo desesperado. Son un cántico de alabanza, desgarrado y confiado, atormentado y esperanzado. Son palabras para los demás. Son palabras pendientes de los demás: del buen ladrón -«Hoy estarás conmigo en el Paraíso-, de la Madre y del discípulo -«Madre, he ahí a tu hijo; hijo, he ahí a tu Madre»- y de la humanidad gimiente y redimida -«Padre, perdónales porque no saben lo que hacen», «Tengo sed». Son palabras del Hijo en diálogo de dolor y amor con el Padre: «Todo está consumado».»En tus manos encomiendo mi espíritu».

 

Palabras de gloria,

de una gloria que es siempre la vida del hombre

 

 Señor de las Siete Palabras, Tu cruz, tu silencio y tus palabras adoramos, y tu santa resurrección glorificamos. Por el madero ha venido la alegría al mundo entero. En tus palabras y en tus silencios ha hablado Dios, ha hablado el Hombre, y ha hablado para siempre. Nunca fuiste tan Verbo Eterno del Padre. Nunca una palabra, siete palabras, dijeron tanto y lo dijeron todo. Es tu testamento de amor y de heredad eternas. Es tu legado que ahora nos corresponde a nosotros llevar a plenitud de entrega, de amor y de servicio en nuestras existencias y en las existencias de una humanidad que solo puede ser redimida en tu cruz salvadora, en tu silencio elocuente, en tus palabras de Vida.

 

«Os he dado ejemplo para que lo yo he hecho con vosotros, también vosotros lo hagáis». «Padre, pasa de mi este cáliz, pero no se haga mi voluntad sino la tuya». Ahora es glorificado el Padre en el Hijo y por el Hijo; ahora es glorificado el Hijo en el Padre y por el Padre. Y ahora, a esta hora de la gloria, le falta tan solo la gloria, ya en prenda y en simiente, del hombre. Porque desde el Calvario la gloria plena de Dios es la vida del hombre,  es que el hombre viva esa vida sembrada para siempre en la tierra abierta sobre la que se levantó y se levanta la cruz de Cristo, que elevado sobre cielos y tierra ha de atraer a todos hacia sí. Amén

 Jesús de las Heras Muela

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
El testamento de Jesús: Las Siete Palabras, 5.5 out of 10 based on 2 ratings
Print Friendly, PDF & Email

Jesús de las Heras Muela

Jesús de las Heras Muela nació en Sigüenza el 17 de Diciembre de 1958. Es licenciado en Estudios Eclesiásticos (Facultad de Teología de Burgos, 1982), Ciencias de la Información (Universidad Complutense de Madrid, 1992) e Historia de la Iglesia (Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, 1992), habiendo realizado los cursos de doctorado de estas dos últimas disciplinas.

1 comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Me gustaría volver a nacer para alimentar mi vida, de vida. Leyendo sus comentarios y reflexiones, me siento inmensamente feliz, aún reconociendo mi débil conocimiento, pero me hace comprender de forma clara y concisa, los comentarios que mi madre me hacía cuando era muy pequeñita y que intento leer y releer para alimentar mi espíritu. Gracias a internet, a usted, y a otros doctos, en la materia me voy reciclando.

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...