Revista Ecclesia » El sano ejercicio del diálogo interior