San Bult
Iglesia en España

El San Bult, una de las imágenes más antiguas de Valencia sometidas al TAC

El San Bult, una de las imágenes más antiguas de Valencia sometidas al TAC

Por Antonio DÍAZ TORTAJADA, sacerdote-periodista

Una de las tallas religiosas más antiguas de Valencia -junto a la del Santísimo Cristo del Salvador-, la de Sant Bult, se está sometiendo a las técnicas más modernas de estudio y restauración para garantizarse su perdurabilidad en el tiempo.

Esta imagen de Cristo de apenas de 78 centímetros está sufriendo su primera restauración completa por manos expertas, puesto que hasta ahora las únicas intervenciones de las que se tienen constancia eran pequeños repintes o rehabilitación de piezas amputadas, como en algunas ocasiones los dedos que fueron repuestos por los ebanistas de Xerea.

Esta talla fue encontrada en 1238 por el albañil Manuel Navarro en el mismo año de la conquista de la ciudad por Jaume I en una de las caballerizas del ejército cristiano, junto al convento de Santo Domingo, al retirar este vecino una losa que cubría un pozo para sofocar un fuego.

Ahora, el departamento de escultura policromada de Conservación, Restauración e Investigación de CulturArts de la Generalitat y el servicio de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de la Diputación de Castellón ya están realizando la primera fase de limpieza de la policromía del Cristo de Sant Bult tras constatar, por ejemplo, que el tono de sus vestiduras era un repinte y que la policromía que se observaba era azul.

Este hallazgo coincide con una pintura que hay en la iglesia de San Juan del Hospital, que reproduce a este Cristo y su ropaje con el mismo azul original que hemos detectado.

Además, con estos estudios se ha podido certificar una de las tradiciones que había pasado de generación en generación. En las imágenes obtenidas se puede observar un corte de los brazos y cómo estos fueron unidos al torso mediante el uso de espigas de madera y probablemente una cola animal. Posteriormente, se rehizo la forma en la zona de la unión con un aparejo de yeso.

La obra llegó a Castellón el pasado julio y después de un primer estudio organoléptico, se detectó la suciedad superficial y pequeñas pérdidas puntuales de policromía o arañazos, sobre todo en el rostro, manos y pies. En el rostro se observaron pequeños repintes efectuados sobre un estuco mal nivelado.

Entre las técnicas que se han empleado para conocer el estado de la talla cabe citar la toma de fotografías del estado inicial de la obra con distintas longitudes de onda con fotografía visible, fotografía mediante fluorescencia ultravioleta o más complejas como la reflectología infrarroja, la radiografía y la tomografía axial computarizada (TAC).

La tomografía y los estudios radiográficos se realizaron en colaboración con el servicio de Radiodiagnóstico del hospital Provincial de Castellón. Estos análisis han permitido observar la estructura interna de la escultura de forma no invasiva ni destructiva, obteniendo información sobre su estado de conservación, presencia de grietas, agujeros o posibles ataques de xilófagos.

En cuanto a las características del Cristo de Sant Bult, los parámetros estilísticos responden a las imágenes románicas, «se puede pensar que es anterior a la conquista de Jaume I. Su iconografía es poco frecuente porque aparece crucificado en la cruz, pero en majestad, con la cabeza erguida y los ojos abiertos mirando al pueblo, es decir, como vencedor de la muerte, y su cara tiene una expresión serena.

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.