Revista Ecclesia » «El Salvador vive un terremoto político», palabras del cardenal Rosa Chávez que molestan a los políticos
Internacional Última hora

«El Salvador vive un terremoto político», palabras del cardenal Rosa Chávez que molestan a los políticos

La entrevista concedida por el cardenal Gregorio Rosa Chávez, obispo auxiliar de San Salvador, a Vatican News sigue siendo noticia en El Salvador. Prueba de ello es la reacción del líder partido Nuevas Ideas, Walter Araujo, quien amenazó al cardenal con un «terremoto político» porque no está de acuerdo en cómo el cardenal describió la situación en el país.

Araujo, desde que formaba parte del partido Arena, tanto como líder como como funcionario, ha atacado a los sacerdotes que denunciaban injusticias, como el cardenal Rosa Chávez. El político repitió las consignas de su exlíder y fundador Roberto d’Abuisson, acusando a los sacerdotes de ser «sacerdotes rojos» (comunistas) con sotanas negras.

«Hay que dar la gente esperanza»

Respecto a la entrevista, a la pregunta, «¿Cómo interpreta la situación sociopolítica actual en El Salvador?”, que Vatican News planteó al cardenal Rosa Chávez, el purpurado respondió así: «Es una pregunta difícil en este momento. Porque estamos en un momento de terremoto político podemos decir, cuando vivimos el terremoto en 1986 estábamos en plena guerra, y el arzobispo Rivera Damas usó una imagen muy bonita, dijo: “Hay dos terremotos, el de la naturaleza y el creado por los hombres”. Se refería a la guerra y en ese marco, él tuvo una imagen muy bonita, que cada domingo celebramos la misa dominical, desde un lugar que había sufrido el terremoto. Con dos vigas de madera de una casa que fue destruida que serían como cruz, símbolo de un país que tiene, una esperanza en Cristo. Hay que dar a la gente esperanza ante una tragedia tan grande como la guerra y el terremoto».

«Algo parecido pasa hoy día, tenemos el terremoto de la pandemia», asegura el cardenal. «Qué tantos dolores están causando en el mundo y también entre nosotros. Y cómo duele ver a la gente cada día verla angustiada, o entubada como decimos acá. Atado a una máquina con montón de cables. Y muchas veces también en un cementerio enterrada siguiendo un protocolo. Y no poder estar nadie cerca del difunto. Y el otro terremoto es uno político. El país vive una gran convulsión política en este momento, una crisis política muy grave porque no tenemos en este momento un Estado de Derecho que funcione, no tenemos independencia de poderes, no hay una figura política en quien confiar, no tenemos una ley que tengamos que respetar, hay un temor muy gran de que no haya ley ni orden. Por tanto, no hay justicia verdadera».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa