Internacional

El Salvador: En la fiesta del Divino Salvador del Mundo, los obispos piden el don de la paz

El Salvador: En la fiesta del Divino Salvador del Mundo, los obispos piden el don de la paz

La Fiesta del Divino Salvador del Mundo ha congregado como cada año a miles de fieles en la capital salvadoreña. Del 1° al 6 de agosto se han oficiado diversos actos preparados por la Iglesia en el El Salvador.

Una de las novedades de este año han sido las reliquias del beato Romero presentes en todos los actos religiosos en honor del Divino Salvador. Dichas reliquias visitarán luego las más de 400 iglesias del país.

Luego de la tradicional ceremonia de Transfiguración del Divino Salvador del Mundo, uno de los actos más importantes de las fiestas patronales, monseñor Jose Luis Escobar, arzobispo de San Salvador y presidente de la Conferencia Episcopal de ese país, concelebró una misa en la Catedral Metropolitana en honor al santo patrono, junto a los Obispos salvadoreños y sacerdotes de la sede primada.

Ante la plaza Cívica, llena de fieles monseñor Escobar destacó la participación de todos y llamó a la población a mantener su fe y seguir el mensaje del santo patrono: «Sigamos a Cristo paso a paso, día a día» expresó.

El arzobispo de San Salvador se refirió también al mensaje que la Conferencia Episcopal publicó en vísperas de esta fiesta para pedir a los salvadoreños mantener la fe y la esperanza frente a los problemas que enfrenta el país.

El mensaje de los Obispos de El Salvador emitido ante la grave situación de violencia que sufre el país centroamericano es el siguiente:

Mensaje de la Conferencia Episcopal de El Salvador ante la grave situación de violencia que sufre nuestro País.
“Vengan a mí, los que están… agobiados, yo los aliviaré” (Mt 11, 28)

1. Los Obispos de la Conferencia Episcopal de El Salvador, reunidos en Asamblea Ordinaria en el mes de julio, en las vísperas de la solemnidad del Divino Salvador del Mundo, Patrono de nuestra Nación, ante la aflictiva crisis nacional, a las víctimas de la violencia les expresamos nuestro dolor y cercanía, y en solidaridad ofrecemos a Dios nuestras oraciones.

2. Merece nuestro elogio la actitud valiente y generosa de la población salvadoreña que, a pesar de los problemas por los que atraviesa, no se doblega y sigue adelante en el cumplimiento de sus deberes, con el espíritu trabajador y abnegado que le caracteriza. Les animamos a no darse por vencidos. Hoy es el momento de vivir de acuerdo a nuestros principios y valores, a no dejarnos vencer por el mal, sino a vencer el mal con el bien. Es el momento de que todos seamos solidarios con los que sufren y aportar lo mejor de nostro en favor del bien común.

3. En este momento de mucho sufrimiento, dolor y luto, les animamos a fortalecer su fe y mantener la esperanza, confiando en la misericordia divina; supliquemos al Divino Salvador que proteja y salve nuestra nación. Invitamos a todos a unirnos en oración por la paz. A nuestros sacerdotes les pedimos promover la oración por la paz en todo el país. Que todos los templos parroquiales y capillas donde está el Santísimo Sacramento, a partir de esta fecha, todos los días jueves y sábados por la tarde, se haga una hora de adoración al Santísimo. Que además se hagan procesiones, Rosarios, ayuno y sacrificios, suplicando a Dios el don de la paz para nuestra Nación.

4. A los que tristemente han optado por la violencia, les urgimos a deponer esa actitud y volver a Dios. Les advertimos que de todas nuestras acciones daremos cuenta ante el tribunal de Dios, y que nadie escapará de la justicia divina.

5. A los Autoridades del Estado, a los políticos de todos los partidos, y a todas las fuerzas vivas de la sociedad, les pedimos que actúen con responsabilidad, cumpliendo con sus deberes en favor de la sociedad, deponiendo las actitudes negativas de ataque mutuo que generan más división en el pueblo. Por el contrario, es tiempo de unir esfuerzos, con respeto y espíritu de colaboración, para promover la paz y el progreso en nuestra Nación. Les exhortamos a poner su mejor esfuerzo obrando de manera honesta recordándoles que el fin no justifica los medios.

Pedimos al Divino Salvador del Mundo, por intercesión de la Reina de la Paz y de nuestro Beato Monseñor Romero, el don de la paz para todos.
Dado en la sede de la Conferencia Episcopal de El Salvador, San Salvador, 30 de julio de 2015.

Mons. José Luis Escobar Alas
Arzobispo de San Salvador
Presidente de la CEDES

Mons. Fabio Reynaldo Collindres A.
Obispo del Ordinariato Militar
Vicepresidente de la CEDES

Mons. Romeo Tovar Astorga
Obispo de Santa Ana
Secretario General de la CEDES

Mons. Elìas Samuel Bolanos Avelar
Obispo de Zacatecoluca

Mons. Luis Morán
Obispo de Chalatenango

Mons. Constantino Barrera Morales
Obispo del Sonsonate

Mons. Rodrigo Orlando Cabrera C.
Obispo de Santaigo de Marìa

Mons. Miguel Angel Morán Aquino
Obispo de San Miguel

Mons. José Elìas Rauda Gutiérrez
Obispo de San Vicente

Mons. Gregorio Rosa Chávez
Obispo Auxiliar de San Salvador

Mons. Eduardo Alas Alfaro
Obispo Emérito de Chalatenango

Mons. Fernando Sáenz Lacalle
Arzobispo Emérito de San Salvador

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.