Firmas

El PSOE cabalga de nuevo, por Fidel García Martínez

El PSOE cabalga de nuevo, por Fidel García Martínez

Pedro Sánchez está tan convencido de que va a ser el vencedor de las próximas elecciones que lo primero que piensa llevar a cabo es, ¡cómo no!, atacar a la Iglesia Católica con las bendiciones de El País, que anda muy nervioso porque no está contento con todo lo que le ha regalado el PSOE desde los tiempo de Felipe González en el campo de la Comunicación Audiovisual y Multimedia.

Sánchez nada más ser elegido Secretario General lo primero que se le ocurrió fue denunciar los acuerdos del Estado Español y la Santa Sede, que tanto bien traen a España en lo educativo, sanitario y asistencial. Ahora anda enredando y mareando la perdiz con lo del IBI de la Iglesia Católica e insinuando que tiene propiedades inmobiliarias de dudosa pertenencia. O no conoce o nada la importa la Constitución que quiere modificarla a su antojo y su según peculiares ansias de poder.

España no es un estado confesional, sino un Estado de Derecho que respeta el derecho fundamental a la libertad religiosa y educativa, que es un derecho de los padres y que todo gobierno debe respetar, porque no es dueño ni el PSOE ni ningún partido de ningún derecho, y muchos menos que los concede a los quite cuando le viene en ganas para apañar votos claramente antidemocráticos, como es el derecho a la vida, propio del nasciturus y de nadie más, ni tan siquiera de la madre que tiene derecho a la maternidad y no al aborto, por mucho que la ideología de género tan sectaria como reaccionaria así lo pregone.

Fidel García Martínez

Print Friendly, PDF & Email

1 comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • No saben ni hablar, siguen a vueltas con lo ‘laico’. ‘Laico’ sólo significa que no pertenece a la estructura clerical, lo cual es ya el caso del estado español; además es aconfesional. Sin embargo podría seguir siendo laico pero confesional, como era el caso del régimen franquista; el estado español con Franco era laico pero confesional católico: laico pues la estructura del estado no era la eclesiástica, pero confesional católica. Un estado como el iraní en cambio es confesional y además el poder legalmente recae obligadamente sobre la estructura clerical luego no es laico sino clerical.

    Un creyente cristiano (o un musulmán en su caso) es laico si no pertenece al clero; es decir, es seglar.