Revista Ecclesia » El proyecto de las cofradías de Aguilar de la Frontera para recuperar la Cruz de las Descalzas
Iglesia en España Noticias Última hora

El proyecto de las cofradías de Aguilar de la Frontera para recuperar la Cruz de las Descalzas

Las cofradías del municipio cordobés de Aguilar de la Frontera junto al párroco, Pablo Lora, presentan el boceto para restituir el símbolo cristiano talado y arrojado a un vertedero el pasado 19 de enero por orden del ayuntamiento. Lora se dirigió entonces a los fieles tras la retirada de la cruz reprochando a las autoridades locales que no se admitieran alegaciones al expediente, argumentando que el símbolo cristiano «estaba desprovista de todo contenido político desde hacía más de treinta años».

En el día de ayer, donde se conmemora la Santa Cruz, la Agrupación de Cofradías de Aguilar de la Frontera, acompañada por su consiliario, el sacerdote Pablo Lora, han hecho público un comunicado en  que muestran la decisión por unanimidad de todas las Cofradías agrupadas y no agrupadas de «restaurar el símbolo cristiano de la Cruz en el entorno del Llanito de las Descalzas».

La demanda de los cofrades de Aguilar se concreta en «restituir el símbolo cristiano de la Cruz en el entorno del monumento de San José y San Roque, lugar de nuestras queridas Madres Carmelitas Descalzas, con quienes las cofradías de nuestro pueblo tiene una estrecha vinculación, vinculación extensiva a todo el pueblo de Aguilar», según se explica en un comunicado hecho público hoy y del que se ha hecho eco la diócesis de Córdoba. El boceto de la Cruz, que será presentado en el consistorio aguilarense, sería sufragado por todos, a través de aportaciones particulares por suscripción popular,  y está diseñado para ubicarse en el contexto de la remodelación de este espacio público declarado BIC.

En la solicitud al Ayuntamiento de Aguilar, la Agrupación apela al hondo significado del símbolo también para «voluntarios de Cáritas» así como «toda la comunidad parroquial» y asegura  que «pretendemos que este monumento sea un altar callejero que vuelva a formar parte de la vida de nuestro pueblo y, más concretamente de la vida de nuestras hermandades, con el que crezcan las futuras generaciones».

«La nueva cruz debe ser de todos y queremos que sea de todos»

Tenemos ocasión de hablar con Pablo Lora, párroco de Aguilar de la Frontera, sobre los acontecimientos de los últimos meses y el nuevo proyecto de volver a emplazar la cruz en el pueblo. Nos confirma que «la relación con el ayuntamiento es positiva ya que tenemos que hacer frente de forma conjunta en muchos otros ámbitos, como la asistencia social». Se ha manifestado satisfecho de ver que desde las instancias municipales hay una «escucha proactiva» en la reposición de este  signo cristiano. «Quieren contar con nosotros para seguir embelleciendo el lugar».

Respecto a la situación y crispación generada con el derribo de la cruz, Lora habla de la reacción ejemplar del pueblo. «La situación, después de la retirada de la cruz, fue de paz y sosiego. Obviamente con el dolor de que se nos había robado ese elemento de nuestra fe. Había malestar, pero sin odio ni resentimiento. La gente con la reposición de la cruz está entusiasmada y con gozo y que el ayuntamiento haya recibido de buen grado nuestra propuesta, ha ayudado. Hay que seguir creando lazos de comunión y buscar caminos para solucionar problemas, reconociendo los errores por un lado y otro, y seguir solicitando nuestro derecho de poder manifestar públicamente nuestra fe».

Una vez más, Lora –como ya hiciera el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández–,  ha insistido en que la Cruz de las Descalzas, como se conocía al anterior monumento, «estaba desposeída de toda connotación política» y era símbolo de fe que «ayudaba a las celebraciones de los fieles».

Este año, en el que se conmemora el 350 aniversario de la fundación del convento de las carmelitas, «recuperar la cruz es importante como homenaje  a estas mujeres que entregan su vida en oración por el pueblo y por todos nosotros».

La preguntamos a propósito de los costes de la nueva cruz y el párroco nos confirma que «la intención es que sea sufragada a través de una aportación popular. Queremos que cada vecino aguilarense pueda verse representando en ella».

Esta iniciativa de restituir y reparar la complicada situación que se vivió el pasado mes de enero, ha sido llevada acabo por las  30 cofradías asociadas. «Queremos que sea un altar callejero», afirma Lora.

Ahora mismo el proyecto está en trámites para ver su viabilidad y emplazamiento final. Para ello están en conversaciones con la delegación provincial de cultura así como con la alcaldía. Si bien todavía es pronto para saber cuándo estará instalada la nueva cruz, lo que es seguro es que la buena voluntad y disposición de una y otra parte ayudará a seguir creando lazos de comunión.

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa