Revista Ecclesia » El presidente de la Comisión para la Educación presenta las síntesis del Foro de Religión: «Tenemos argumentos para el diálogo con todos»
Destacada Iglesia en España Última hora

El presidente de la Comisión para la Educación presenta las síntesis del Foro de Religión: «Tenemos argumentos para el diálogo con todos»

«Estamos en mejores condiciones para iniciar los trabajos sobre el nuevo currículo en el marco de la LOMLOE», ha explicado el obispo de Lugo, Alfonso Carrasco Rouco, presidente de la Comisión Episcopal para la Educación y la Cultura. Además, ha dicho, «disponemos de argumentos renovados para el diálogo con todas las partes sobre el lugar propio de la clase de Religión en nuestro sistema educativo».

Así lo ha explicado el prelado en la presentación de la síntesis final del Foro «Hacia un nuevo currículo de Religión. Un diálogo entre todos y para todos», que se celebró en la sala de prensa de la Conferencia Episcopal Española y concluyó el 22 de marzo. «Todos estos materiales se tendrán en cuenta y contribuirán en el proceso de redacción del currículo y serán un instrumento valioso para la formación y la actualización», ha expresado el obispo que ha reiterado la voluntad de diálogo por parte de la Comisión con las administraciones educativas.

Garantizar el espacio de la asignatura de Religión

Además, ha pedido que los desarrollos de la LOMLOE que faltan por conocerse «garanticen a la enseñanza religiosa escolar el espacio necesario para que pueda contribuir eficazmente a la formación integral de los alumnos, y, en general, a la mejora de nuestro sistema educativo». De la misma forma, ha destacado, que «la Comisión seguirá comprometida en el seguimiento cercano del desarrollo de la reforma educativa».

Respecto al profesorado de Religión, Carrasco Rouco ha anunciado la necesidad de reflexionar sobre la situación laboral «a partir del momento en que el Ministerio plantee un nuevo estatuto de la función docente y un nuevo acceso a la profesión». La participación en el Foro «ha reavivado la pasión educativa que es propia de la Iglesia, y que se manifiesta cada día, de muchas maneras, en su compromiso con la formación y el bien integral de las personas».

Una misión que pasa por un Pacto Educativo Global

Por último, ha recordado que la Iglesia en España «vive esta misión educativa acogiendo y haciendo suyos los desafíos del Pacto Educativo Global, y comprometiéndose en el cuidado de todas y cada una de las personas, especialmente de las más vulnerables, y así, en la construcción de la “casa común”», algo que ha confirmado la experiencia de este Foro.

Desafíos y horizontes del sistema escolar

El presidente de la Comisión ha recordado que este Foro ha recogido «la escucha de numerosas personas e instituciones, también delegaciones diocesanas de enseñanza, que nos pedían insistentemente una renovación del currículo de Religión». Además, durante todas sus jornadas de trabajo «ha respondido a la necesidad de una experiencia que tenga en cuenta adecuadamente las posibilidades y las dificultades, los desafíos y los horizontes educativos reales de nuestro sistema escolar».

Por todo ello, el obispo ha querido subrayar el objetivo «a la hora de acertar en la selección de aquellos aprendizajes religiosos que mejoren la educación de todos, que son necesarios para crecer en libertad y responsabilidad personal, en aprecio de la justicia y la solidaridad». Algo que, sin duda, ha propiciado el Foro «que ha recibido muchos mensajes de felicitación y gratitud por la iniciativa».

Un profesorado «comprometido»

Esta satisfacción se une a la comprobación «de que contamos con un profesorado de Religión comprometido, activo e implicado en su tarea docente y en la mejora de la asignatura», ha asegurado Carrasco Rouco.

Después de la experiencia del Foro, ha argumentado, «estamos todavía más convencidos de que la clase de Religión Católica está preparada para responder de manera responsable, creativa y propositiva a los nuevos desafíos de la escuela y la sociedad».

La construcción de una sociedad más inclusiva

Tal y como ha explicado, el desafío será conciliar «una clase de Religión Católica profundamente eclesial, que no tiene dudas de identidad ni de su mensaje esencial, y una ERE profundamente escolar, que tampoco tiene dudas de cómo plantearse pedagógicamente en línea con las finalidades propias de la escuela».

Por último el presidente de la Comisión para la Educación ha celebrado «que tenemos una clase de Religión Católica que responde radicalmente al derecho fundamental de las familias a ser los primeros responsables en la educación de sus hijos e hijas y, a la vez una ERE que contribuye al bien común y la construcción de sociedades más justas, equitativas e inclusivas».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa