Internacional Última hora

El Patriarcado Latino de Jerusalén salda gran parte de su deuda

El patriarcado latino de Jerusalén empieza a ver la luz tras solucionar los graves problemas económicos que ha venido arrastrando en los últimos años. Su administrador apostólico, Pierbattista Pizzaballa, lo ha confirmado este 6 de octubre en una declaración en la que agradece el apoyo y la solidaridad de la Orden del Santo Sepulcro. «Gracias al apoyo del Gran Maestre con el Gran Magisterio, nuestro llamado a los Caballeros y Damas tuvo una respuesta que superó con creces nuestras expectativas y que nos dio el respiro necesario para manejar esta emergencia con mayor serenidad. Todos quedamos asombrados y conmovidos por la respuesta inmediata y su alcance».

Pizzaballa explica que, a pesar de las numerosas emergencias habidas, este año 2020 ha supuesto el final de «un agotador camino de reestructuración y resolución de difíciles situaciones preexistentes». «La gran deuda que el Patriarcado tenía con la fundación San Juan Bautista, vinculada a la Universidad de Madaba, ha sido saldada en su totalidad. Esto ha reducido las deudas generales que agobiaban a la administración del Patriarcado en casi un 60%. Fue posible gracias a la dolorosa cesión de algunos bienes, que sin embargo, no eran imprescindibles para el Patriarcado. Ahora tenemos un plan estructurado para concluir pronto también los compromisos restantes. Queda mucho por hacer, pero ahora estamos al final de un camino positivo para la vida de la diócesis de Jerusalén».

Mala gestión

El Patriarcado confirmó el pasado 12 de junio que se veía obligado a vender tierras y propiedades inmobiliarias en Nazaret y Jordania para hacer frente a la enorme deuda que arrastraba, que había llegado a alcanzar los cien millones de dólares. Reconoció entonces que el «enorme déficit» era fruto de una mala gestión del pasado relacionada con la Universidad Americana de Madaba, en Jordania. Inaugurada por el rey Abdalá II en 2013, la primera piedra de este centro fue bendecida por el Papa Benedicto XVI en su visita a Tierra Santa de mayo de 2009.

Unos días antes, en mayo, monseñor Pizzaballa advirtió también que 38 colegios católicos del Patriarcado en Jordania y Palestina corrían serio peligro de cierre debido a la crisis y a la falta de fondos por el retraso de la colecta especial de Viernes Santo a causa de la pandemia.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME