Coronavirus Internacional

El paso de la cruz de la JMJ se aplaza al 22 de noviembre, solemnidad de Cristo Rey

Hoy estaba previsto el paso de la Cruz de la JMJ de los jóvenes de Panamá a los de Lisboa. Ha sido uno de los eventos que se han tenido que ver retrasados por la pandemia, que se postergará al 22 de noviembre, solemnidad de Cristo Rey. Así lo ha anunciado el Papa Francisco durante al final de la celebración del Domingo de Ramos, durante el Ángelus. Mientras tanto, el Santo Padre ha querido enviar un mensaje de ánimo a los jóvenes: «En espera de este momento, os exhorto a testimoniar la esperanza, solidaridad, de la que todos tenemos necesidad en este tiempo difícil».

La JMJ de Lisboa se celebrará en la capital portuguesa en verano de 2022. La anterior JMJ, la de Panamá, tuvo del 22 al 27 de enero de 2019, y fue la tercera celebrada en Latinoamérica, después de la de Buenos Aires en 1987 y la de Río de Janeiro en 2013. Por tanto, esta celebración vuelve a Europa ya que en 2016 la ciudad que lo acogió fue Cracovia, en Polonia. Aunque no está definida la fecha exacta de la próxima JMJ, sí se saben algunos detalles, como el lema que llevará: «María se levantó y partió sin demora». Esto fue anunciado por el Papa en junio del año pasado.

El deporte, para el Desarrollo y la Paz

Mañana, lunes 6 de abril, se celebra el Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y la Paz, una celebración del calendario que también el Papa ha recordado esta mañana. El Pontífice ha destacado que, «aunque las competiciones estén suspendidas», se pueden apreciar valores. «Se ven los mejores frutos del deporte, la resistencia, la hermandad, el dar lo mejor de sí mismo. Ppor tanto, relancemos el deporte para la paz y el desarrollo», ha afirmado.

Por último, Francisco ha querido hacer una invitación a afrontar la Semana Santa con fe desde las casas, invitando a la cercanía con quienes cuidan y quienes tienen que ser cuidados .«Resurgen las personas, las familias, que no podrán participar en las celebraciones litúrgicas y tendrán que recogerse en oración en casa, ayudados por los medios tecnológicos. Sintámonos cerca de los enfermos, sus familiares, y quienes se ocupan de ellos con abnegación».

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME