Revista Ecclesia » El Papa vuelve a llamar a la paz en Etiopía
Un grupo de mujeres etíopes huidas de la guerra en Tigray se abastece de agua en el campo de refugiados de Um Rakuba, en Sudán / EFE
Internacional Última hora

El Papa vuelve a llamar a la paz en Etiopía

El Papa Francisco ha vuelto a hacer un llamamiento a la paz en Etiopía, donde prosiguen los combates entre las tropas gubernamentales y el Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF).

Ayer viernes, 27 de noviembre, la Oficina de Prensa de la Santa Sede hizo pública la siguiente declaración sobre el conflicto en esta región del norte del país, fronteriza ya con Eritrea:

«El Santo Padre sigue las noticias procedentes de Etiopía, donde desde hace algunas semanas se está produciendo un enfrentamiento militar que afecta a la región de Tigray y sus alrededores. Como resultado de la violencia, cientos de civiles han muerto y decenas de miles de personas se ven obligadas a huir de sus hogares al Sudán.

Durante el Ángelus del pasado 8 de noviembre, el Papa Francisco, refiriéndose al actual conflicto en Etiopía, dijo: “Mientras exhorto a todos a rechazar la tentación del conflicto armado, invito a todos a la oración y al respeto fraterno, al diálogo y a la resolución pacífica de la discordia”.

Los enfrentamientos, que se han intensificado día a día, ya están causando una grave situación humanitaria.

El Santo Padre, al llamar a la oración por este país, hace un llamamiento a las partes en conflicto para que cese la violencia, para que se salvaguarde la vida, especialmente de los civiles, y para que el pueblo vuelva a encontrar la paz».

El nuevo llamamiento de la Santa Sede se produce después de que esta semana el primer ministro etíope Abiy Ahmed, premio Nobel de la Paz 2019, rechazara nuevamente emprender conversaciones de paz con los rebeldes. «Si bien consideramos las preocupaciones de nuestros amigos —dijo—, rechazamos cualquier interferencia en nuestros asuntos internos, por lo tanto, instamos respetuosamente a la Comunidad Internacional a que se abstenga de cualquier acto de injerencia indeseada e ilegal y respete el principio fundamental de no intervención».

Hace unas semanas, la Unión Africana también pidió a ambas partes el cese de hostilidades, el respeto de los derechos humanos y la protección de los civiles.

Las noticias que llegan de la zona son muy preocupantes. Se habla ya de más de mil muertos y de la huida a Sudán de unas 40.000 personas. Amnistía Internacional ha denunciado la comisión de una masacre a machetados, por parte de los rebeldes, en la ciudad de Mai-Kadra en la noche del 9 de noviembre.

El conflicto tiene por detonante la pretensión de esta región de obtener la independencia. Las hostilidades comenzaron el 4 de noviembre, tras el ataque de los rebeldes a dos bases militares del ejército federal. Anteriormente, en septiembre, el gobierno de Tigray había celebrado unas elecciones ilegales (sin autorización de Addis Abeba), lo que hizo que ambas partes rompieran relaciones.

En el Tigray hay cuatro campos de refugiados en los que viven unos 96.000 eritreos.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa