Francisco en un momento de la eucaristía de hoy
Coronavirus Santa Sede

El Papa recuerda a los profesionales de los medios de comunicación y su trabajo durante la pandemia

El Papa Francisco ha pedido hoy en su misa diaria por los profesionales de la comunicación. «Oremos hoy por los hombres y mujeres que trabajan en los medios de comunicación, que en este tiempo de pandemia trabajan y arriesgan mucho. Que el Señor los ayude en este trabajo de transmisión siempre de la verdad»

Durante la homilía de hoy en la eucaristía en Santa Marta, Francisco ha reflexionado sobre la misión de Jesús. «Se presenta como luz, su misión es iluminar porque el mundo estaba en las tinieblas, pero el drama de la luz de Jesús es que ha sido rechazada, porque el pueblo amaba más las tinieblas que la luz».

El Pontífice ha recordado que cada uno de nosotros hemos recibido esa luz a través del sacramento del bautismo. «En los primeros siglos, el bautismo se llamaba el sacramento de la iluminación, nos daba la luz, por eso en el bautismo se entrega una vela encendida a los padres, para que el niño o la niña sean iluminados». Sin embargo, «el drama de nuestro pecado es que nos ciega, y no podemos tolerar la luz. Tenemos los ojos enfermos». Y ha explicado que los vicios, el espíritu mundano y la soberbia hacen enfermar nuestros ojos de la fe. «Muchas veces nosotros hablamos de las mafias, pero también existen las mafias espirituales, las mafias domésticas, buscando siempre a alguien para cubrirse y permanecer siempre en las tinieblas. No es fácil vivir en la luz, porque la luz nos hace ver muchas cosas feas dentro de nosotros que no queremos ver».

«Jesús mismo es la luz que nos dice ten coraje, déjate iluminar, deja ver qué es lo que tienes dentro, soy yo quien te lleva a la salvación. No te condeno, te salvo. El Señor que nos salva de las tinieblas que tenemos en nuestro interior, de la oscuridad de la vida cotidiana, de la oscuridad de la vida social, de la oscuridad de la vida política, de la vida nacional, internacional que tenemos dentro. El Señor nos salva, pero también nos pide que primero tengamos el coraje de ver nuestras tinieblas, para dejar que el Señor entre y nos salve. No tengamos miedo al Señor. Él es muy bueno y está cerca de nosotros, y ha venido para salvarnos. No tengamos miedo a la luz de Jesús».

Print Friendly, PDF & Email